Barros no pudo lograr el título en Londres

Deportes 16 de julio Por
BOXEO
Jonathan Barros falló en su intento de volver a ser campeón del mundo. El púgil de Guaymallén perdió sin atenuantes ante el galés Lee Selby, en un combate celebrado en el Wembley Arena de Londres y en el que estuvo en juego el título pluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). La pelea comenzó desfavorable para el argentino, quien sufrió el mayor alcance del campeón defensor, en su apuesta por meter una mano de contragolpe. En el tercero un cross al mentón movió a Barros, quien también sufrió en el cuarto, pero que pudo cortar la ceja derecha del británico cuando promediaba el quinto asalto. Esa vuelta y las dos siguientes fueron favorables para el retador, pero sin golpes claros. Y la falta de puntería del argentino abrió la puerta para la recuperación de Selby, siempre más elegante en su boxeo. Así se le fueron los rounds siguientes y una chance que esperó durante mucho tiempo. Los últimos tres minutos fueron un suplicio, el ganador le entró por todos lados y lo hizo besar la lona, aunque Barros se levantó y llegó a las tarjetas: 119-109, 117-110 y 117-110. Con este resultado Barros, de 32 años, quedó con un registro de 41 triunfos -22 por la vía rápida-, cinco caídas y un empate.(41-5-1/ 22 KO). El campeón del mundo, que sumó su tercera defensa exitosa, tiene un registro de 23 triunfos (8 KO) y una derrota.

FIN DEL SHOW
La gira de prensa de la pelea entre Floyd Mayweather y Conor McGregor tuvo su último capítulo en el Reino Unido. La guerra de palabras llegó a Londres, donde se subieron a un cuadrilátero en Wembley para poner fin a cuatro días seguidos de eventos donde la tensión fue en aumento. Los insultos fueron más fuertes que nunca y sus burlas estuvieron al borde de los golpes. Ante más de 10.000 aficionados, McGregor y Mayweather intercambiaron todo tipo de ironías, gestos, gritos, reclamos y amenazas. El primero en subir al ring fue el luchador irlandés, estrella de las artes marciales mixtas y campeón de la UFC. "Hace cuatro años luché en Londres frente a unas 500 personas, ahora estoy aquí para cuadruplicar mi valor neto con media pelea", dijo el peleador de MMA. "Voy a golpearte el 26 de agosto. Has cometido un gran error, por el dinero, voy a destruir tu legado", amenazó McGregor, que se rió en la cara de su rival tras decir que dominaba la nueva disciplina: "Es la primera vez que subo a un cuadrilátero y en seis semanas dominaré el boxeo." Luego fue turno de Mayweather, el segundo en subir al ring, quien miraba su teléfono móvil mientras su oponente daba su discurso. Al tomar el micrófono, el boxeador de 40 años se tomó su tiempo para comenzar a hablar. De hecho, primero rompió unos carteles que decían "McGregor". "Tres países, cuatro ciudades (Los Angeles, Houston, Nueva York y Londres), cuatro días. Fue agotador. Pero es la mejor de todas", reconoció el púgil con un récord profesional invicto de 49-0. La próxima parada será el 26 de agosto en Las Vegas. Ya no habrá micrófonos, ni promotores acompañantes. Sólo Floyd Mayweather y Conor McGregor, dispuestos a brindar un combate a la altura de sus palabras.

Te puede interesar