El amor nos determina como personas…

Información General 08 de octubre Por
Esta carta ha sido destacada por "Mis escritores" en la ciudad de Buenos Aires.
Cuando somos concebidos ya empieza la historia de nuestra vida, si nuestros padres desearon nuestro nacimiento, si nacimos fruto del amor, de un acuerdo, de una violación… Desde el vientre se percibe el amor o el rechazo y cuando nacemos, cada actitud de nuestros padres nos va determinando como personas.
El amor es como una brisa que atraviesa todo nuestro cuerpo, como así la falta de amor y lo manifestamos hacia los demás. Nos preguntamos alguna vez ¿cuánto amor recibió quien mata a sangre fría o quien viola a un niño a una mujer, quien destruye la moral de una persona sin siquiera inmutarse? ¿Habrá recibido amor… mucho amor?... no lo creo, ya que el amor inunda de calidez el corazón y nos llama a devolverlo con la misma intensidad.
Todos somos como una hermosa flor y a medida que más amor recibimos pareciera que la flor es más completa, pero a medida que se daña con mentiras, decepciones, mal tratos, va perdiendo la frescura y lozanía.
Dios nos ha regalado el don preciado del amor, pero también nos regaló la libertad de decidir cómo usarlo, con quién, cuándo… El verdadero amor no busca que los demás -parejas, amigos, padres, hermanos…- sean como nosotros deseamos, sino que les respetemos el derecho a ser, como esperamos ser respetados. El mundo pareciera haber enloquecido… miramos la televisión y observamos discordia, muertes, odios, peleas, las personas en la calle pelean por un lugar en la fila de un banco o por un automovilista que maneja mejor o peor, por una mala contestación y así podría seguir eternamente.
El amor se traduce en un amanecer, en un atardecer, en un bebé siendo amamantado, en una abuela contando un cuento a su nieto, un padre jugando con su hijos, una mariposa posada en una flor, un pájaro cuidando a sus pichones, un par de jóvenes dándose el primer beso, una familia reunida en torno a la mesa, un cantante componiendo una melodía, un escritor dedicado a su obra, vecinos compartiendo un mate en una amena conversación, un maestro aprendiendo con su alumno…
El amor es una vitamina que nos ayuda a crecer, es una caricia al ser, es un corazón que se abre, es el motor del alma, es el colchón de los sueños… cómo destruir algo tan bello.
Queridos lectores coloquemos el reiniciar y empecemos de nuevo, así el mundo volverá a girar y la paz ya no será una utopía… no nos bajemos del mundo, subamos a un mundo nuevo cargado de amor y esperanza y entonces la humanidad se salvará.
El amor, es la sortija que debemos sacar en la calesita de la vida y así podremos construir una existencia que nos prepare para el viaje a la eternidad, con un equipaje rebosante de amor.
La imagen de mis sueños es viajar a la eternidad en una estrella brillante, de la que cuelguen tantas luciérnagas, como amor haya sido capaz de dar… Amor, bendito amor, alimento de un alma que ha buscado en la vida solo amor…

Te puede interesar