Para niños de todas las edades

Revista Especial 13/07/2017 Por
Durante 55 minutos, dos actores muy dúctiles supieron acaparar el interés y la participación de un público, apostando a "Volver a jugar" a niños de todas las edades y a aquellos adultos que guardan su corazón de niño.
LES IVANS./ Dinámicos, multifacéticos, incansables y talentosos.
LES IVANS./ Dinámicos, multifacéticos, incansables y talentosos.

Tal como se dijo, la edición del Festival de Teatro de Rafaela, en forma constante ofrece un abanico de espectáculos que convocan a espectadores de todas las edades.
Ayer por la tarde en la Carpa de Circo - absolutamente colmada por un público mayoritariamente infantil-  Iván Sirczuk e Iván Zlachevsky de la compañía Les Ivans desplegaron sus habilidades ante una platea muy bien dispuesta y con total comunicación con los actores, llevando a escena la pieza "Volver a jugar", captando el interés y la participación de toda la carpa.
La propuesta, utilizando la  dinámica del circo, reunió en escena a los dos Iván, jóvenes dinámicos, talentosos, versátiles, que durante cincuenta y cinco minutos se movieron con especial soltura, en un escenario de no muy grandes dimensiones, sin que decaiga el interés por un solo instante.
Haciendo gala de un especial histrionismo, excelente estado físico, y la versatilidad para expresarse en distintas actividades, ya que echaron mano a los malabares, el equilibrio, la música, la danza y lograron un show perfectamente aceitado y que mantiene la atención permanentemente.
El hilo conductor que da pie a la trama  y que sirve de excusa para los diversos números surge del encuentro de dos amigos -ambos llamados Iván-  quienes tras un prolongado tiempo no tuvieron contacto, comienzan a recordar y en ese recuerdo aparece un tesoro escondido en un sitio que no recuerdan, comienza la búsqueda y se dan diversas situaciones que se resuelven a través de la actividad circense.
Entre las acciones representadas se debe señalar un saludo secreto, objetos que vuelan por el aire, música -interpretada por los mismos actores con dos instrumentos, acordeón y guitarra-  demostraciones con malabares, la utilización de una mínima bicicleta, cosas que vuelan por el aire, un globo gigante que se fagocita a uno de los actores, el hallazgo de una llave gigante que sirve para  abrir la caja donde fue escondido el tesoro, en la que hay una carta, y un sorprendente show de burbujas.
Todas estas acciones son un llamado a volver a jugar, y se utilizan elementos alejadísimos de los juegos aliados a la tecnología, ya que el trompo, el balero, globos, burbujeros son los elementos de esparcimiento, en definitiva una magnífica propuesta para los niños y también para los que no lo son pero conservan su corazón de niños.

Te puede interesar