El techo propio

Editorial 22 de julio Por
En Rafaela hay 5.000 familias que aspiran a conseguir vivienda.

La necesidad de acceder al techo propio es una aspiración absolutamente legítima, que desde siempre ha sido muy complicada de alcanzar, pues salvo algunos muy breves ciclos históricos, poco más poco menos, la situación socioeconómica ha sido difícil, exigiendo a los aspirantes de esa meta, una gran cuota de esfuerzo, imaginación y trabajo.
Desde el área pública se trata de aportar en la medida de lo posible, habiendo sido la vivienda uno de los objetivos centrales por resolver, aún cuando las necesidades son tantas que resulta un objetivo lleno de dificultades, y por sobre todo, de lento desarrollo. Tan alta es la necesidad y demanda, fijada en 5.000 familias rafaelinas que están detrás del techo propio, que todo lo que se haga parece perder dimensión, aunque esa sea la manera de continuar avanzando, tal como la reciente decisión del municipio local, que a través del Instituto Municipal de la Vivienda -ese organismo tan eficiente creado en una de las gestiones de Rodolfo Muriel- puso a la venta 83 lotes ubicados en los barrios Mora y Monseñor Zazpe, sobre el sector noreste del radio urbano.
El IMV viene teniendo una actividad sostenida desde 2006 en esto de la intervención en el mercado de lotes urbanizados, pues desde entonces y hasta el presente ha adquirido 93 hectáreas que permitieron urbanizar 1.078 lotes de los 2.178 que surgen de ese predio, quedando por lo tanto la posibilidad de ir agregando otros 1.100 lotes a disponibilidad de los interesados que conforman ese nutrido grupo de 5 mil familias, a las que para estar en condiciones de accesibilidad deben tener un mínimo de 10 años de residencia continuada en la ciudad, constituir un grupo familiar, no ser titular de inmuebles como lotes o viviendas, ni tampoco ser beneficiario de una casa o lote proveniente de planes sociales.
Un dato realmente elocuente respecto a la enorme necesidad de viviendas que hay en Rafaela, lo da el hecho que sólo en el primer día de la apertura de inscripciones para adquirir uno de esos 83 lotes, se ya se anotaron cerca de 300 grupos familiares, y continúan haciéndolo tal vez para finalmente alcanzar un número realmente sorprendente. Es que, tal como lo sostuvo el intendente Luis Castellano durante la presentación de este ofrecimiento de lotes, "conocemos cuán duro es para cada familia pagar un alquiler, lo imposible que se hace para una familia trabajadora salir a comprar un terreno", razón por la cual se lleva adelante esta política de intervención en el mercado de lotes, ofreciendo una posibilidad razonable, ya que los grupos familiares aspirantes a estas compras, deben sólo tener asegurado un ingreso mínimo de 13.300 pesos, quedando reservado para una franja que encuentra el tope con ingresos de 35.440 pesos, ya que quienes se encuentran en esta última condición seguramente pueden acceder a otras posibilidades. 
Los valores de los predios van desde 150.000 a 215.000 pesos, sin entrega anticipada alguna, sino simplemente comenzar a abonar las cuotas una vez concretada la adjudicación, con un plazo que es de 72 meses, teniendo las entregas mensuales un valor que oscila entre 2.100 y 2.980 pesos, variando según la dimensión del lote, redeterminándose el valor de las cuotas por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción, cada período de 4 meses.
Las facilidades que se otorgan son muy amplias, pues hasta existe la posibilidad para aquellos que no lleguen al mínimo de ingresos requeridos el poder incorporar a otras personas ajenas al grupo familiar, garantizándose las cuotas mediante codeudores solidarios. Además, para el plano de las viviendas, en aquellos casos de hasta 60 metros cuadrados, se ha logrado un convenio con colegios de profesionales del rubro para confeccionar los planes a menor costo, utilizando modelos previstos por el propio Instituto de la Vivienda, y además, este mismo organismo facilitará microcréditos para cubrir los honorarios profesionales.
Es decir, que todas las condiciones de accesibilidad están reunidas, quedando claro la firme decisión existente para continuar facilitando la posibilidad del techo propio, quedando aún 1.100 lotes para urbanizar.

Te puede interesar