Kishimoto volvió como Fiscal Federal y tocó todos los temas

Policiales 03 de septiembre Por
La Fiscalía Federal podría comenzar a abordar el tema drogas en trabajo conjunto con la Fiscalía Regional del MPA, aunque Claudio Kishimoto dijo no ser partidario de esa desfederalización “porque los kioscos nos proveen de información que a nosotros nos sirve para atar cabos en otras investigaciones”, dijo.
FOTO J. BARRERA FISCAL FEDERAL. Claudio Kishimoto dialogó en exclusiva con LA OPINION y habló de todo lo que preocupa.
FOTO J. BARRERA FISCAL FEDERAL. Claudio Kishimoto dialogó en exclusiva con LA OPINION y habló de todo lo que preocupa.
Un cronista de este Diario vio pasar caminando al fiscal Claudio Kishimoto por bulevar Yrigoyen en cercanías de la sede de la Fiscalía Federal de Rafaela. Al día siguiente ya eran dos los periodistas que lo habían visto de nuevo en estas tierras. Y al tercer día, ante la primera consulta ya era oficial y “vox populi”: el Dr. Claudio Kishimoto, quien fue el primer fiscal federal que tuvo esta ciudad, estaba de regreso para ocupar nuevamente aquel cargo que una vez había ocupado.
Kishimoto había sido designado como fiscal federal en Rafaela el 10 de agosto de 2012. Proveniente de la justicia de Mar del Plata, Kishimoto se mantuvo en este cargo hasta abril de 2016, cuando se hizo cargo de la Fiscalía Federal de Santa Fe; ocupando el lugar que dejó vacío aquí, quien era su secretario, el Dr. Federico Grimm.
Así se mantuvieron las cosas hasta ahora cuando todo vuelve a ser como antes, Kishimoto nuevamente es el fiscal y Grimm otra vez su secretario, cargo que este último retomará cuando vuelva de unos días de licencia que se ha tomado.

CONCEJALES
Parecía que a Kishimoto lo estaban esperando los concejales de nuestra ciudad ya que el 30 de agosto último, los ediles del Bloque Justicialista ingresaron una nota solicitando a la presidenta interina del cuerpo, Natalia Enrico, que genere una reunión del Cuerpo Legislativo con Claudio Kishimoto otra vez en funciones.
Este pedido lo fundamentaron en la necesidad de dialogar institucionalmente sobre la actual situación de la problemática de la inseguridad, pero lo que más le preocupa a los concejales es qué políticas se adoptarán en el tema drogas y narcomenudeo, competencia exclusiva del fuero federal hasta el momento.
Y también parecía que Kishimoto tenía la respuesta preparada, ya que apenas regresado a Rafaela este 31 de agosto, plasmó en operativos tres investigaciones que por orden del Juzgado Federal de esta ciudad se estaban llevando adelante desde 2016. El resultado: 20 allanamientos en 11 horas con 25 personas detenidas en siete barrios de la ciudad y valiosos resultados, como el hecho de haber desbaratado una organización familiar de venta y distribución de drogas en Rafaela. Para ello contó con el apoyo táctico de Gendarmería Nacional y la Brigada de Drogas de la PDI.

ENTREVISTA
He aquí la entrevista que este Diario mantuvo con el Fiscal Federal.

LA OPINION- ¿Qué panorama encontró al volver a la Fiscalía?
C. KISHIMOTO- Cuando me reintegré vi que había muchas causas que estaban en movimiento y había muchos allanamientos que todavía no se habían realizado. Hablando con el juez [federal Miguel Abásolo] me dijo que venían con un cúmulo de trabajo muy fuerte y que ahora a medida que pasen estos días se iban a librar una serie de allanamientos que son los que se realizaron. Y todavía quedan algunos procedimientos pendientes.

LO- Los concejales oficialistas de esta ciudad quieren una reunión con Ud. para ver cómo se encararía de aquí en más el tema de la inseguridad y las drogas...
CK- Al llegar me empapé de la situación en Rafaela. Me enteré por los diarios de esta circunstancia del Concejo Municipal que quiere aclarar qué es lo que se está realizando y qué medidas se van a implementar. La semana pasada estuve hablando con el fiscal regional de Rafaela, Dr. Diego Vigo, sobre estas cuestiones para poder trabajar en conjunto, el fuero ordinario y el fuero federal.
También estamos revisando cuáles son los lugares de distribución, venta, menudeo, no solamente en la ciudad sino en toda la jurisdicción de esta Fiscalía. Ahora me aboqué a hablar con representantes de las fuerzas prevencionales, el comandante de Gendarmería Nacional Adrián Finós, como para ir profundizando una temática del día para ver como podemos ir organizándonos para estas cuestiones.

LO- ¿A los concejales qué les va a decir cuando le planteen este tema?

