Prunus: primero flores y luego el turno de hojas

SUPLEMENTO RURAL 07 de septiembre Por
Los prunus son árboles que se adaptan bien a todo tipo de jardines y pueden ubicarse aún en lugares pequeños si son lo suficientemente soleados. Una guía de las distintas variedades.
FOTO ARCHIVO PRUNUS. Agrupa especies tanto frutales como ornamentales.
FOTO ARCHIVO PRUNUS. Agrupa especies tanto frutales como ornamentales.
¿Quién no se ha preguntado cuál será esa planta que nos está regalando flores antes de que sus ramas se cubran de hojas? Y para que no se queden con la duda les cuento que son los famosos Prunus. Se trata de un género botánico que agrupa especies tanto frutales como ornamentales. No es raro verlos florecer en el corazón del invierno, como apurando la primavera. Los frutos que cuajan en durazneros, cerezos, ciruelos, damascos son tan decorativos como deliciosos. Otros prunus solo se cultivan por sus grandes flores y follaje.
Por su tamaño, los prunus son árboles que se adaptan bien a todo tipo de jardines y pueden ubicarse aún en lugares pequeños si son lo suficientemente soleados. Los de hoja caduca necesitan mucha luz y un suelo con buen drenaje donde no se encharque el agua. En general son muy resistentes a las bajas temperaturas, pero una helada en plena floración puede afectar la cosecha de frutos.
Cuando se les da un uso predominantemente ornamental hay que evitar la poda para no modificar su forma. Solo se justifica quitar las ramas secas, y dado el caso, cortar las ramas que se cruzan para dar mayor armonía a la copa. Sus copas son ideales para amparar bulbosas de floración primaveral. Plantadas al pie tendrán en invierno todo el sol que necesiten para vegetar, en verano, después de la floración, encontrarán que el árbol les da suficiente sombra y sequedad del suelo como para entrar en un buen reposo.
Vamos a recorrer la familia de los prunus y sus principales características para tener en cuenta a la hora de la decisión:

PRUNUS PISSARDII
Tiene una aplicación de tipo ornamental. Se destaca por su copa redondeada y puede llegar a tener 8 m de altura aunque lo usual son entre 5 o 6 m. A veces produce frutos rojos dulces y comestibles. Sus hojas de tono borravino son insustituibles para juegos de contraste de follaje.

ALMENDRO
Florece muy temprano en pleno invierno. La almendra es el carozo de un fruto similar al durazno pero más chico, menos carnoso. La gracia de sus flores, su corteza gris y eventuales frutos, justifican su cultivo doméstico. Los almendros alcanzan de 6 a 10 m de altura, necesitan suelos profundos y clima seco. Toleran situaciones de sequía y suelos pedregosos.

CEREZOS DE FLOR
O JAPONES

Estos arbolitos tienen infinidad de forma de copas: redondeadas, péndulas o columnares. Sus tamaños varían para satisfacer todas las necesidades de diseño, desde variedades de 1,5 a 10 m de altura. Las flores dobles son más persistentes en la planta. Estos prunus resisten muy bien las bajas temperaturas.

DAMASCO DE FLOR
O JAPONES

Solo ornamental. Originario de China, de refinada belleza, este arbusto o arbolito de copa redondeada crece unos 4 m en todo sentido. Sobre el ramaje fino, oscuro y entramado nacen como un milagro en julio-agosto, las florcitas perfumadas rosas o blancas. Las hojas se distinguen por ser ovaladas y terminar en punta larga.

CIRUELOS
Se llama ciruelos a varias especies. En general miden alrededor de 5 m de alto y entran en senectud a los 25 años. El Prunus Salicino o ciruelo japonés es muy cultivado en Buenos Aires ya que tolera muy bien los suelos pesados, los calores estivales y prefiere un clima poco riguroso en invierno. El ciruelo europeo tolera climas más fríos.

DURAZNERO Y PELONES
Fue uno de los primeros árboles que trajeron los conquistadores para asegurarse madera y alimento. Florece a fin de agosto. Necesita clima templado sin heladas fuertes, pero con inviernos marcados. Existen tipos enanos que se pueden cultivar en maceteros. El suelo ideal es profundo, con fertilidad media, si es muy rico en nitrógeno el follaje crece en desmedro de los frutos.
Espero les haya gustado el artículo de hoy... suerte con los Prunus, acérquense al vivero y los distinguirán enseguida gracias a sus flores que inmediatamente atraerán su vista. Para esta despedida, una reflexión: 
"Si violamos la verdadera naturaleza de los individuos. Estos sufrirán y, en ciertos sentidos, morirán.
Aceptemos y nutramos la individualidad en nosotros mismos y en los demás. Y obtendremos una abundante cosecha de talentos e incentivos".
Buena semana y hasta el próximo jueves, María Paula.

Te puede interesar