Amigos de la Vida reclama al Concejo por la norma sobre los agroquímicos

Locales 17 de septiembre Por
La entidad ambientalista indica que se requiere "una necesaria reforma, actualización y modificación" de la normativa vigente sobre el tema. Proponen una zona de resguardo de 1.500 metros, el estímulo en estos lugares de una producción agrícola-ganadera orgánica y la prohibición de la fumigación aérea en nuestro distrito. Desde 2012 el tema esta en agenda del Concejo, pero no se trata. Hoy, no hay ni siquiera un proyecto.

La ONG ambientalista "Amigos de la Vida" envió al Concejo Municipal una nota a partir de la cual manifiesta su "preocupación por el ya largo tiempo transcurrido sin que se reanude el tratamiento de la normativa" sobre la aplicación de agroquímicos. Desde su punto de vista, la ordenanza requiere una "necesaria reforma, actualización y modificación".
"Lejos de cualquier fundamentalismo, nuestra Asociación es consciente que se trata de materia compleja, que implica la obligación de congeniar y resolver en un típico caso de conflicto de intereses. Por un lado, en esta sociedad global las exigencias las exigencias de competitividad en los mercados internacionales obligan a una alta industrialización, que para nuestro país supone también un elevado número de proyectos y explotaciones mineras, y ese extendido reinado del monocultivo intensivo e industrial de la soja, en ambos casos, altamente dependiente de los químicos en su paquetes tecnológicos. Y por el otro, es ya evidente en qué medida de la mano de esos modelos vienen numerosos y dañinos factores contaminantes, con comprobables efectos adversos para la salud humana y la del medioambiente. Hay por lo general regulaciones, pero en la práctica se ha visto que no es posible confiar por completo en algunos órganos, comisiones y mecanismos estatales de control", señalan.
Agregan que "cuando desde nuestra Asociación sostenemos que los agroquímicos son contaminantes peligrosos (y nos acompañan voces científicas más autorizadas), es porque vemos los daños y secuelas producidos. En nuestros distritos rurales, pero también en barrios periurbanos, cada día nos enteramos de amigos o conocidos afectados, enfermos, o inclusive fallecidos por diversas formas de cáncer, leucemia, problemas respiratorios o padeciendo otras afecciones como las cardiovasculares, malformaciones fetales o abortos espontáneos. Y otro riesgo es el de un futuro país ambientalmente devastado, con sus suelos y sus aguas contaminadas por glifosato y otra larga lista de químicos. Y no está de más recordar que el glifosato, presente en el 'Round-up" y sus similares (las formulaciones herbicidas más vendidas y usadas en la zona) está considerado por los investigadores entre los cinco pesticidas altamente cancerígenos. En este y otros temas ambientales, sería importante ponernos todos de acuerdo para defender 'la casa común', tal como nos reclama el Papa (Encíclica 'Laudato Si')".
"Siempre con la confianza de que algunos datos y aportes técnicos ya sugeridos en nuestra anteriores notas -desde 2009 hasta la fecha- hayan podido serles de utilidad para el debate, solicitamos la pronta reanudación del tratamiento de las modificaciones en estudio. En el deseo de seguir contribuyendo a esos cambios, sugerimos:
1) la 'zona de resguardo' sin aplicaciones de agroquímicos debiera ser de 1.500 metros, tal como lo ha dispuestos, por ejemplo, la Provincia de San Luis en atención a los más recientes informes sobre toxicidad y daños genéticos de los productos y formulaciones utilizados. Cabe agregar que, sin conexión con ese caso, el senador nacional Fernando 'Pino' Solanas en forma coincidente está presentando su proyecto para establecer como línea agronómica general esa distancia.
2) Prohibición total de la aplicación aérea en todo el distrito Rafaela
3) Como ya se ha planteado anteriormente, promover por todos los medios la producción agroecológica en las citadas 'zonas de resguardo', así como, en general, medidas de estímulo a la horticultura y agricultura orgánica urbana y periurbana. Repetimos que, como es sabido, aquellas franjas o espacios libres de aplicaciones no tienen, de ningún modo, por qué permanecer improductivas, siendo actualmente la producción agroecológica de carne, también otra de las alternativas importantes", cierra la nota que lleva la firma de Pablo Williner y de Sergio Ambrogi, Presidente y Secretario de "Amigos de la Vida", respectivamente.


UN SILENCIO ENSORDECEDOR
En 2012, Daniel Ricotti (hoy, Secretario de Servicios Públicos del Municipio) presentó un proyecto de ordenanza en donde proponía modificaciones a la Nº 3.600, que determina un límite agronómico de 200 metros. Allí, la idea sostener los 200 sin ningún tipo de aplicación y ampliar los controles hasta llegar los 1.000.
Como era de suponer, generó revuelo. Hubo muchas reuniones en el Concejo Municipal. Finalmente, se le dio despacho. Pero a la hora de tratarlo, se lo volvió a comisión, bajo el pretexto de que no se había terminado con la ronda de consultas.
Año tras año, perdía estado parlamentario y se volvía a presentar. Alguna que otra reunión, pero ningún avance en concreto.
Los integrantes de Nueva Ecología de la Tierra (NET) comenzaron a manifestarse silenciosamente en cada una de las sesiones. Su presencia no hizo mella en los concejales, que siguieron sin tratar el tema. En la actualidad, ni siquiera hay un proyecto presentado.
A finales del año pasado, pareció tomar un nuevo impulso y decidieron convocar al Instituto para el Desarrollo Sustentable para que brinde su postura. El IDS hizo una profunda convocatoria a los sectores involucrados: una veintena de profesionales y expertos respondieron el cuestionario enviado. El dictamen fue solamente un informe, relevando las posturas recavadas. Tenía que presentarse en febrero de este año, en una reunión, con la presencia de algunos expertos. El Concejo suspendió la reunión y prometió llevar adelante el encuentro más adelante. A 7 meses, la salud de los rafaelinos aún no tuvo lugar en la "apretada agenda" de los ediles.

Te puede interesar