Reabre fábrica de quesos que cerró en diciembre

SUPLEMENTO RURAL 07 de septiembre Por
Se trata de Chateubriand, de la localidad de Carmen
FOTO LA CAPITAL PROTESTA./ La espera fue de 9 meses.
FOTO LA CAPITAL PROTESTA./ La espera fue de 9 meses.
La fábrica de quesos Chateubriand, de la localidad de Carmen (departamento General López, provincia de Santa Fe), reabriría nuevamente sus puertas a mediados o fines de octubre tras haber cerrado sin aviso previo el 31 de diciembre de 2016 y dejar en la calle a 17 operarios.
Al parecer, dos empresarios de esa localidad y uno de Venado Tuerto, comenzarían a operar con seis empleados, todos los que ininterrumpidamente se mantuvieron en sus puestos de lucha en reclamo de la reapertura desde enero pasado. El anuncio, sorpresivo y auspicioso por cierto, fue realizado por el presidente comunal, el peronista Walter Czelada, quien dijo que "van a realizar una planta modelo que en principio comenzará a trabajar con seis operarios, que son los que estuvieron en el piquete desde principios de año. Hay dos personas de Carmen y un empresario de Venado interesados en llevar adelante la reapertura y esto es una muy buena noticia para nuestra localidad".
Chateaubriand es una fábrica de quesos que desde 1997 manufacturó leche fluida, y en 2001 se volcó a la producción de quesos. El venadense Aldo Muscolini se hizo cargo de la empresa hace aproximadamente 10 años tras comprársela a una familia de Murphy que había comenzado a fabricar en esa localidad para después trasladarla a Carmen.
El 31 de diciembre de 2016 cerró sus puertas y desde ese momento una serie de desaguisados hicieron que la planta nunca pudiera reabrir sus puertas por diversas razones.
Una de ellas fue la falta de rentabilidad que acusó el empresario pero que contrastó con la opinión de los empleados, quienes dijeron que era perfectamente viable, sólo que "Muscolini no quería saber nada con la fábrica".
Los 17 trabajadores mantuvieron un piquete frente a la fábrica los primeros meses. Luego, algunos fueron consiguiendo otro trabajo o changas y desistieron de seguir acampando frente al lugar. Pero hubo seis que se mantuvieron firmes en el reclamo pese a que desde la patronal no existía indicio alguno de querer sostener el emprendimiento.

Te puede interesar