Lo bueno y lo malo del Festival de Teatro

Información General 18 de julio Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO FANTO./ Cuando protagonizó la obra de Santiago Alassia en el FTR10.
FOTO ARCHIVO FANTO./ Cuando protagonizó la obra de Santiago Alassia en el FTR10.

Finalizó la 13ª edición del Festival de Teatro Rafaela 17 con las tres subsedes de Ataliva, Plaza Clucellas y Suardi, destacando los organizadores los hechos positivos y la cantidad de espectadores, aclarándose que en esta oportunidad más de la mitad de las obras fueron gratuitas. 
La programación incluyó nuevamente una diversidad de propuestas, poéticas y de diversos géneros (comedia, drama, musical, circo, clown, para adultos y niños, incluyéndose en esta ocasión una obra para ciegos) con elencos nacionales (el 64% de Buenos Aires y el resto del interior del país) y latinoamericanos (Chile, Uruguay y 2 de México) que se presentaron en salas tradicionales y lugares alternativos como vecinales, plazas y la carpa de circo. ¿Por qué no son tenidas en cuenta la Biblioteca Sarmiento del Centro Empleados de Comercio y el Centro Cultural Ben Hur, con tradición teatral?
A decir verdad, algunas puestas de escena no estuvieron a la altura de las circunstancias del prestigio del festival. También habría que incorporar más obras locales (6%). ¿No será el momento de formar una comisión técnica, con la participación de teatristas y directores locales?
En el discurso de apertura del martes pasado, el intendente Luis Castellano destacó "la crisis de identidad, el crecimiento de los muros entre nosotros, la constante provocación a dividirnos...".
Justamente, una manera de romper con esos muros es llevar a cabo la "cultura del encuentro" que propicia el papa Francisco, convocando a los directores y responsables de los grupos locales, con el objetivo de cicatrizar viejas heridas del pasado...

CAMPAÑA ELECTORAL
La campaña electoral que se inició hace unos días también se coló en el festival de teatro. En varias obras, especialmente en los barrios y gratuitas, estuvieron presentes los candidatos Jorge Muriel, Brenda Vimo y Hernán Camusso, acompañados de Castellano.
Al mismo tiempo, en el acto inaugural Marcelo Allasino (director ejecutivo del Instituto Nacional del Teatro) volvió a pedir a los concejales que "propongan una ordenanza para que respalde la continuidad de este festival, que este Gobierno ha sabido crear y darle continuidad".
En tono de campaña, el edil Lisandro Mársico junto a los candidatos Alejandro Zeballos y Juan Garmendia (PDP) presentaron un proyecto el viernes pasado en el Concejo Municipal, instando al DEM a llevar a cabo anualmente el festival de teatro, para así garantizar la continuidad del FTR.
¿Por qué en ambos casos buscan sacar rédito político partidario sobre un evento cultural que ya se ha instalado definitivamente en nuestra ciudad? ¿Es necesario que el cuerpo legislativo apruebe un proyecto para garantizar el FTR?
En caso de avanzarse con este proyecto, habría que incluir algunos puntos a tener en cuenta: que se haga todos los años el concurso de proyectos para coproducciones locales, determinar un porcentaje de obras locales, formar una comisión ampliada con criterios comunes de selección de las obras teatrales para así romper con la actual conducción hegemónica, detalle de ingresos y egresos, entre otros.
El actor y director teatral José "Pepe" Fanto, fallecido recientemente, fue mencionado en la ceremonia de apertura durante los discursos de Allasino, la ministra de Innovación y Cultura María de los Angeles "Chiqui" González y Castellano, proponiendo este último que la Escuela Municipal de Artes Escénicas lleve el nombre de Fanto. Fue un actor que trascendió las fronteras locales, siendo muy respetado por sus pares a nivel nacional. ¿No debería llamarse también el próximo FTR18 Pepe Fanto? Tampoco hubo una distinción con la entrega de una plaqueta a sus familiares, sin olvidar la obra "Fanto" escrita y dirigida por Santiago Alassia, y protagonizada por el mismo Fanto en el FTR10, que debería ser repuesta. 
El Festival de Teatro de Rafaela es una marca registrada en nuestra ciudad y la región, que disfrutan no solamente los adultos sino también las familias, asistiendo masivamente en las funciones barriales, ya que seguramente no concurran casi nunca a las salas tradicionales ubicadas en el centro. Debe convertirse en política de Estado municipal, más allá del gobierno de turno coyuntural...

Te puede interesar