Un punto que termina siendo poco

Deportes 09/10/2017 Por
Ben Hur estuvo en ventaja durante la mayor parte del partido, pero terminó empatando en Venado Tuerto ante Rivadavia 1 a 1 y solo acortó un punto con la zona de clasificación. Matías González anotó para el Lobo en el minuto 16 y a los 84 igualó Rotondo, de penal.
FOTO DIARIO EL INFORME ABRIO LA ILUSION./ Matías González convirtió su sexto gol en el torneo.  FALTARON UNOS MINUTOS./ A BH se lo empataron cerca del final.
FOTO DIARIO EL INFORME ABRIO LA ILUSION./ Matías González convirtió su sexto gol en el torneo. FALTARON UNOS MINUTOS./ A BH se lo empataron cerca del final.

El torneo Federal B ingresa en una zona donde es cada vez más relativo el término merecer, y por contrapartida cobra mayor trascendencia la palabra resultado. Ayer Ben Hur volvió a empatar 1 a 1, como en la fecha pasada, y para saber la real dimensión de esta unidad habrá que esperar hasta la jornada final en el objetivo del Lobo, y otros equipos, por terminar entre los dos primeros que avanzarán de ronda.
En una lectura simple, parece un buen punto. Lógicamente, está el lamento que el equipo de Barraza lo ganaba hasta el minuto '84, y que de no haber sido por esa mano -en principio dudosa de Buenanueva-, quizás se terminaba trayendo los tres puntos.
En comparación a cómo arrancó la jornada, BH achicó un punto la brecha con el segundo puesto. Ahora quedó a tres, pero lógicamente con menos para el epílogo ya que restan nada más que cinco partidos.
Sobre el trámite, hay que decir que el elenco rafaelino jugó mejor el primer tiempo. En un campo de juego rápido por la lluvia, tuvo una vez más a Matías González como su arma más inquietante y que estaba a gusto con su habitual pegada desde fuera del área. Por esa vía, ya había obligado a intervenir en un par de ocasiones a Córdoba, hasta que en el minuto 16' Zadell dejó corto un rechazo en el área cuando buscaba Weissen, y el goleador benhurense (llegó a seis conquistas) no perdió la oportunidad de darle fuerte para vencer al arquero venadense y abrir el marcador.
Rivadavia, que intentaba ser fiel a su estilo de jugar por abajo y abrir la cancha, estaba controlado. Trataba de llegar con las proyecciones de Rotondo, o alguna pincelada de Bazán, pero dentro del área no tenía peso porque Giacopetti era bien neutralizado por Besaccia y Kummer.
Ben Hur trató de aprovechar las posibilidades para salir de contra, pero como le pasó en anteriores encuentros, se encontró con falta de precisión a la hora del último pase para quedar mano a mano con Córdoba.
En el segundo tiempo cambió la postura de uno y otro. Mucho más agresivo el dueño de casa, con los ingresos de Luis Romero y Daniel Romero por Vanni y Bazán. Rivadavia así sacó gente del fondo y pobló más del medio hacia adelante.
Ben Hur fue retrocediendo metros, atendiendo además al importante desgaste que había hecho en la primera parte. Por eso las réplicas se fueron haciendo cada vez más esporádicas, viéndose mucho más obligado a defender el triunfo cerca de su área o dentro mismo de la zona defendida por Emanuel Pagliero.
Otro aspecto que fue condicionando a la visita fueron las infracciones en su campo, en algunos casos no del todo de acuerdo con lo sancionado por el árbitro Cardoso. No obstante, apareció una buena chance de contra para el Flaco Mathier, que entrando por el segundo palo remató un buen centro de González, y la providencial pierna de un defensor desvió al córner.
Pasaban los minutos, y aún sufriendo parecía que era viable sostener el 1 a 0. Sin embargo, luego de una réplica rafaelina que no prosperó por una imprecisión, el ingresado Salcedo trató de desbordar a Buenanueva dentro del área, hubo un resbalón del defensor y tras el enganche del jugador local la pelota aparentemente dio en la cabeza y la mano del defensor, con lo cual el árbitro pitó el penal y también expulsó al mendocino por doble amonestación. De la ejecución se encargó Rotondo para vencer a Pagliero y poner las cosas 1 a 1.
Con un hombre menos, BH se limitó a sostener el resultado en los minutos finales y en tiempo de descuento tuvo un par de sofocones, ya que López, primero de cabeza, y luego con un remate desde buena posición, encontró bien parado al guardavalla rafaelino para que al menos, el viaje de regreso sea con un punto en las valijas.
Pensando en el domingo que viene, cuando reciba a Puerto San Martín, la unidad le permitió al Lobo quedar a tres de su próximo rival con la chance cierta de alcanzarlo si consigue la victoria. Ahí si, prácticamente será la última oportunidad para seguir soñando con clasificar.

Te puede interesar