Los sueños en el bosque...

SUPLEMENTO ESPECIAL 16/07/2017 Por
DESPIERTO
La sala de La Máscara se convirtió en un extraño bosque anoche con la presentación de "Despierto" de Ignacio Mestre, dramaturgo y director sanjuanino.
Un hombre, Jota, y un oso, Esteban, conviven en un bosque y comparten la soledad de un hombre y un animal, así descubren que con sus presencias no les alcanza para ser, a pesar de compartir el lenguaje.
Esteban habla y repite, y cuestiona e indaga al hombre, y este al animal, hay ausencias que se anhelan en el sueño y la vigilia.
Hay dos clases de sueños, le explica Jota a Esteban, el del bostezo, de cerrar los ojos, de las ganas de dormir y el de las historias que aparecen mientras uno duerme y van a donde ellas quieran.
El sueño y la vigilia inerte son la temática que se desarrolla en esta pequeña y bella historia.
Y allí conviven con sus soledades estas dos especies, repitiendo y repitiendo modelos de convivencias que los vuelven huecos y predecibles.
Todo se transforma con la llegada de una joven, que comienza a desmantelar lo preestablecido y a cuestionar la existencia de las normas de convivencia.
¿Es ella real o es un deseo de él?, ella llega para salvar a Jota de la carencia afectiva de la falta de contacto con lo humano del abrazo piel con piel, repite Esteban, para redimirlo con su especie, anunciando la noche eterna.
Ella llega para desbaratar la soledad o el vacío que Jota dice sentir. Pero también para agregar una clase de sueños, los que tienen que ver con los deseos y las expectativas de crecer y superarse, los más importantes.
Se suceden diálogos maravillosamente existencialistas entre los tres personajes, lo animal de Esteban no lo es tanto ni lo humano en los jóvenes.
Ambas especies sufren, sienten temor, angustia y soledad.
Por momentos los diálogos se vuelven tragicómicos y precisos, cargados de ambigüedad y poesía.
Sin dudas que la puesta brilla por los textos sencillos y exquisitos, y por las actuaciones sugerentes y mínimas, sin artificios vulgares.
El teatro no necesariamente se construye con grandilocuencias, a veces con una mínima historia bien contada es suficiente para invitarnos a soñar aún en la vigilia de una sala.

FICHA ARTISTICA
Y TECNICA

Con Juan Barberini, Iair Said y Violeta Urtizberea. Asistencia de escenografía: Leo San Juan. Foto: Ignacio Coló. Diseño Gráfico: Santi Pozzi. Música: Juan Ingaramo. Realización oso: Jorge Rañi. Iluminación: Brenda Bianco y Verónica Lanza. Vestuario: Mariel Fernández. Escenografía: Laura Copertino. Asistencia de dirección: Mariana Sanguinetti. Producción: María La Greca. Dramaturgia y dirección: Ignacio Sánchez Mestre.

Te puede interesar