Industriales piden previsibilidad y políticas públicas para crecer

Locales 16 de septiembre Por
La FISFE celebró en Esperanza el Día de la Industria junto a 700 empresarios de la Provincia. Asistieron el gobernador Miguel Lifschitz, el secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen y el titular de la UIA, Miguel Acevedo. El presidente de la entidad organizadora, Guillermo Moretti, afirmó que "continuar con el proceso de industrialización es una cuestión de Estado".
FOTO SCS SALUD. Martín Etchegoyen, Miguel Acevedo, Miguel Lifschitz, Ana Meiners, Rubén Wohr, Guillermo Moretti y Víctor Sarmiento en el brindis del final.
FOTO SCS SALUD. Martín Etchegoyen, Miguel Acevedo, Miguel Lifschitz, Ana Meiners, Rubén Wohr, Guillermo Moretti y Víctor Sarmiento en el brindis del final.
(Enviado especial a Esperanza). - "Juntos es mejor, el Estado y los sectores productivos compartiendo esfuerzos y objetivos, crecer, generar empleo y una mejor calidad de vida para todos", sintetizó a modo de conclusión el espíritu que predominó en la celebración del Día de la Industria ayer al mediodía en Esperanza y en la que se percibió, claramente, un clima positivo para los años por venir más allá de los desafíos pendientes, como la reforma tributaria o laboral. 
Quizás el gobernador, Miguel Lifschitz, dio en la tecla cuando dijo, en su discurso ante 700 industriales reunidos en la amplia sede del Centro Industria, Comercio y Afincados de Esperanza (CICAE) que "no hay proyecto industrial sin Estado y el Estado tiene que estar al lado del sector privado para que realmente podamos pensar en un proyecto sustentable". Por eso, al interpretar esa sensación ambiental reinante en el encuentro, aplaudió que "haya coincidencia en estos objetivos y que empecemos a dar pasos certeros en ese camino". 
El mandatario provincial consideró que "es momento de ir por proyectos de largo plazo: por un plan estratégico industrial o productivo para lograr un proyecto sustentable en el tiempo y una política de estado articulada entre Nación y provincias". Después se encargó de realizar una amplia descripción de las acciones de su gobierno a favor de la producción, a la vez que hizo un guiño a la FISFE cuando señaló que "durante la actual gestión no ha habido ninguna modificación tributaria de importancia y las pocas que han habido surgieron del consenso de la mesa de trabajo que integra FISFE y otras organizaciones" a la vez que resaltó que la premisa es "seguir trabajando de esa manera porque entendemos la importancia de reducir la carga tributaria en el sector de la industria y por eso hemos mantenido a Santa Fe como una de las pocas provincias que no cargan con el tributo de ingresos brutos a industrias, salvo a aquellas de gran facturación".
Lifschitz fue uno de los oradores principales de la fiesta organizada por la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE) junto al titular de la entidad anfitriona, Guillermo Moretti, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, el secretario de Industria y Servicios de la Nación, Martín Etchegoyen, la intendenta esperancina, Ana Meiners y el responsable del CICAE, Rubén Wohr.
Moretti aseguró que "no es posible el desarrollo de una Nación de más de 40 millones de habitantes si no se cuenta con una fuerte y diversa plataforma industrial", por lo que consideró que "en la Argentina de hoy es una cuestión de Estado continuar con el proceso de industrialización, generar empleo de calidad, fortalecer el mercado interno y explorar mercados externos hacen el espacio más dinámico y ampliable".
En tanto, Etchegoyen fue el más optimista sobre la actualidad y el futuro de la industria al destacar la recuperación de los sectores fabriles. "Se observa un nivel de crecimiento de la industria, del orden del 6% interanual lo cual es muy significativo", dijo en declaraciones a la prensa en tanto que en su discurso ante el auditorio sostuvo que "no hay país que se pueda desarrollar sin industria". En este sentido, con una mirada esperanzadora subrayó que "la industria hoy en Argentina, con todo lo que nos falta por recorrer, es el principal generador de empleo formal, con más de 1.200.000 empleos. Hoy estamos viendo una recuperación importante del sector; todavía falta mucho, hay que darle sostenibilidad, pero nos encontramos en una situación distinta".
Por su parte, Acevedo, resaltó la importancia que adquiere la celebración de FISFE como un ámbito "en el que podemos profundizar la unidad que el país necesita para trazar, con decisión, un rumbo consistente hacia el desarrollo". En este marco, planteó para cumplir esta estrategia "las industrias del interior constituyen la columna vertebral que permitirá construir un proyecto sustentable y bien federal". 
En diálogo con LA OPINION, Acevedo dijo que conocía "el sur de Santa Fe pero nunca había visitado Esperanza ni tampoco Rafaela", por lo que anotó en su agenda futura el objetivo de "conocer la ciudad tan industrial" como la Perla del Oeste santafesino. Un compromiso que también asumió el propio Etchegoyen en una charla informal con este Diario cuando el encuentro ya había concluido. "Tengo que ir a tantos lados, pero voy a estar en Rafaela en algún momento", dijo mientras un industrial de Cañada de Gómez lo invitaba a su ciudad. 
Sobre el final, el dirigente esperancino Víctor Sarmiento encabezó el brindis desde el escenario por la industria nacional y en especial por la santafesina junto Lifschitz, Etchegoyen, Acevedo y Moretti entre otros. Así concluyó la tradicional cita de FISFE en el que no hubo pases de factura ni lugar para el deporte nacional de la queja, sino un mensaje fuerte de compartir el esfuerzo para crecer. 
Andrés Schneider, de la empresa homónima santafesina que fue premiada, definió con precisión el deseo de los industriales cuando enfatizó, al dirigirse a funcionarios de los distintos niveles de gobierno, que "no nos pidan eficiencia sino generen las condiciones para poder crecer".


 

Te puede interesar