Construcción arriba

Editorial 07 de septiembre Por
En los primeros siete meses creció 8,9% tras el importante 20,3% de julio.
Tal se preveía, la construcción se ha convertido en la actividad de mayor tracción para tratar que los "brotes verdes" sean realmente de ese color y no amarillentos como se habían venido visualizando poco tiempo atrás. Es que en el mes de julio, el que puso en marcha la segunda mitad del año, la industria de la construcción alcanzó un crecimiento de nada menos que 20,3% realmente importante, con lo cual hizo que el promedio de los 7 primeros meses del año se haya elevado a 8,9%, lo cual tuvo también fuerte impacto en la industria que registró ese mes 5,9% de suba, revirtiendo la tendencia decreciente en lo que va del año, pasando a 0,8% positivo, luego de la baja de 4,6% que el sector tuvo en 2016.
La construcción, especialmente impulsada por la obra pública pero también por el sector privado, lo cual hace más sólida y sostenida la recuperación, ya lleva enhebrados 5 meses en expansión, registrando el 8,9% positivo hasta ahora, pero además con un fuerte repunte en la ocupación laboral que deja atrás la baja de 12,7% que hubo el año pasado.
Combinadas ambas actividades, tenemos entonces los cinco meses expansivos de la construcción más otros tres de la industria, lo cual hace que la expectativa generada no es sólo que se mantengan estas condiciones, sino que mejoren a medida vaya avanzando el año, para de tal modo llegar a fines de diciembre con una perspectiva totalmente distinta a la que existía un año atrás.
Cuando la construcción empieza a andar bien, es difícil que no la siga el resto de actividades, aunque con distintos tiempos, pues algunas son de más rápida reacción que otras, pero finalmente todo desemboca en parecida situación favorable. Es que la construcción impacta en el nivel de empleo no sólo en su propia actividad sino también en el comercio, en los servicios financieros, la actividad inmobiliaria y toda una amplia gama de profesionales, además de sectores productivos diversos, que van desde materiales convencionales de construcción hasta hierro y acero, madera, vidrio, pintura, artefactos en general y decoración.
Pero además, importante es destacarlo, genera un notable impulso en la inversión, ya que ante esta posibilidad de contar con la construcción animada y en alza, hace que muchos decidan volcar en ladrillos sus ahorros, cuando en otros momentos se opta por especulaciones financieras.
Existen algunos datos realmente singulares entre los proporcionados por el INDEC respecto a esta suba de la actividad, ya que en cuanto a los insumos el asfalto creció 95,1%, hierro para hormigón 45,5%, artículos sanitarios 30,2%, cemento 19,8%, vidrios y tubos sin costura 18,8%, ladrillos huecos 13,1%, 11% placas de yeso y 1,7% en pisos y revestimientos. Estos porcentajes, junto a los más de 20 puntos de crecimiento del rubro en general, tienen una fuerza notable para sostener las expectativas favorables, estando dadas las condiciones para que se siga transitando por esta tendencia.
Donde también hubo expansión positiva fue en la producción de alimentos, con 3,9% en julio, lo que es realmente bueno pues es señal clara de estar creciendo el consumo, aunque todavía no se logró balancear el año completo, puesto que en este lapso de enero a julio sigue estando en baja 0,1%, imperceptible pero retracción al fin, cuando en realidad, se debe crecer. De sostenerse este ritmo, ya con la contabilización de agosto se pasará a estar en condición positiva.
Y también tuvo alza el sector automotriz con 2,5% en julio y 5,8% en el acumulado anual, aunque las ventas a Brasil  en ese mismo período registra una baja de 11,6%, aunque hubo mayor envío de vehículos de fabricación nacional a Perú, Chile y países de Centroamérica.
Pero claro, también hubo sectores en los que el balance no fue positivo, como el textil con baja de 3% en julio y de 12,9% en el acumulado, si bien se advierte que tras las fuertes bajas de los meses anteriores, ahora se va atenuando su situación. En productos químicos hubo un descenso de 5,4%, aunque en el año es de sólo 1,4%, mientras que también hubo retroceso de 0,2% mensual y 1,7% en el acumulado del petróleo.
Un dato final de la construcción dice que a fines de junio contaba con 435.585 puestos de trabajo, un 9,9% más que igual mes de 2016.

Te puede interesar