Editorial

La Palabra 12 de agosto Por
Proponer

Casi siempre la infancia de las personas es determinante de lo que va a suceder después con las vocaciones, con las formaciones profesionales, con los trabajos elegidos. Nuestra entrevistada es uno de esos casos, que conocimos desde su adolescencia cuando en familia iniciaba un proceso de crecimiento intelectual en los ámbitos de la cultura popular que sus padres iban descubriendo y compartiendo con ella. Supo elegir algo similar cuando decidió lo que iba a estudiar, afianzó su carácter con cada nuevo conocimiento y supo lo que quería para su camino a transitar. Las letras le brindaron un respaldo erudito, la música le permitió desarrollar la sensibilidad, la gestión le permite concretar proyectos, y la felicidad que le imprime a cada intención le asegura que su propuesta es merecida por quienes la reciben y necesaria para que los interesados puedan encontrarse con las herramientas que le faciliten su tarea artística y cultural. 

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar