Cristina aseguró que si es un obstáculo para ganar en 2019, no será candidata

Nacionales 15/09/2017 Por
"Si en el 2019 soy un obstáculo para ganar las elecciones, no tengan dudas de que me excluyo", sostuvo. Además consideró que "en la Argentina no hay Estado de Derecho".
FOTO NA QUE MOMENTO. Cristina en diálogo con el periodista Luis Novaresio para Infobae.
FOTO NA QUE MOMENTO. Cristina en diálogo con el periodista Luis Novaresio para Infobae.
BUENOS AIRES, 15 (NA). - Cristina Kirchner dejó ayer abierta la posibilidad de buscar un nuevo mandato presidencial en 2019, aunque señaló que si llegara a ser un "obstáculo" para la unidad y la victoria del peronismo, se "excluirá" de esa discusión y no será candidata.
"Si en el 2019 yo soy un obstáculo para lograr la unidad del peronismo y ganar las elecciones, no voy a ser ningún obstáculo, al contrario. Voy a hacer todo lo necesario para que el peronismo, en un frente amplio, pueda ofrecerle a la ciudadanía algo mejor de lo que hoy está teniendo", remarcó en un extenso reportaje que brindó al portal Infobae.
Consultada puntualmente sobre si se excluiría de la competencia para favorecer al justicialismo, la actual candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana respondió: "Si esto impide la unidad y ganar, no tengas dudas".
Al margen de las discusiones de cara al 2019, la exjefa de Estado negó que en la actualidad su figura represente un límite para la unidad del peronismo, al sostener que "es muy difícil ser un obstáculo" después de "haber ganado las elecciones" primarias legislativas del pasado 13 de agosto.
"Y sobre todo que te lo digan los que no tuvieron el resultado electoral esperado", ironizó al referirse, sin nombrarlos, a sus rivales del peronismo Florencio Randazzo y Sergio Massa.
Justamente a los votantes del Frente Justicialista Cumplir y del frente 1País se dirigió días atrás la expresidenta en una carta abierta difundida a través de sus redes sociales, donde enfatizó en la necesidad de concentrar todo el voto opositor en la boleta de Unidad Ciudadana de cara a las generales del 22 de octubre, como único recurso a mano para hacerle frente al "gran ajuste" del Gobierno.
Por otra parte, volvió a defender su decisión de bloquear una interna con Randazzo por el PJ y armar un frente nuevo por afuera, ya que a su entender "no tenía sentido estar discutiendo la interna del peronismo" cuando están a la vista las consecuencias sociales y económicas de la política gubernamental.
"Además de una frivolidad me parecía que era absolutamente funcional al Gobierno", justificó la expresidenta, quien hizo un llamado al diálogo a toda la dirigencia política, "y fundamentalmente al Presidente que -remarcó- es el que más responsabilidad tiene".

EN ARGENTINA "NO HAY
ESTADO DE DERECHO"
En otro orden, la jefa del kirchnerismo opinó que en la Argentina "no hay Estado de Derecho", aunque aclaró que no está de acuerdo con catalogar al Gobierno de Mauricio Macri como una dictadura. "Acá no hay Estado de Derecho. En Venezuela no hay. Acá tampoco. Tenemos hace 42 días un desaparecido y nadie ha dicho absolutamente nada, nadie se hace cargo de nada. Acá el presidente (Mauricio Macri) sale por los medios diciendo que la procuradora (Alejandra Gils Carbó) tiene que renunciar. Sale diciendo que los jueces que no fallan como él quiere se tienen que ir. Secuestran el juramento de un senador de la oposición (en el Consejo de la Magistratura)", argumentó.
La expresidenta se molestó ante la pregunta de si consideraba que en Venezuela está en funciones una dictadura y, si bien reconoció que en ese país está en riesgo el "Estado de Derecho" a partir del "estado de división y de fractura" social, pidió que se tenga el mismo parámetro para analizar la realidad de la Argentina gobernada por Cambiemos.
"En Venezuela hay presos políticos, sí. Acá también, con Milagro Sala. Acá hay presos políticos, hay persecución política, se intervienen sindicatos, acá el Presidente considera mafiosos a quienes piensan diferente", apuntó, y agregó que así como el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, expulsó a la procuradora fiscal, "acá también quieren echar a la procuradora".
Aclaró que no comparte la consigna repetida por parte de la militancia que compara al macrismo con la dictadura ("Macri basura, vos sos la dictadura"), pero insistió en que el Estado de Derecho "está severamente cuestionado" por conductas del Gobierno y por una Justicia a la que definió como "no confiable".
"Se está restringiendo la libertad. La gente tiene miedo. Se arman causas, se persigue gente. Un pibe estuvo preso un mes por un tuit. A mí me han insultado por las redes. ¿Escuchaste que yo alguna vez reprochara algo?", remató.
En ese sentido, destacó que en su Gobierno había "libertad absoluta", inclusive para que cualquiera pudiera agraviarlo tildándola de "yegua, puta o montonera".
"Si alguien quiere insultar a un presidente puede insultarlo. Eso es la libertad también", aseveró. Al respecto, dijo que tiene "mucho miedo que ante una agudización de la situación económica se ingrese en una fase autoritaria".
"Es la primera vez que se da un Gobierno donde los que gobiernan no tienen la lógica de la mediación política. Cuando has sido el patrón de algo, te irrita que cualquier persona te contradiga o quiera hacer algo distinto. Es natural. Tengo mucho miedo que ante una agudización de la situación económica se ingrese en una fase autoritaria", advirtió.

HOTESUR, LOS SAUCES Y SU
CRECIMIENTO PATRIMONIAL
A lo largo de la entrevista, Cristina Kirchner respondió sobre cada una de las causas en la que se encuentra investigada o procesada: puntualmente, sobre las causas Hotesur y Los Sauces, desestimó los cargos que se le imputan al sostener que los alquileres de inmuebles cuestionados se hicieron "a precio de mercado".
Además, sobre la relación contractual que mantenía con los empresarios Lázaro Báez y con Cristóbal López por la locación de los inmuebles hoteleros, explicó que "no eran socios", y recalcó que "un contrato de alquiler no es un modo de sociedad". .
"Que un Gobierno elegido democráticamente en tres oportunidades sea considerado una asociación ilícita revela que evidentemente hay un manejo del Poder Judicial para poder invalidar un proceso político que se dio en el país. Por la misma figura hoy se quiere juzgar a Lula Da Silva, Dilma Rousseff y al PT. Es un gran disparate", esgrimió Cristina Kirchner, que denunció un "manejo descarado" de la Justicia para perseguirla.
En otra línea, rechazó las acusaciones por su crecimiento patrimonial entre 2003 y 2015, al indicar que esa situación ya fue evaluada por peritos de la Corte Suprema y culminó con el sobreseimiento.
"Todo está en mi declaración jurada. No es que me descubrieron en Panamá Papers cosas que no había declarado. Yo nunca blanqueé dinero. Hace pocos días nos enteramos que el hermano del Presidente blanqueó 35 millones de dólares. Pudo hacerlo porque el Presidente modificó una ley donde estaba prohibido que parientes de funcionarios blanquearan dinero", replicó.

Te puede interesar