CK- No puedo hablar en público puntualmente acerca de causas ni lugares. No puedo filtrar investigaciones que tenemos en marcha acá o en el Juzgado. Lo que sí podemos hacer es cotejar información para ver si ellos tienen datos o puntos estratégicos que yo no tenga en este momento, e informarles si se está investigando.

LO- ¿Existe un mapa del narcomenudeo en Rafaela y la zona?
CK- Puntualmente nosotros tenemos lugares que sabemos que se está manejando droga. Ahora, la problemática de Rafaela es muy especial por tener la ruta 34. Sabemos que más allá de la venta en kioscos o al menudeo el tema del transporte de sustancias estupefacientes es delicado.
Entonces, si bien hay una problemática local muy cierta, que es la de combatir los kioscos, es mucho más relevante perseguir los camiones y autos que provean de mercadería [a los kioscos] a grandes niveles, porque eso impide la llegada a los grandes centros urbanos. Si tenemos ese control riguroso no sólo vamos a impedir el consumo local sino el acceso de la droga a otros lugares.

LO- ¿Gendarmería, para hacer los controles, dispone de los elementos tecnológicos necesarios como un escáner?
CK- Los escáner que controlan los camiones tardan unos 30 minutos en escanear todo un camión. Es un esquema eficaz pero lento e impediría una buena circulación por la ruta 34. Gendarmería tiene estos controles más en el norte. Lo que sí estuve hablando con [Adrián] Finós es la llegada de otros escáneres igual de eficaces pero de menor escala. En cuanto a perros hay uno solo entrenado disponible, y la eficacia de los perros es relativa ya que si se agotan terminan distrayéndose. No pueden trabajar 8 horas constantes.

LO- Cuando Ud. se fue de Rafaela, era público que encontraba algunas dificultades a la hora de trabajar en cuanto a la sincronización de los procedimientos con las autorizaciones del Juez Federal. ¿Esto ya quedó en el pasado?
CK- Me presenté nuevamente con el Dr. Abásolo y hablamos muy cordialmente. Entiendo que las vicisitudes del Juzgado son muy parecidas a las nuestras en el sentido de que contamos con escasez de personal, si bien el grupo de gente con la que contamos es muy idóneo. Nos faltan personas en relación con el cúmulo de causas que estamos llevando y el mismo problema lo tiene el Juzgado.
Ante la cantidad de pedidos [de procedimientos] que estamos realizando y que las fuerzas también nos piden, inmediatamente los trasladamos al Juzgado para que este las pueda autorizar en un tiempo relativamente corto.
En las cuestiones relacionadas al narcotráfico si uno no actúa en forma inmediata, como es tan volátil y es muy fácil trasladar todo de un lugar a otro, eso conspira con la efectividad de los procedimientos, y eso causa un trastorno a la fuerza que está investigando. Pero cuando me fui a Santa Fe vi que la misma problemática se repetía también en otros lugares.
Uno quisiera actuar con mayor agilidad, pero normalmente hay un contexto en la realidad que es bastante más complicado. Por eso tenemos muy buena relación con las fuerzas prevencionales.

LO- ¿Y de la Brigada de Drogas provincial que opina?
CK- Yo he trabajado muy bien con la Brigada de Drogas en Santa Fe, y acá hablé sobre un par de procedimientos muy buenos que se realizaron. Actuaron muy bien cuando estuve en la primera etapa y esto quiere decir que las cosas se están haciendo bien, incluso con la dirigencia de las fuerzas tenemos un muy buen entendimiento porque la idea es la misma: combatir el narcotráfico con la mayor celeridad posible.

LO- ¿Hay un plan para atacar el narcomenudeo?
CK- Había rumores desde el año pasado de que el gobierno provincial quería desfederalizar el tema de la droga, como sucede en las provincias de Buenos Aires y en Córdoba. (N. de la R.: "desfederalizar" es que el kiosco y el narcomenudeo quede también en la órbita del fuero ordinario y de los fiscales provinciales).
En lo personal no soy partidario de esa desfederalización porque nosotros contamos con que los kioscos nos van a proveer de información que a nosotros nos sirve para atar cabos en otras investigaciones.
En cambio si nos viene una causa ya “cocinada”, con un allanamiento ya realizado por la búsqueda de la narcocriminalidad, realmente nos quedamos sin una materia prima de información que nadie la va a recoger. Se van a combatir los kioscos y vamos a perder la información de los “soldaditos”, los celulares, las agendas, todos elementos que nos son de mucha utilidad.
Si se desfederaliza tampoco creo que les agrade mucho a los fiscales del fuero ordinario porque a todo el cúmulo de trabajo que ya llevan, agregarle Drogas es una carga de trabajo extra.
En cambio, mantener encolumnado [como hasta ahora] y centralizar información siempre fue muy importante. En ese sentido tengo muy buena relación con los fiscales federales de Reconquista, de Santa Fe, y al estar en contacto va a ser mucha más efectiva la persecución del narcotráfico.

Te puede interesar