Empleo positivo

Editorial 09 de septiembre Por
En el mes de julio la generación de nuevos puestos de trabajo creció 1%.
En el mes de julio, iniciando la segunda mitad del año, el empleo trajo noticias positivas al registrar una suba del 1% respecto a igual mes de 2016, y además, un repunte de 0,2% respecto a junio, de acuerdo con el relevamiento de la Encuesta de Indicadores Laborales que fue presentada en el Ministerio de Trabajo. 
De tal modo, las estadísticas respaldan lo que se viene remarcando desde hace meses desde los despachos oficiales, respecto a la favorable evolución que viene teniendo la generación de empleo, junto al control de la inflación uno de los aspectos más preocupantes para mejorar la situación social y comenzar a reducir los índices de pobreza.
La industria de la construcción, con una expansión de 11,3% interanual, es el sector que más ha venido traccionando, si bien se registraron índices positivos en 9 de los 10 aglomerados relevados, donde el Gran Buenos Aires -uno de los más conflictivos en este sentido- creció 0,5%, Gran Córdoba 3,5%, Gran Mendoza 1,7%, Gran Rosario 2,1%, Paraná 3,9%, Santa Fe 1,6%, Tucumán 2,4%, Gran Bahía Blanca 3,4% y Gran Jujuy 0,7%, en tanto que el único lugar que se retrajo fue el Gran Resistencia con 0,3% .
Además de la importante suba de la construcción ya puntualizada, con el impulso de parte de la reactivación de la obra pública, otros sectores que también aportaron para ir revirtiendo esa perspectiva negativa que se viene arrastrando desde hace un lustro, fueron el comercio, restoranes y hoteles con 3,6%, servicios personales y sociales 1,5% y servicios financieros 0,5%, mientras que en cambio hubo bajas en industria manufacturera 3,3%, transporte, almacenaje y comunicaciones 1,4%. Todo este mix muestra que todavía no existe una tendencia definitiva y que la ubicación positiva aún no se ha generalizado, aunque según sostienen los especialistas, se está en ese camino.
Un dato importante del análisis es que tanto en el interior del país como en el Gran Buenos Aires, la mayor creación de nuevos empleos fue producto de las pequeñas y medianas empresas, exactamente al contrario de lo que sucedía el año pasado, cuando el sector de las pymes era el que más despidos provocaba. La estadística confirma diciendo que en las pequeñas empresas el empleo se recuperó 2,3%, en tanto que en las grandes fue a razón de 0,7%, siempre en la comparación interanual.
Además de los números concretos, tal lo descripto hasta ahora, esta encuesta también busca anticipar lo que sucederá en el futuro inmediato, como es por ejemplo las expectativas existentes en cuanto a incrementar las plantillas de personal, lo cual surge de la diferencia entre la cantidad de empresas que espera aumentar sus planteles y aquellas que en cambio prevén disminuirlos, arrojando en el mes de julio un valor de 4,3%, el cual es inferior a los dos meses anteriores, que habían sido de 5,4% en junio y 7,8% en mayo.
En cuanto a la incidencia de la posibilidad de la implementación de una reforma laboral en la toma de personal, existen estimaciones muy variadas, aunque prevalece que eso no pudo haber sido un inconveniente significativo, considerando que las reformas que pueden llegar son por ahora más de ordenamiento que de cuestiones drásticas. Lo cual, en principio puede también ser negativo, ya que quienes generan la creación de empleo aguardan verdaderos cambios y no nuevos maquillajes. De cualquier manera, es un tema que aún no tiene ninguna clase de anticipos confirmados, los que habrá que esperarlos para después de las elecciones de octubre.
La reforma laboral de Brasil no fue tenido en cuenta, se sostiene por parte de voceros oficiales, tanto como para desalentar expectativas de modificaciones muy profundas, y evitar así la reacción que pueden llegar a tener los sindicatos, que en forma generalizada se han pronunciado totalmente en contra de tomar el del vecino país como modelo a seguir. Aunque en realidad, se admite desde casi todos los sectores -gobierno, empresarios y trabajadores- que es necesario ir hacia un modelo que permita mayor competitividad en el mundo, aunque sin quitar derechos ni conquistas ganadas por los trabajadores, lo cual sin dudas será difícil de conciliar.
De todos modos, y aunque inmediato, este es el futuro. El presente dice que el trabajo está creciendo, y eso es muy bueno.

Te puede interesar