Los efectos de un sistema de enfriamiento en las vacas lecheras durante el verano

SUPLEMENTO RURAL 28 de septiembre Por
Se trata de una investigación realizada por 14 profesionales del INTA, la UNL, la UBA y DeLaval. Desde agosto de 2015 está funcionando en INTA EEA Rafaela un sistema de ordeño voluntario para evaluar el impacto de esta tecnología en aspectos sociales, económicos, productivos y ambientales en un tambo pastoril intensificado. Su implementación permite mantener condiciones de normotermia, manteniendo altos niveles productivos y mejorando el confort animal.
FOTOS INTA INNOVACION./ Sistema de refrescado/cooling BCS en vacas lecheras. DISPOSITIVOS./ Termobutton datalogger.
FOTOS INTA INNOVACION./ Sistema de refrescado/cooling BCS en vacas lecheras. DISPOSITIVOS./ Termobutton datalogger.
"Efectos de un sistema de enfriamiento/cooling en vacas lecheras en un sistema de ordeño voluntario en la cuenca lechera santafesina durante el período estival" es la investigación realizada por Ghiano, J.; Costamagna, D.; Taverna, M.; Walter, E.; Galeano, G.; Destefani, R.; Leva, P.; Toffoli, G.; Leeuw, A. S.; Millapán, L.; Arias, M.B.; Poyo, E.; Larroque, F.; y Carbone, L.; pertenecientes al INTA, la UNL, la UBA y DeLaval.
Desde el mes de agosto de 2015 está funcionando en el INTA EEA Rafaela un Sistema de Ordeño Voluntario (VMS Voluntary Milking System) con el objetivo de evaluar el impacto de esta tecnología en aspectos sociales, económicos, productivos y ambientales en un tambo pastoril intensificado.
El VMS, mediante su software DelPro® DeLaval®, realiza de manera automática todas las tareas ligadas al ordeño, la detección de mastitis y la alimentación con concentrados. La particularidad del sistema es que el tráfico de las vacas es voluntario, ya que se mueven mediante incentivos, sin necesidad de ser arreadas. Los diferentes estímulos (alimento, agua, descanso y confort) permiten el movimiento en forma individual o en pequeños grupos, y no en forma gregaria como en los tambos convencionales.
El tambo está basado en un sistema tipo pastoril intensivo con suplementación en corrales. El concentrado es asignado en forma individual, en el VMS y en una casilla de alimentación.
El predio está dividido en 3 sectores o “vías”: pastoreo norte, pastoreo sur y corral. La particularidad es que el operario puede decidir el horario de acceso y permanencia de los animales en los diferentes lugares mediante la configuración de puertas inteligentes. Dependiendo la época del año y la oferta de pasturas, se puede configurar el tiempo de permanencia de los mismos en cada sector.
El período estival afecta negativamente el bienestar y la performance animal. El estrés calórico afecta directa e indirectamente el consumo de alimento, la temperatura corporal del animal, los requerimientos de mantenimiento, procesos metabólicos, la eficiencia de conversión de alimento a leche, la producción, la performance reproductiva, el estado sanitario y el comportamiento y bienestar animal (Thatcher, 1974; Cook et al., 2007; Tucker et al., 2007; Rhoads et al., 2009).
En sistemas VMS en pastoreo, el impacto negativo del estrés térmico, es de suma importancia ya que afecta directamente la frecuencia de ordeño de los animales, debido a una disminución del tráfico, y consecuentemente la producción de leche.
Uno de los métodos más difundidos y mejor evaluados a nivel mundial para mitigar los efectos del estrés calórico, es el enfriamiento directo de los animales con combinación de ventilación y humedecimiento (Hahn, 1981).
El objetivo del presente trabajo fue realizar un seguimiento del tambo VMS del INTA EEA Rafaela con sistema de enfriamiento/cooling BSC® Barn System Controller DeLaval® sobre parámetros productivos, de comportamiento y bienestar animal en condiciones estivales.

MATERIALES
Y METODOS

El estudio se realizó en el VMS, ubicado en las instalaciones del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Rafaela, Santa Fe, Argentina (latitud Sur 31º 15,09′ 12″ y longitud oeste 61º 29,30′ 32″) durante el verano (enero/ febrero) 2017.
El sistema de enfriamiento/cooling BSC® consistió en ciclos consecutivos de 20 segundos de aspersión de agua y 240 segundos de ventilación forzada, sobre el sector de comedero y a la entrada de la unidad de ordeño robotizado VMS (Figura 1). El caudal aplicado fue de 21 litros de agua por aspersor por hora, lo que equivale a 300 cm3 por vaca por ciclo de refrescado. El tamaño de gota generado era de 5 milímetros, lo que posibilitaba un mojado completo del cuerpo del animal. El caudal de aire generado por los ventiladores era de 34.000 metros cúbicos por hora, con una velocidad de viento de 2 metros por segundo (Taverna et al, 2014). El sistema de ventilación y mojado se encendía automáticamente mediante el sistema BSC® cuando el Índice de Temperatura y Humedad (ITH) superaba el umbral de estrés calórico de 68. El ITH es el índice mundialmente utilizado para medir el impacto del estrés calórico en bovinos (Thom, 1958) y se calcula como: ITH = (1,8 Ta + 32) - (0,55 -0,55hr) (1,8 Td - 26) donde Ta es la temperatura del aire, Td es la temperatura del punto de rocío y hr es la humedad relativa expresada en forma decimal.
Se realizó el seguimiento de 51 vacas en ordeño raza Holando Argentino, 32 de primera lactancia y 19 de dos o más lactancias.
Las vacas permanecieron encerradas de 7 a 21 horas en un Corral Estabilizado para Alimentación (CEA) con una asignación de 75 m2 de superficie y 70 cm de frente de comedero por animal. El tiempo nocturno lo pasaron pastoreando las respectivas franjas de asignación diaria.
EL CEA disponía de estructuras de media sombra móviles en el extremo opuesto al sector de comedero. La malla plástica de la media sombra era de 80% y la estructura estaba orientada en dirección norte-sur, logrando una superficie sombreada de 4 m2 por animal. Todos los animales tenían libre acceso a esta sombra. La oferta de agua era ad libitum, en bebederos plásticos con alta capacidad de llenado, que se encontraban en las inmediaciones del VMS. El sector de comedero, consistía en una platea de hormigón armado.
La dieta estaba formulada para alcanzar los requerimientos de los animales (National Research Council, 2001). El balanceado se suministraba individualmente en el VMS y en una estación de alimentación ubicada en el sector de comedero, según producción y período de lactancia. El acceso de los animales a la estación de alimentación era libre. El resto de la Ración Total Mezclada RTM se distribuía con mixer a las 7 horas.
Durante el seguimiento del sistema VMS con enfriamiento/cooling, se monitorearon parámetros ambientales, fisiológicos y comportamentales que se detallan a continuación.

COMPORTAMIENTO
ANIMAL

La observación del comportamiento es una herramienta muy valiosa para ayudar a determinar el grado de estrés que sufren los animales en un ambiente dado. Davison et al. (1999) presentaron una lista de los cambios frente al estrés por calor, en orden creciente: alineación del cuerpo con la dirección de la radiación; búsqueda de sombra; rechazo a echarse; reducción del consumo; amontonamiento alrededor de las aguadas; salpicado del cuerpo; agitación e intranquilidad; disminución o supresión de la rumia; búsqueda de sombra de otros animales; boca abierta y respiración trabajosa; salivación excesiva; inhabilidad para moverse; colapso, convulsiones, coma, fallo fisiológico y muerte.
Es importante tener en cuenta estos signos, dado que los animales tienen también diferentes prioridades en ambientes adversos que, ordenadas en forma decreciente, son: equilibrio de los fluidos corporales, normalidad de la temperatura corporal, crecimiento, producción de leche, reproducción.
Se observó que los animales pasaron un 42% del tiempo (5,88 h) comiendo y refrescándose en el sector de comedero, un 33% (4,62 h) descansando y un 19% (2,8 h) rumiando. Es importante remarcar que no jadearon durante el día, demostrando el grado de confort con el sistema de refrescado.

CONCLUSION
La implementación del refrescado/cooling en sistemas de ordeño voluntario VMS, permite mantener condiciones de normotermia en vacas lecheras durante la época estival, manteniendo altos niveles productivos y mejorando el confort animal.

Te puede interesar