La deuda mundial

Editorial 25 de julio Por
La deuda de todos los países es récord con 217 billones de dólares.

Las políticas monetarias en todo el mundo están siendo más restrictivas, y por lo tanto las tasas están acomodándose dentro del nuevo escenario, todo dentro del marco de un volumen global de endeudamiento récord de 217 billones de dólares, contabilizado al primer trimestre de 2017, cifra equivalente al 327% del PBI mundial, de acuerdo a los datos difundidos por el Instituto Internacional de Finanzas.
De tal manera la deuda global registró un aumento de medio billón durante el último año, luego de haber cerrado el primer trimestre de 2016 en 216,4 billones. Para tener una dimensión más aproximada de todo este volumen de dinero que moviliza al mundo entero, recordemos que hace 10 años la deuda total era de 149 millones, habiéndose incrementado desde entonces en un 46 por ciento.
Aún cuando la magnitud de estas cantidades es muy importante, debe también decirse que el crecimiento de la deuda se fue desacelerando en los últimos tiempos, en especial en las economías "maduras", ya que en las economías emergentes el endeudamiento global estableció un nuevo récord, constituyendo el descripto un panorama generalizado, pero que no responde a una homogeneidad precisa de cada uno de los sectores. Es que mientras algunos países se han afianzado definitivamente, otros en cambio han seguido acumulando un endeudamiento excesivo, incluso que va mucho más allá de sus verdaderas posibilidades.
Precisamente, sostienen analistas, que el alto endeudamiento puede generar una situación muy desfavorable para el crecimiento a largo plazo, y eventualmente planteando riesgos para la estabilidad financiera. Una descripción que parece ajustarse a las características de nuestro país, que acrecentó su deuda de forma muy abultada en el último año y medio.
La denominadas economías maduras, es decir, las mejor afianzadas, acumulaban al concluir el primer trimestre del presente año una deuda de 160,6 billones de dólares, significando una disminución de 1,4% respecto al período anterior, pero en cambio los emergentes llevaron su deuda global a 56,4 billones explicando una suba de 5,4%.
El aumento de la deuda global en el último año encuentra parte de su explicación por el endeudamiento de los hogares, con 40,9 billones de dólares, frente a los 40,3 billones del primer trimestre de 2016, en tanto que las empresas tenían 63,5 billones contra 63 billones del año anterior, y finalmente la deuda de los gobiernos se mantuvo estable en 58 billones, mientras que bajó la del sector financiero con 54,1 billones frente a los 54,9 del primer trimestre pasado.
Sostiene el Instituto Internacional de Finanzas que "mientras los niveles de deuda y tolerancia al endeudamiento difieren significativamente entre países y sectores, el persistente incremento en los niveles de deuda mundial junto al deterioro de la calidad del crédito en el sector empresarial, particularmente en los mercados emergentes, supone nuevos pasivos contingentes para muchos emisores soberanos y en algunos casos ha comenzado a lastrar la solvencia soberana, incluyendo países como China y Canadá".
De acuerdo con los cálculos y estimaciones del referido Instituto el volumen total de la deuda de China estaría en el primer trimestre de 2017 el 304% del PBI como consecuencia del elevado endeudamiento de los hogares, mientras que en contrapartida las empresas frenaron su toma de deuda. Se trata sin dudas, de una ecuación que coincide con la gran expansión que han tomado las clases alta y media en la nación asiática en todo sentido, desde vivienda, confort, salud, educación y especialmente su alimentación. En este último caso, digamos que la mayor parte de la soja que importa China, antes estaba destinada a la elaboración de harinas y alimentos para humanos, mientras que desde hace un tiempo esa mayor parte pasó a destinarse a la alimentación de ganado, vacuno y porcino, debido a la gran demanda de consumo de estas carnes.
Volvamos a la deuda propiamente dicha, que es récord global con 217 billones de dólares, amesetados los países desarrollados y creciendo en la toma los emergentes, que pueden volver a tener problemas de crecimiento.

Te puede interesar