Popularidad de presidentes de la región está en baja

Notas de Opinión 23 de septiembre Por
La aprobación de los presidentes latinoamericanos está en problemas, principalmente por los desafíos económicos.
FOTO ARCHIVO AFP-NA PEÑA NIETO. El mexicano tiene bajos niveles de aprobación de su gestión.
FOTO ARCHIVO AFP-NA PEÑA NIETO. El mexicano tiene bajos niveles de aprobación de su gestión.

Por Nicolás Tereschuk

Asomarse más allá de la realidad local puede ofrecer algunas claves sobre la situación estructural que atraviesan las economías latinoamericanas, acechadas por importantes desafíos en un mundo en cambio acelerado: así, recorrer los niveles de aprobación de los presidentes resulta una de los datos claves a observar.
Comenzando por los jefes de Estado de la Alianza del Pacífico, el bloque regional que durante la última década aparecía como el preferido de los Estados Unidos, volcado a políticas más bien "librecambistas", concretadas a través de tratados de libre comercio.
Una encuesta publicada esta semana por el Pew Research Center puso en claro el difícil momento que atraviesa la popularidad del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. El líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) está en su piso de aprobación, en el marco de una caída acelerada, en torno al 28 por ciento -en 2011 tenía el 61% de respaldo y en 2014, el 54%-.
Si hablamos de desaprobación, hace dos años era del 48 por ciento y ahora se ubica en el 61 por ciento. El prestigioso centro de estudios estadounidense determinó que el 85 por ciento de los mexicanos está insatisfecho con el rumbo de su país y sólo el 13 está a favor de la forma en que se conduce la nación. En 2011, los niveles de desaprobación sobre la orientación del país estaba unos 20 puntos por debajo del nivel actual. Y ahora habrá que estar atento al impacto que pueda tener en la figura del presidente mexicano el manejo de la crisis por un nuevo terremoto que golpeó al área central del país, con un saldo de alrededor de 300 víctimas fatales.
La situación crítica no escapa a los demás países de la Alianza del Pacífico: en Perú, el Congreso provocó la caída del Gabinete del presidente Pedro Pablo Kuczynski. El flamante mandatario peruano vio derrumbarse su aprobación hasta llegar a un piso en torno al 19 por ciento.
A su vez, la mandataria chilena, Michelle Bachelet, sigue -como ocurrió durante casi todo su mandato- con un mayor nivel de rechazo que de aprobación, pero ahora, a través de un "golpe político" logra una mejora. Así, la habitual encuesta de Adimark dada a conocer este mes precisó que la dirigente socialista logró un nivel de aprobación del 35 por ciento, la mayor en 30 meses. Los niveles de desaprobación a la mandataria en el país trasandino descendieron, pero siguen algo: en torno al 61 por ciento.
El cuarto integrante de la Alianza del Pacífico no tiene tampoco tanto para alegrarse: la consultora YanHaas presentó una nueva encuesta de opinión pública en Colombia y determinó que el 72% de la muestra desaprobó la forma en la que el presidente Juan Manuel Santos conduce su gobierno.
Cuando se preguntó sobre la implementación de los acuerdos de paz con las FARC, solo 22% de la población encuestada mostró aprobación, mientras que 73% dijeron desaprobarlos. Y nueve de cada 10 colombianos aseguraron que la economía está estancada o va en retroceso.
Pero si continuamos con este ejercicio de recorrer América Latina, por el lado de los socios argentinos del Mercosur la situación no parece la mejor.
El mandatario interino brasileño Michel Temer sigue con "respirador artificial", como buena parte de la dirigencia política del vecino país, donde el opositor Lula Da Silva asoma como el que suma más intención de voto.
En Paraguay, un sondeo dado a conocer esta semana por la encuestadora CIES ofreció un enfoque muy claro para entender la situación que atraviesa el presiente Horacio Cartes. Reveló que un 45 por ciento de quienes dijeron haber votado a Cartes en 2013 hoy lo harían por el opositor expresidente Fernando Lugo. Según los resultados de la encuesta, solamente un 20,9% de las personas que votaron a Cartes en el 2013 lo volverían a votar en el 2018, siempre bajo la hipótesis de que se apruebe la enmienda que habilitaría la reelección.
El mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, no atraviesa un buen momento, con un 31 por ciento de aprobación y un 41 por ciento de rechazo, de acuerdo a una encuesta de Equipos Consultores: la renuncia de su vicepresidente, Raúl Sendic, mostró a un Frente Amplio con problemas políticos.
Dentro del "bloque bolivariano", el venezolano Nicolás Maduro atraviesa una situación crítica mientras que el flamante jefe de Estado ecuatoriano Lenín Moreno conserva muy altos niveles de aprobación -se dice que en torno al 80 por ciento-.
También se mantiene fuerte Evo Morales, con un respaldo que para IPSOS es del 49 por ciento, lo que no le hace perder las esperanzas de poder habilitar una nueva reelección -un mecanismo que no logró abrir a través de un referéndum en 2014-.
Apenas un recorrido que hace la población en los principales países latinoamericanos se encuentra ante una coyuntura de cambios, búsquedas y desafíos, en el que una situación económica marcada por la incertidumbre aparece como telón de fondo.

Te puede interesar