Desde la CGT Rafaela repudiaron la represión

Nacionales 14/07/2017 Por
Leer mas ...
"La violenta represión a trabajadores de PepsiCo que permanecían en la empresa preservando sus puestos de trabajo, afianzan la postura de esta CGT en relación a los abusos a los que están expuestos los trabajadores con las políticas que se llevan adelante desde el gobierno nacional y en este caso particular desde la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires que avala la utilización de la fuerza y vulneración de derechos en desmedro del diálogo y el bienestar común", sostuvo la central obrera de esta ciudad que preside el metalúrgico Roberto Oesquer.
Para la CGT Rafaela, "la multinacional despidió en los últimos días a 600 empleados, muchos de ellos mujeres que son sustento de hogares o contribuyen enormemente a la economía familiar y si bien es real que recibieron la indemnización, en los tiempos que corren la pérdida del empleo no puede ser retribuida con un monto de dinero que servirá para unos meses pero que deja completamente inseguras a las familias en relación a la subsistencia cuando ese dinero se acabe". Por eso lamentó que "una vez más el hilo se corta por lo más fino y desde el estado se protegen los intereses de los que más tienen".
Asimismo, la central obrera rafaelina consideró que "la gravedad de la situación radica en las formas utilizadas para lograr el desalojo de la fábrica, en donde la mayoría de los trabajadores, como ya dijimos son mujeres que sufrieron el castigo de las fuerzas de seguridad, aun habiendo pedido a la Gobernadora (María Julia) Vidal evitar el uso de la fuerza y potenciar el diálogo para lograr acuerdos". Agregó que "este nuevo capítulo de represión se suma a otros tantos entre los que contamos por ejemplo la represión sufrida por los docentes que intentaban defender sus derechos y mejorar sus salarios".
Por último, la CGT Rafaela expresó que "la peor violencia es la institucional que hace un estado ausente que no defiende los derechos adquiridos y que brinda las herramientas a una empresa que ya no factura lo deseado para operar a destajo contra los trabajadores". "Los argentinos creíamos haber superado este tipo de situaciones que tanto dolor nos generaron en otras épocas pero evidentemente hay un sector que continúa abonando a este tipo de estrategias represivas para preservar sus riquezas", concluyó.

Te puede interesar