Se metió a la gente en el bolsillo

SUPLEMENTO ESPECIAL 13/07/2017 Por
MOLAVIN DE TATO VILLANUEVA
FOTO J. BARRERA MOLAVIN./ El unipersonal se presentó ayer en la Sociedad Española.
FOTO J. BARRERA MOLAVIN./ El unipersonal se presentó ayer en la Sociedad Española.

Por cuestiones climáticas, la función de la obra "Molavin de Tato Villanueva" en el Parque de los Eucaliptos fue trasladada en la tarde de ayer a la sala de la Sociedad Española, ante un numeroso público familiar.
Se trata de un unipersonal multifacético en el género del clown que enseguida rompe el "área de veda" porque se pone a caminar entre el público con un objeto que va pasando sobre la cabeza del público, siendo acompañado por la música instrumental. "Se trata de idioteces y absurdos", aclara a la platea.
En casi los 45 minutos de la puesta, Villanueva interactúa con la gente, ya sea con grandes o chicos. Sigue con el truco de la pluma, que se dispara desde un caño, primero él mismo y luego con uno de los presentes hacia el protagonista.
La parte si se quiere central de la historia es el juego con un aro "ula ula" en el que durante varios minutos lo tiene a la altura de la pelvis, desde donde salía el "poder" hacia los asistentes, quienes se fueron enganchando en esta propuesta, que imaginariamente viajó por la ciudad, fue hasta la ciudad de Santa Fe y luego volvió hacia el escenario, entre ellos jugaron una joven y su pareja que admitió que viven juntos hace 20 años y tuvieron que darse un beso. 
En el medio de las improvisaciones y risas, el actor fue mechando otras frases que pueden ayudar a pensar como "que la vida vale la pena", cuando emergió una paloma de género "representa a la paz y la libertad", pero después fue pisoteada, fue resignificada con la frase que hace referencia a que "el ser humano pisotea a la paz y la libertad"... 
Después se puso a jugar con un plato de plástico pintado que fue arrojando varias veces a los presentes, yendo y viniendo... invitando a un niño llamado Octavio para que subiera al escenario, con quien jugó, corrió. El recibió de regalo un globo transformado en espada. 
Después tomó un líquido al que denominó "malovín salopel" para que le diera fuerza desde el más allá... Alá, Pachamama, Munra, entre otros. Como no le hacía efecto el líquido bebido, se empezó a quejar de una "gran estafa" hasta que le hizo el efecto esperado y se puso a cantar, apareciendo el tenor en italiano. Pero empezó a recibir dardos con supuesto veneno que lo iban afectando físicamente, cayendo al piso.
La historia termina que el supuesto traidor admite que debe decir la verdad, que bebió agua con colorante, expresando que "no hay ningún producto en realidad" y "hagan lo que les gusta".
Se despidió con "adiós mundo cruel", ante el aplauso de los grandes y especialmente de los chicos, metiéndose a la gente en el bolsillo...

OTRA FUNCION
Este jueves 13 a las 16:00 horas vuelve a presentarse en el Anfiteatro Alfredo Williner. En caso de lluvia la función se traslada a la Vecinal del Barrio Ilolay (A. Williner 546).

Te puede interesar