Ese fenómeno social llamado TC

Deportes 10 de octubre Por
Leer mas ...
FOTO ELDO MAROZZI LLEGADA. Spataro, Gini, Ardusso y Canapino en la final de "La Carrera del Millón" disputada en Rafaela.
FOTO ELDO MAROZZI LLEGADA. Spataro, Gini, Ardusso y Canapino en la final de "La Carrera del Millón" disputada en Rafaela.
No es casualidad semejante vigencia. Tampoco que hayan transcurrido 80 años desde que la categoría disputó su primer Gran Premio. Mucho menos que ese fenómeno social que nació en la segunda mitad de la década del 30 hoy siga convocando multitudes.
Una historia que en 2009 fue reconocida nada menos que por el libro Guinnes World Records, por tratarse de la expresión del deporte motor más añeja del mundo que se mantiene activa.
Todo lo que genera el Turismo Carretera entre los aficionados, es casi imposible de explicar. Pero está claro que su impresionante poder de convocatoria supera todo lo imaginable.
La categoría, que también ha escrito páginas doradas en esta pampa gringa, el pasado fin de semana volvió a sorprender con una multitudinaria asistencia, distribuyéndose en los diferentes sectores del extenso predio atletiquense.
Esa masiva presencia de espectadores, echó por tierra los pronósticos de los agoreros de siempre, que advertían de una merma considerable de público, luego de conocerse los valores establecidos para las entradas.
Obviamente, nada de eso ocurrió y la realidad terminó indicando que más de 40.000 personas acompañaron el regreso del TC al Templo de la Velocidad durante "La Carrera del Millón".
Una constante que siempre distinguió al emblemático circuito rafaelino, que más allá de las transformaciones que se fueron incorporando a su diseño original, sigue encabezando el ránking de taquilla.
El espectáculo tuvo aristas destacadas, pero las situaciones emotivas no fueron las suficientes como para que se reiteren las definiciones memorables que se registraron en anteriores competencias en el mítico óvalo.
Esta vez, la "Copa de Oro" incluyó en la selecta nómina de cinco escenarios a Rafaela. Ese privilegio debe aceptarse como un justo reconocimiento de la ACTC a una institución líder en la organización, desde hace 98 años, de competencias automovilísticas.
En nuestra edición de la víspera, ofrecimos un detallado informe sobre todo lo sucedido el fin de semana en el Turismo Carretera y el TC Pista, que vieron triunfar a Emiliano Spataro (Torino) y Marcos Muchiut (Ford).
Comentarios, análisis, notas, estadísticas y fotografías, nos permitieron ofrecer en un generoso espacio, una producción a la altura de la importancia de un evento que se vio reflejado en un tremendo impacto económico.

ALGO DE HISTORIA
Desde que el 15 de agosto de 1937 finalizó el primer Gran Premio Argentino, con la victoria de Angel Lo Valvo -escudado bajo el seudónimo "Hipómenes"- la categoría empezó a ganarse un lugar en el corazón de la gente.
Nació, por entonces, un duelo que hoy sigue vivo. Ford -la marca que utilizó el ganador- y Chevrolet, se repartieron la preferencia de los hinchas. El folclore teceista ya comenzaba a formar parte de la cultura de un pueblo "fierrero" y plenamente identificado con una actividad que no pararía de crecer.
Caminos polvorientos que se transformaban en desafíos extremos, marcaron el inicio de una época que se extendería hasta que el pavimento se constituya en una alternativa válida para que aparezcan los circuitos mixtos.
Después, los autódromos fueron ganando terreno, aunque las cupecitas siguieron reinando durante un buen tiempo. Pero los avances tecnológicos sepultaron a esos legendarios automóviles, con la aparición de vehículos más modernos.
Ya formaban parte de la historia, que no volvería a repetirse, las "12 Horas de Rafaela", en el verano rafaelino de 1941, con el triunfo de Eusebio Marcilla en la primera competencia de la historia del TC disputada en un verdadero circuito cerrado.
Tampoco se reiteraría la carrera más extenuante del Turismo Carretera, que se realizó entre octubre y noviembre de 1948 bajo la denominación de "Gran Premio de la América del Sur" y que unió a Buenos Aires con Caracas.
Entre la capital argentina y la venezolana, debieron recorrerse 9.576 kilómetros en 14 etapas, que transitaron por seis países, agregándose a los mencionados Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, antes de coronar a Domingo Marimón (Chevrolet), el célebre "Toscanito", que manejó algo más de 118 horas.
Una distancia y un tiempo que sintetizan las exigencias de un desafío único para hombres y máquinas, que tuvieron que sortear innumerables adversidades a lo largo de poco menos de tres semanas.
¿Hace falta agregar otros conceptos para definir lo que representa el TC para quienes se sienten identificados con esa pasión? El domingo, por si todavía hiciese falta otra muestra de fidelidad, el público refrendó su pasión en el autódromo más convocante de nuestra geografía nacional.

Te puede interesar