Esperanza de un mundo mucho más hermanado

Notas de Opinión 06 de septiembre Por
Leer mas ...
NACIONES UNIDAS. 193 países estuvieron de acuerdo. FOTO ARCHIVO
NACIONES UNIDAS. 193 países estuvieron de acuerdo. FOTO ARCHIVO

En un planeta cada vez más encendido por el odio, y por ende más fragmentado e injusto, la ciudadanía tiene el deber cívico de reflexionar unida. Es una lástima que muchos de los que ejercen hoy la política no ejemplaricen sus acciones en términos de universalidad y, en cambio, movilicen los enfrentamientos en lugar de propiciar lo armónico. Para desgracia de todos, la hipocresía se ha adueñado de los moradores del astro y no pasamos del reino de la estupidez. Sin duda, hacen falta otros vientos más esperanzadores y auténticos, de menos desarraigos y más ilusión por un mundo más hermanado que, hoy por hoy, está en notoria decadencia espiritual y hasta en riesgo de extinción. Por tanto, el que los 193 países que componen las Naciones Unidas fueran capaces de ponerse de acuerdo hace unos años al adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), no sólo hay que reconocerle el mérito de aglutinar pensamientos, sino que también es un compromiso a expandir e imitar.  
Indudablemente, esos diecisiete objetivos, que pueden reagruparse en seis elementos esenciales: la dignidad, los seres humanos, el planeta, la prosperidad, la justicia y las alianzas; además de tener el empuje suficiente para ponernos en acción y transformar nuestras vidas, en una existencia más solidaria; han de sustentarse igualmente en un deber, en la obligación de socorrernos. Hasta ahora la solidaridad ha sido más de palabrería que de ejercicio, de generosidad ocasional que de entrega permanente, pues la adhesión entendida en su sentido más hondo, es un modo de vida, una manera de vivir donándose y de hacer inspiración. Envueltos en multitud de ideologías que sueñan con acapararlo todo para sí y los suyos, en apropiarse hasta del aire que respiramos o de las fuentes cristalinas que emanan de la tierra para goce de la humanidad, urge que la especie se concilie y reconcilie con la estética del afecto.
Hay demasiada hostilidad en este inhumano cruce de latidos, donde las culturas han trastocado el espíritu de lo natural, adoctrinándonos en un corazón sin alma hasta despojarnos de la memoria histórica. El levantamiento de los esclavos en Haití en 1791 fue, en su momento, de capital importancia para la abolición del comercio transatlántico de esclavos. También ahora, justo en este instante preciso, se requiere de una ciudadanía valerosa que luche por un orbe más justo, frente al aluvión de personas indiferentes que afirman que no podemos cambiar nada. A mi juicio, es vital cooperar para que esa mundialización reinante se fraternice. No podemos quedar solos en manos de los dirigentes políticos. El ejemplo lo tenemos en España, donde se está poniendo en entredicho la fuerza democrática que nos hermana, la del Estado de Derecho. Desde luego, cualquier plan de ruptura, división y radicalidad, conlleva enfrentamientos inútiles. Aparte de que no tenemos derecho a apropiarnos de existencia alguna, y aún menos, de la concordia que nos gobierna en el espíritu profundo de las cosas. Sea como fuere, considero, que hemos de retornar a esa dignificación humana; con tenacidad, pero sin fanatismos; con pasión, pero sin violencia; con afán, pero sin ser destructores. A veces da la sensación que tampoco nos aguantamos ni a nosotros mismos; tenemos que cambiar, volver a la misión del amor para alcanzar un plano superior de unidad, de paz y de justicia, desmembrados de todo resentimiento, que únicamente nos conduce al desconcierto.
Esta es la verdadera precariedad humana, la falta de horizontes y de vínculos que nos reanimen hacia otros cultos más humanistas, a fin de que las instituciones filantrópicas permitan a todos los ciudadanos contribuir al mejoramiento de nuestro cosmos. Esta es la cuestión. No obstante, todo este caos nos recuerda la importancia de construir sociedades que sepan acoger, requerir y preservar, lo que nos exige más autenticidad, más donación, más humanidad en definitiva. No se trata de decir mucho y no hacer nada. Tampoco de tirar en direcciones opuestas. Los gobiernos del mundo han de escuchar a sus ciudadanos, pero tampoco deben acobardarse ante los sembradores del terror. De ahí, la trascendencia de defender la lógica de la familia humana, donde el vínculo de ese amor reivindicativo ha de venir del corazón; puesto que, si ser político es impulsar la vocación de servicio incondicional a los demás, ser ciudadano es aún más, sobre todo el poder interrogarnos sobre nuestra vida y poder cambiarla.
Por desdicha, aún hay muchos ciudadanos que tienen que venderse para poder subsistir. Ante esta triste realidad, todos tenemos que asumir la responsabilidad de ser mejores ciudadanos, y en esto, las pruebas de amor, de ocuparse y preocuparse por el análogo a nosotros, son un instinto natural insustituible.  

Te puede interesar