Sombra del CIADI

Editorial 04 de septiembre Por
La Argentina es el país que más demandas tuvo, con el antecedente de haberlas perdido todas.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (CIADI), como su denominación lo expresa es un organismo de alcance internacional al cual se remiten los litigios por diferencias comerciales surgidos entre empresas de otro origen al del país de radicación, instaladas en forma definitiva o momentánea, siendo esta última condición en la mayoría de los casos. 
La Argentina es el país que figura al tope de litigiosidad, con un total de 54 causas, de las cuales 43 fueron cerradas y 11 quedan pendientes de resolución. En la mayoría de los casos la generación de conflictos se produjo durante la docena de años del gobierno kirchnerista, con un dato realmente llamativo: la totalidad de las causas fueron perdidas, o bien negociadas con un pago al litigante. Queda más que claro, la vulnerabilidad de normas que hubo de parte del gobierno argentino, razón por la cual el CIADI se pronunció indefectiblemente en contra.
En el segundo lugar aparece Venezuela con 43 causas, 19 de las cuales fueron cerradas por llegarse a acuerdos o bien mediante el pago de las multas correspondientes, mientras que otras 24 se encuentran pendientes de definición. La nación bolivariana es el que mayor cantidad de juicios acumuló en los últimos años, en especial desde que se encuentra al frente Nicolás Maduro, aunque en muchos casos las causas fueron iniciadas durante el tiempo de Hugo Chávez, por violación a los tratados bilaterales de protección de inversiones. Los Estados Unidos y España son los países más demandantes de Venezuela.
El top ten de los países litigados, con la Argentina y Venezuela en el primero y segundo puesto, sigue con España en el tercero con 31 causas (4 cerradas y 27 abiertas), luego Egipto 29 (22 y 7), México con 20 (5 y 15), Perú con 18 (4 y 14), Ucrania 15 (4 y 11), octavo Hungría con 14 (6 pendientes y 8 cerradas), Ecuador con 14 (2 y 12) y completa los diez primeros puestos Kazajistán con 13 causas (5 pendientes y 8 cerradas). 
A esta altura de la información, no cabe otra expresión que la de sorpresa y preocupación, ya que una vez más la Argentina está encabezando una estadística mundial de situaciones complicadas, como son en este caso los juicios entablados por parte de empresas internacionales.
Existen algunas causas realmente curiosas, como la que tiene la petrolera estadounidense Enron contra nuestro país, más cuando se trata de una compañía que tanto en su propio país como en el resto del mundo es acusada de fraude, debiendo además haber enfrentado una quiebra fraudulenta que fue la mayor de la historia de los Estados Unidos, incluyendo prisión efectiva para sus directores y ejecutivos. Sin embargo, a la Argentina le inició juicio y de acuerdo a los antecedentes en el CIADI, tienen todas las chances de ganarlo ya que nuestro país perdió hasta ahora absolutamente todas las demandas. Enron, en 2001 el año de su caída, se consideró perjudicada aquí por la salida de la convertibilidad, presentando un juicio al Banco Mundial por la explotación de la Transportadora Gas del Sur, luego comprada por Pampa Energía.
Otra que también debe incluirse entre las que sorprenden, es una bastante reciente. El Fondo Burford Capital le compró al grupo Marsans por 13 millones de dólares parte de una causa pendiente por la renacionalización de la empresa Aerolíneas Argentinas, la presentó ante el CIADI, supo gestionarla y obtuvo 140 millones de dólares que deberá pagar la Argentina. Consecuencia de las desprolijidades y vulneración de normas internacionales, cuando aquí se vivaba la decisión de recompra de la línea aérea del Estado. La otra parte del reclamo, que estaba "dormido" y había quedado en poder de Marsans, se favoreció con el fallo favorable, recibiendo casi inesperadamente 230 millones de dólares. 
Lo más reciente, y que generó toda esta avalancha informativa, fue el caso de Autopistas
del Sol, una concesión que tenía la firma española Abertis, con reclamo de 359 millones de dólares por incumplimientos de parte del gobierno, sostenido por un corte producido en noviembre de 2008 por parte del gobierno de Cristina Kirchner.
Sin dudas, tenemos un país difícil para gobernar y administrar, siendo estos apenas algunos de los planteos que se deben ir resolviendo, con enormes masas de dinero que se escurren hacia otros destinos.

Te puede interesar