Sirley del Carmen Húbeli: simplicidad compleja

Información General 17/09/2017 Por
LIBROS Y AUTORES
No hay nada más difícil que decir, en pocas palabras y con verdad, cual es nuestro estado de ánimo. Se necesita entrar valientemente al interior, donde cada sentimiento pugna por imponerse a los demás y además decirlo y, mejor aún, expresarlo poéticamente.
Lo sabe muy bien Sirley del Carmen Húbeli, quien está haciendo público su libro de poesías “De un día y otros”, el que contiene 50 sentidas poesías en 96 páginas, impreso en los talleres del diario LA OPINIÓN de nuestra ciudad.
Sirley no es una desconocida para casi nadie que, mínimamente, sea lector y/o que ponga atención en cuanto nuevo libro se produzca en nuestra ciudad. Más aún, es una responsable creadora de versos que camina nuestras veredas y con la que tenemos oportunidad de conversar con frecuencia; todo esto para decir que entre nosotros la mención de que Sirley del Carmen Húbeli es poeta y persona sensible ya no es necesario; pertenece por derecho propio a la comunidad creativa local.
Dentro de lo que es su trayectoria en el arte, centralizando en la escritura se puede señalar que ha publicado los libros “Primera siembra” en 1971 y “Allá en el tiempo” en 1983; que integra varias antologías y que diarios, revistas, periódicos locales, nacionales y de buena parte del continente hay publicado sus colaboraciones en verso y prosa.
Su estilo, que en “De un día…” ratifica, es expresar con simplicidad compleja: mostrar con transparencia el sentimiento mediante textos enriquecidos por figuras poéticas y algunas metáforas.
“Anual empeño de los árboles/ de volverse amarillos/ y desnudar sus ramas/ con ademán de hastío”, “una llovizna triste/ baja como sin ganas”, “ramas pensativas,” “la dicha del amor/ despliega sus alas íntimas”. Dentro de un modo autorreferencial, grafica las sensaciones con detalles precisos (“recién había abandonado/ la gran muñeca de ojos azules/ y los zapatos con pulsera/ y los almidonados moños de seda/ … /las rubias trenzas”.
La escritura de Sirley del Carmen Húbeli es técnicamente romántica, con una ligera proyección del modo de Bécquer. Experimenta dolor por la pérdida de momentos felices y de seres queridos, la felicidad para ella es un estado de ánimo fluctuante, la naturaleza es compañera y protagonista de sus distintos sentires.
Dentro de un esquema de belleza estética y emocional el libro contiene (o, mejor dicho, es) conceptualmente poesía: allí juegan la nostalgia, la felicidad o su falta, la tristeza, la fugacidad de los buenos momentos, el sucederse de las distintas sensaciones, el campo (el amado campo), donde las sensaciones fluyen puras y sugerentes (“El viento”). 
Influida por la música, sus versos lo reflejan con frecuencia “la flor, la nube, el trino”, “su canto a modo de plegaria”, “entre los árboles solloza su violín la brisa” y en “Al poeta José Pedroni”, “Siempre estará tu canto” “siempre tu voz despertará calandrias”. También dice con hermosa síntesis poética “¿Nunca sentiste/ la desolada sensación/ de que en tu adentro/ en ese instante/ agoniza una flor/ y un pájaro se muere/ y te solloza un niño?”.
Sus dos grandes impulsos, son, mirando desde un ángulo más abierto, la vida y el amor. Mediante una grata placidez transmite la feliz sensación de estar viva y palpitante, dispuesta a sentir cada momento en plenitud; expresa la búsqueda constante de la felicidad. En ese ámbito, lo que aporta a que se perciba cabal y total, es partir de su poesía interior y experimentar también la felicidad por lograr expresarse.

Te puede interesar