El sueño de todos los futboleros: un estadio único para la ciudad

Locales 06 de agosto Por
El arquitecto Manuel Bertone nos muestra un estadio de fútbol único para la ciudad: "Creo que podría ser viable. O me gustaría creer que se puede hacer", le dijo a LA OPINION.
El arquitecto Manuel Bertone pensó, para esta serie de proyectos que fueron presentados en la exposición del Viejo Mercado, un estadio único de fútbol para la ciudad de Rafaela. Este proyecto, fue, acaso, uno de los que más llamó la atención en la exposición, sobre todo en los más pequeños. 
Esto se desprende de la representación de tantos años de Atlético de Rafaela en Primera División, y por esta razón se proyectó un nuevo estadio, pero con la idea de crear un espacio que dé sentido de comunidad y pertenencia social a todos los clubes de la ciudad, y acabar con las rivalidades innecesarias producidas por este deporte, convirtiéndose el estadio en un motivo de orgullo para todos.

DETALLES
El Estadio Ciudad de Rafaela es una obra de arquitectura realizada para cumplir con las exigencias actuales de FIFA, CONMEBOL y AFA en cuanto a reglamentaciones, requisitos y seguridad, adoptando para su construcción los más modernos estándares de materialidad, diseño y confort para los espectadores.
La ubicación del estadio se pensó sobre la Ruta Nacional N° 34 por ser la vía de comunicación que conecta a la ciudad con gran parte del país, permitiendo un rápido ingreso y una rápida salida a las personas que lleguen desde otros lugares. El terreno escogido es en la intersección de la misma con las vías del Ferrocarril Belgrano (en desuso), y contaría con un puente de ingreso para evitar el cruce del público y los usuarios con la Ruta.
La capacidad se calculó de acuerdo a los requerimientos de la ciudad y de los estadios en sí en Argentina, con espacio para 22.800 espectadores sentados (en una primera etapa las cabeceras se dejarían sin butacas, siendo la capacidad superior a las 25.000 personas).
El complejo del Estadio está compuesto además por oficinas de la Secretaría de Deporte Municipal y de la Liga Rafaelina de Fútbol, un Museo del Deporte Rafaelino y un espacio que funciona como bar-comedor tanto en días de partido como cuando no hubiera. Este complejo está inmerso en un terreno de 13 hectáreas que cuenta además con espacios recreativos de uso público: un parque urbano, una pista de skate y un club deportivo.
Se buscó realizar una morfología pura y una funcionalidad simple para lo cual se trabajó con elementos industrializados que se repiten a lo largo de todo el perímetro del estadio. Las tribunas están techadas en su totalidad para dar mayores beneficios a los espectadores, que además cuentan con una visibilidad optimizada por una curva de nivel realizada en las gradas.
La mayor búsqueda del proyecto es hacer que el mismo responda a cuestiones de sustentabilidad y autosuficiencia, por lo que se diseñó una gran cubierta de paneles solares que generan energía no solo para el estadio y sus dependencias, sino que además aporta electricidad a los barrios aledaños, funcionando el estadio como una “usina”.

Te puede interesar