Ventas santafesinas

Editorial 28 de septiembre Por
La soja y sus subproductos tuvo la mayor participación en los últimos 6 años.

Las exportaciones desde la provincia de Santa Fe, según un estudio que comprende un período de 6 años, desde 2010 a 2016, realizado por la Bolsa de Comercio de Santa Fe, da cuenta de la muy buena performance cumplida en ese lapso, tanto en lo que hace a los volúmenes como a los ingresos por el valor de los productos vendidos.
El complejo sojero es quien se lleva la parte principal, pero existe otra puntualización que es muy importante, ya que otros productos derivados tanto del sector agropecuario como del no agropecuario han tenido un destacado comportamiento, pudiéndose mencionar por ejemplo a las ventas de salvado, moyuelos y residuos de leguminosas, automóviles, motores de émbolo de encendido por comprensión o de válvulas de admisión o escape.
Tal análisis permite comprobar que aún con todo el peso que tiene la soja y sus derivados en la provincia, existen otros productos que han alcanzado una gran importancia, "siendo ellos dinamizadores de diferentes polos y generadores de valor agregado", según consta en el informe.
Debe tenerse en cuenta que Santa Fe es la segunda provincia exportadora del país -detrás de Buenos Aires-, habiendo vendido en 2016 por un total de 13.825 millones de dólares, explicando de tal modo el 23,9% del monto global nacional. En los últimos cuatro años los productos primarios y las manufacturas de origen agropecuario concentraron el 80% del total de las ventas santafesinas al exterior medidas en dólares, una proporción que ha venido creciendo con relación a los períodos anteriores a 2010.
La soja y los subproductos son los más relevantes de este grupo de exportaciones, ya que en el ciclo analizado de media docena de años, el poroto de soja y de la harina, pellets, aceite y biodiésel conformaron el 70,4% del valor total de las exportaciones de nuestra provincia. 
De todas maneras los demás productos que vienen en ascenso adquieren cada vez mayor significación, en especial para los lugares en los cuales se producen, ya que además, disponen de un mayor valor agregado que toda la línea de subproductos de la soja. Por tomar un caso, en ese período de 6 años, los automotores adquirieron relevancia con 4,2% del total exportado, en tanto que luego se escalonaron  el maíz con 3,7%, leche en polvo entera 1,9%, cueros 1,6% y trigo con 1,3%, mientras que de agruparse las exportaciones de carne bovina congelada y refrigerada, sumarían 1,7%, siendo en todos los casos, con la excepción del rubro automotor, producción de directa relación con el agro.
Cabe destacar que la dinámica que vino adquiriendo el mercado internacional, junto a la propia lógica productiva nacional, fue determinante para ir produciendo variantes en la dinámica exportadora santafesina, con fuerte impacto tanto en las cantidades como en los precios. Partiendo de la referencia de 2016 respecto a 2010, en 9 de los 20 productos hubo importantes subas, ocupando los primeros sitios trigo con 176%, salvados, moyuelos y residuos de leguminosas 132%, válvulas de admisión o escape 24,3%, motores de émbolo de encendido por compresión 21,2% y carne bovina congelada 21,2%. Aunque no todo fueron hacia arriba, ya que otros productos cayeron , como por caso alambrón de hierro o acero, sorgo granífero, caucho sintético, leche modificada, aceites de petróleo, automotores y leche en polvo entera.
Lo más importante es que va aumentando el valor de los productos exportados desde la provincia, lo que significa mayor cantidad de divisas y por lo tanto bienestar para todo aquello que se moviliza en torno a dicha producción. Tales ventas alcanzaron un promedio de 429 dólares por tonelada en 2016, siendo ellos los que tienen directa relación con el complejo sojero, mientras que los productos que tienen valores destacables con mayor valor por tonelada corresponden al sector automotor, o bien relaciones con la carne y sus derivados. Tras estos dos sectores tiene relevancia la industria láctea, con varios productos que se encuentran entre los de más alto promedio.
Respecto a este valor de la tonelada, que en toda la Argentina oscila entre 4'00/500 dólares, aquí en Rafaela es de 4.756 dólares. Diez veces más.

Te puede interesar