Rafaela es teatro

Editorial 11 de julio Por
Desde este martes hasta el domingo nuestra ciudad se convertirá por décimo tercer año consecutivo, en capital del teatro.
Otra vez nuestra ciudad se convierte en el epicentro de un festival, en este caso de teatro, que con sólo una docena de ediciones anteriores, se ha transformado en un evento tradicional, atractivo, interesante desde donde se lo observe, y aún mucho más que eso, generador de una expectativa que excede largamente el marco localista, pues no sólo tiene alcance nacional, sino que desde hace algunas muestras viene con el sello internacional. Como en esta nueva edición que hoy se pone en marcha, y se extenderá durante seis jornadas, contándose con la presencia de ofrecimientos procedentes de Chile, Uruguay y México, además de expresiones de ciudades argentinas que son centros culturales de significación y en especial del teatro, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, San Juan y Mendoza.
Tal vez, para sostener tales conceptos, que hacen a este Festival de Teatro Rafaela 2017, con su identificación "Feliztival", merezcan reproducirse algunos conceptos publicados por el diario La Nación el año pasado, dando la recepción a la edición anterior, cuando decía "desde hoy y hasta el domingo abre las puertas Rafaela, en el centro oeste santafesino, la tercera ciudad en importancia de la provincia después de Rosario y su capital, Santa Fe, para inaugurar un festival que llegó a la docena. Desde 2005 se realiza este encuentro cultural y social, a casi 600 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, que la posicionó como "Capital provincial de teatro", en 2010".
Justamente, esa mención en cuanto a ser Rafaela "capital provincial del teatro", una distinción que le cabe desde hace siete años aunque viene fundamentándose desde el mismo comienzo de esta fiesta en 2005, concentra prácticamente todo lo que pueda argumentarse sobre un evento que, desde hace tiempo, es de todos. Es que la oportunidad de ver y disfrutar del teatro no es una posibilidad que pueda darse con tanta facilidad como en este caso, con una sucesión de obras para todas las opciones y preferencias.
La diversificación de escenarios da cuenta también de la permanente ampliación que tienen estas jornadas teatrales del mes de julio de cada año, con la centralización en nuestra ciudad y desarrollo en las subsedes en Suardi, Clucellas y Ataliva. Se utilizarán aquí las salas tradicionales como el cine teatro municipal Belgrano, el teatro Lasserre y el centro cultural municipal Sociedad Italiana, además de otros espacios adecuados para la ocasión como la Sociedad Española, el complejo cultural Viejo Mercado, la escuela J. D. Perón del barrio 17 de Octubre, el anfiteatro Alfredo Williner, las sedes vecinales de los barrios Nuestra Señora de Luján, Mora, 30 de Octubre, Pizzurno, el playón deportivo de barrio Jardín, el Parque Villa Podio, además de la carpa de circo, y otros espacios en los cuales se irán desarrollando actividades simultáneas a la programación del festival. 
Puede advertirse entonces, el gran despliegue que tendrán estos seis días de fiesta, en que Rafaela y los rafaelinos, acompañados por toda la gente que estos días se acerca a la ciudad con motivo de este evento, dispondrán de una nueva ocasión -la décimo tercera consecutiva- de disfrutar el teatro a pleno.
Se trata sin dudas de un esfuerzo recompensado, ya que por varios días Rafaela y el teatro resonarán fuerte en gran parte del país, significando un amplísimo respaldo que desde aquí se otorga a una actividad que tuvo momentos de retroceso muy marcado, así habiéndolo definido días atrás en un programa de TV el actor Miguel Angel Solá, puntualizando que 50 años atrás en la Argentina llegaron a funcionar 3.500 teatros, permaneciendo hoy sólo 350, quedando claramente expuesto el deterioro de una actividad cultural que no sólo marca sino acompaña el desarrollo cultural de los pueblos. Aquí, desde Rafaela, se hace honor a ese concepto. 
Bien lo puntualizó el intendente Luis Castellano en el editorial de la revista que acompaña al festival, diciendo "estamos construyendo los cimientos hacia los 150 años de nuestra ciudad, que celebraremos en 2031, a la vuelta de unos pocos calendarios. Este Festival es uno de esos pilares, porque el puente hacia una Rafaela con más oportunidades, con mejor calidad de vida para todos, se sustenta también en la cultura, en la recreación, en la formación artística".

Te puede interesar