Economía mundial

Editorial 22 de agosto Por
El producto bruto mundial podría estar creciendo este año 3,5%.

"La recuperación de la economía se está afianzando", dice el FMI en un nuevo informe sobre la actualidad en el mundo y las perspectivas que se vislumbran para el resto del año. El contenido, se desliza de esa breve síntesis introductoria, es optimista con el sostén del repunte que se viene advirtiendo desde abril pasado, lo cual había sido puntualizado entonces por el análisis titulado "Perspectivas de la economía mundial", habiéndose remarcado en esta nueva ocasión que "se continúa por el buen camino, proyectándose que durante 2017 el producto bruto mundial aumentará 3,5%, dejando la posibilidad de extensión hacia 2018 con un 3,6%.
Las buenas noticias sobre la actividad económica alcanzan también a Latinoamérica, donde el FMI sostiene que "tras contraerse en 2016, la actividad económica de América Latina se irá recuperando poco a poco en el ciclo 2017-2018, en la medida que países como la Argentina y Brasil logren afianzar su actividad".
Respecto a Brasil el organismo internacional dice que tras caídas superiores al 3% en los dos últimos años, se espera que al final del presente año tenga una leve recuperación de 0,3%, y que el año que viene terminaría por asegurar la tendencia con 1,3% de expansión. Si bien por ahora el crecimiento que se prevé para la economía brasileña es algo más elevado debido al empuje de lo sucedido en el primer trimestre, aunque contra ello jugara -según el FMI- "la persistente debilidad de la demanda interna y la agudización de la incertidumbre en torno a la situación política, como así también por la política económica, lo cual redundará en un menor crecimiento del esperado en primer momento, con baja de expectativas para 2018".
Para los países emergentes, entre los que se incluye la Argentina, la entidad financiera internacional augura que se verán favorecidos en el cierre del balance anual por la suba de precios de las materias primas, con 21% de aumento en el precio del petróleo y del 6% para el resto de los commodities, aunque se dejan trascender ciertas dudas para el año que viene en virtud que los precios bajarían en el período.
Más allá de estas especificaciones puntuales, se asegura que la economía mundial está ganando ímpetu, y que en general las economías avanzadas, las emergentes y en desarrollo tendrán un aceleramiento en lo que resta de 2017 con una expansión que oscilará entre 2% y 4,6% de acuerdo a las regiones que se trate. En materia de pronósticos para el año que viene las economías avanzadas o bien de alto desarrollo tendrán un crecimiento de 1,9%, mientras que en cambio las emergentes podrían estar en un nivel de 4,8%, cifra realmente importante en caso de concretarse.
En cuanto a las perspectivas de algunas de las economías más grandes, dice el FMI que Estados Unidos tendrá una expansión menor a la prevista, consecuencia de la política fiscal aplicada; Japón en cambio tendrá un fuerte ímpetu; también China tiene adjudicada una mejoría sobre las expectativas previstas inicialmente, consecuencia de lo sucedido en el primer trimestre del año. Esta perspectiva del gigante asiático es especialmente de fuerte impacto en la Argentina, pues se trata de un demandante grande de materia prima, lo que asegura la colocación de nuestra producción por un tiempo y con buenos precios.
Sobre la inflación, el FMI sostiene que a nivel general no constituye un problema, pues en las economías de avanzada la inflación se mantiene moderada tendiendo a la baja, mientras que en algunas economías emergentes como Brasil, India y Rusia está en retroceso.
La reactivación que se vislumbra y en algunos casos ya está en marcha, podría alcanzar un vigor bastante inesperado especialmente en Europa, donde se ha atenuado el riesgo político, constituyéndose en un factor determinante para el crecimiento de la actividad productiva.
El FMI advierte también sobre la necesidad de reformas estructurales, las que deben ir instrumentándose en forma escalonada y adaptadas a la circunstancia de cada país, con el objetivo de incrementar la productividad y las inversiones, aspectos cruciales para cualquier economía que tenga pretensiones de expansión.

Te puede interesar