Gasoducto regional

Editorial 26 de septiembre Por
La obra tiene plazo de ejecución de 12 meses y podría comenzar en octubre.

La licitación para obras de ampliaciones en el sistema de gasoductos que había sido convocada en el pasado mes de abril, fue finalmente adjudicada recientemente, teniendo una especial trascendencia para nuestra región pues incluye la realización de trabajos correspondientes al Gasoducto Regional Centro II por 947 millones de pesos, siendo el mismo el también conocido como "gasoducto lechero"o también "industrial", que favorecerá con su tendido a Esperanza, Rafaela, Sunchales y Lehmann.
Esta adjudicación de obras para todo el sistema fue dispuesta por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, por un valor total de 2.200 millones de pesos -cabe recordar que el monto inicial asignado era de 2.573 millones, con lo cual significa que se pudieron ahorrar 373 millones-, destacándose además que este gasoducto había sido prometido hace un lustro por el gobierno nacional de entonces, pero que ahora se resolvió llevarlo adelante con recursos aportados por la Nación. En total fueron cuatro obras las adjudicadas dentro del sistema nacional de gasoductos, en las zonas de Tandil-Mar del Plata y la Costa una de ellas, la ampliación del sistema Cordillerano-Patagónico otra, y una tercera en Río Negro-Neuquén, mientras la que en realidad importa para nosotros es la que refiere a este gasoducto Regional Centro II.
En la primera etapa de su construcción, el gasoducto beneficiará a 27.899 usuarios de Rafaela y Sunchales, teniendo asignados 18.200 metros cúbicos por hora a nuestra ciudad para la distribución domiciliaria, mientras que 7.100 metros cúbicos por hora se destinará a las industrias, en tanto que Sunchales recibirá 4.200 metros cúbicos para servicio domiciliario y 6.690 metros cúbicos para el sector industrial.
Con posterioridad, en una segunda etapa de la obra se conectará el gasoducto a la ciudad de Esperanza, junto a la vecina localidad de Lehmann, lo cual ocurrirá unos meses después de culminada la etapa inicial. En este caso se aumentará el alcance del servicio a 34.000 usuarios, lo que deja bien claro la magnitud de la obra, no sólo por esta prestación domiciliaria, sino especialmente por el abastecimiento a las industrias de los referidos lugares, entre los cuales se incluye Rafaela.
La realización de los trabajos fueron adjudicados a Sacde Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico SA, en unión transitoria con Transportadora de Gas del Sur, por un monto de 946,9 millones de pesos.
Algo importante de destacar es que la ejecución de esta importante obra para la región tiene un plazo de 12 meses, y que dadas las circunstancias que vienen dándose en estos actos previos, una vez concretada la compra de caños y motocompresores, el comienzo de los trabajos podría acontecer en los primeros días de octubre. 
Cuando en los años '90 se estableció el marco regulatorio del gas natural se había previsto que las obras de este tipo, consistentes en ampliaciones de los sistemas de gasoductos, debían estar a cargo de las empresas distribuidoras, pero la política de subsidios y congelamiento de tarifas que impuso la administración kirchnerista impidió llevar adelante esa posibilidad, pues se limitaron los recursos de los distribuidores. Por esa razón es que el gobierno nacional macrista decidió encarar y financiar estas obras que comentamos, aunque una vez concretadas volverá al sistema anterior, por lo cual están siendo actualizadas las tarifas del servicio, para encarrilar todo por el marco que corresponde.
En la actualidad en Rafaela hay poco más de 15.000 domicilios que cuentan con el servicio de gas natural, significando el 55% del total -así lo dice el relevamiento socioeconómico de 2016-, quedando ahora abierta la posibilidad de cubrir toda la ciudad cuando se cuente con la provisión del Gasoducto Regional, por lo cual se deberá ampliar la red de distribución. Este será un paso complementario que deberá acelerarse para avanzar anticipadamente al tendido del gasoducto, para cuando el mismo llegue a Rafaela y se encuentre en funcionamiento, la red esté dispuesta para que los vecinos puedan concretar la esperada conexión al gas natural.

Te puede interesar