Cuatro detenidos por amenazas de bomba

Policiales 10/09/2017 Por
EN ROSARIO
En el marco de la causa que investiga los reiterados llamados por amenaza de bombas en distintos establecimientos educativos de la ciudad de Rosario, en los últimos días se llevaron adelante 7 allanamientos en la ciudad del sur provincial. 
Personal de la Policía de Investigaciones (PDI) de la ciudad de Rosario detuvo a 4 adultos, dos mujeres y dos hombres, y se secuestraron 16 teléfonos celulares. El viernes por la mañana fueron imputados por estos delitos en la audiencia a cargo del fiscal Gustavo Ponce Ashad.

PULLARO

A raíz de la preocupación y el malestar que se generó en la ciudad de Rosario por los reiterados llamados por presuntas amenazas de bomba en distintos establecimientos educativos en la ciudad de Rosario, el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro, se mostró preocupado por el tema y siguió de cerca las distintas investigaciones que se llevaron adelante desde la PDI para lograr dar con los autores de los llamados.
En el marco de la causa que investiga el Dr. Ponce Ashad, de la Unidad Fiscal Flagrancia y Turno, personal de PDI Rosario llevó adelante siete órdenes de allanamiento. En cuatro de los domicilios allanados se logró la detención de cuatro adultos, dos hombres de 55 y 20 años, y dos mujeres, de 38 y 34 años. Además se procedió al secuestro de 16 teléfonos celulares y una escopeta calibre 16. En tanto en otros tres domicilios los allanamientos tuvieron resultados negativos.

CONFERENCIA
DE PRENSA

Con respecto a este tema, el fiscal Gustavo Ponce Ashad y el jefe de la PDI, Darío Chavez, brindaron una conferencia de prensa en la sede de gobernación de la ciudad de Rosario donde explicaron los pormenores de los procedimientos.
Con respecto a cómo se llevaron adelante los procedimientos, Darío Chavez, jefe de PDI, explicó que “fue, se golpeó la puerta para ser atendido por el responsable de la vivienda y obviamente cuando se manifestaba que se estaba cumpliendo con una orden de allanamiento emanada por un juez y solicitada por un fiscal de la ciudad de Rosario, la gente entraba en shock, se asombraba” y contó que “primero había una negación porque se explicaba que se iba a buscar al titular de la línea, y se generaba una situación de alboroto” y agregó “realmente fue terrible escuchar las voces de los hijos,
detrás del padre o detrás de la madre asomándose y diciendo ‘ese es el teléfono que uso yo’, pero más terrible fue para esos chicos ver como por una broma o travesura de ellos, sus padres terminaron siendo detenidos”.
El Dr. Ponce Ashad señaló que “esta es una investigación que recién empieza, razón por la cual hay una batería de medidas para desplegar y van a ser desplegadas como corresponde”.

ADVERTENCIA

Ponce Ashad advirtió: “toda aquella persona que resulte individualizada como titular de una línea telefónica desde la cual partió la amenaza de bomba, va a afrontar el proceso penal” y señaló que “nosotros nos manejamos por las titularidades de las líneas desde las cuales se producen”. En tanto aclaró que la pena que corresponde a quien sea encontrado culpable del delito de intimidación pública “tiene una pena que oscila entre 2 y 6 años de prisión”.

Te puede interesar