Cartelería política: haz lo que digo, no lo que hago

Locales 18/07/2017 Por
Leer mas ...
Ver galería FOTO LA OPINION EN EL PISO./ Así quedó la luminaria del cantero de Bv. Roca y Cervantes.  VUELA./ Parte del cartel instalado de forma horizontal queda sobre la calle.  DADO VUELTA./ El viento del fin de semana lo puso "mirando" hacia otro lado.
1 / 3 - FOTO LA OPINION EN EL PISO./ Así quedó la luminaria del cantero de Bv. Roca y Cervantes. VUELA./ Parte del cartel instalado de forma horizontal queda sobre la calle. DADO VUELTA./ El viento del fin de semana lo puso "mirando" hacia otro lado.
Por Adrián Gerbaudo (Redacción LA OPINION).- Los fuertes vientos del sur del fin de semana dejaron a la vista que los políticos, en este caso, la cartelería propia de la campaña, es una muestra del "haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago". Es que mientras que en 2015, después de muchas idas y vueltas, se terminó aprobando una ordenanza que regula la cartelería en la ciudad, la misma excluye explícitamente a la etapa electoral. Y mientras que a los privados se le exige cálculos para poder efectivizar la instalación de cartelería, los proselitistas están enganchados con un simple alambre, demostrando claramente lo endeble de su andamiaje.
El caso más extremo ocurrió en Bv. Roca y Cervantes. Allí, sobre el cantero central, un cartel proselitista, colocado sobre una luminaria, terminó no solo en el piso por los fuertes vientos del sábado a la noche y domingo a la madrugada, sino que tumbó a la columna, dejando los vidrios sobre el piso, mientras que las luces seguían funcionando. Personal de Electrotecnia se hizo presente en la tarde-noche del domingo, para dar de baja la electricidad, pero los testigos presenciaron como los cables quedaron al aire libre.
Pero eso no es todo: en el mismo sector, pero en la esquina noroeste , hay otro cartel. En este caso, su colocación no es vertical, sino horizontal. Buena parte del mismo se encuentra "volando" sobre la calle.
Eso no es todo: haciendo una recorrida, se pudieron observar que una buena parte de los carteles quedaron "dados vuelta": es decir, ya no estaban con su frente observando al transeúnte, sino que lo hacían "en contramano". También se pudieron observar a varios en el piso.
Aquellos que colocaron los carteles desde la noche del jueves (algunos largaron ya a la tarde) lo hicieron con la mejor de la buena voluntad que un militante -y en muchos casos, los mismos candidatos- puede tener. Pero sin conocimiento alguno de cuánto debe resistir un cartel ante vientos fuertes. No es la primera vez que la ciudad tiene problemas con tormentas de este tipo: las cuatro que hemos sufrido en los verandos de 2016 y 2017 deberían habernos bastado como experiencia. Pero no. Ahora, hay algo que es cierto: no hay exigencia alguna a través de normativa para esta clase de cartelería.
El 8 de octubre de 2015, los concejales aprobaron la ordenanza Nº 4765. Allí se regulan "las condiciones de la actividad publicitaria exterior, con el fin de proteger, promover y mejorar los valores del paisaje urbano y de la imagen de la Ciudad de Rafaela", de acuerdo a su artículo 1). En el tercer punto se deja en claro que "quedan exceptuados de la presente reglamentación los carteles políticos partidarios de campañas políticas, normados por reglamentaciones y disposiciones especificas". Pero no la hay a nivel local: simplemente, la legislación es la que rige a nivel nacional o provincial.
En el artículo 7º, se afirma que para las categorías "anunciantes" e "industrial publicitario" o la instalación de terceros, "serán solidariamente responsables ante cualquier daño proveniente de deficiencias de instalación. Junto con el/los profesionales firmante/s del cálculo estructural, son responsables de la construcción y montaje de las estructuras publicitarias. El mantenimiento en perfecto estado de seguridad, limpieza y pintura será responsabilidad del propietario del cartel". La pregunta que surge es clara: ¿qué hubiera pasado si alguno dañaba a una vivienda, un auto, o, lo que es peor, a una persona? ¿Quien se hubiera hecho responsable?
El artículo 8º inc. e) prohibe la colocación a privados de cartelería que tienda a "obstruir, obstaculizar o de cualquier forma perjudicar al tránsito de vehículos o peatones". Los carteles proselitistas de intersecciones importantes de la ciudad como las de "la cruz"... ¿permiten claramente el tránsito?
Las preguntas son muchas. La pregunta que persiste es si dentro de dos años seguiremos viendo el mismo panorama.

Te puede interesar