La boca del pez

Notas de Opinión 02 de julio Por
VALLEJOS. Lo dicho,dicho está. FOTO ARCHIVO
06-vallejos
"El gobierno anterior era transparente, la corrupción es algo que inventan los medios", declaración que corresponde a la economista Fernanda Vallejos, elegida por el dedo de Cristina Kirchner para encabezar la lista de candidatos a diputado nacional en la provincia de Buenos Aires. Un debut de campaña que incluyó también una cerrada defensa de Amado Boudou, calificándolo como un "perseguido político" -la cantilena kirchnerista- y llegando a compararlo con parecida situación que vivieron Hipólito Yrigoyen y Juan y Eva Perón. 
El relato K en su más pura esencia, donde el mayor mérito que puede lograrse para congraciarse con la jefa, es esta clase de adulaciones aunque sean insostenibles cuando de confrontar la realidad se trata. Aunque bueno, dentro de ese universo, es probable que haya quienes de verdad crean en esa fábula mezcla de ingenuidad y transparencia -¿acaso Cristina no incluyó en sus postulados de campaña luchar contra la corrupción?-, aunque queda hecha pedazos ni bien se llevan a la superficie algunas cuestiones como la espectacular fortuna de la familia Kirchner, los bolsos de López, los casi 5 millones de dólares contantes y sonantes en la caja bancaria de Florencia, los cientos de propiedades -todavía hoy las siguen contando- de Lázaro Báez, la evasión de 8.000 millones de Cristóbal López, todos los chanchullos de Boudou, los hoteles que crecieron como hongos en la Patagonia, las fortunas de jeques árabes que tienen los que fueron chofer, jardinero y seguramente alcahuetes de Néstor Kirchner. Eso por mencionar sólo algunos, ya que la lista se engrosaría notablemente sin exprimir demasiado la memoria. 
Si buscamos una explicación, Vallejos la dio por adelantado: es un invento de los medios. Calificarlo de insólito, burdo, o simplemente como un desparpajo, es ser demasiado generoso. Aunque tal vez no tanto, pues esta economista fue parte activa de la madeja de la corrupción, llegando a ocupar tres cargos de manera simultánea durante el ciclo K. 
El macrismo, aunque no le va muy bien que digamos en otras cosas -gobernar, por ejemplo-, cada vez que aparece alguien como esta economista con tan contundentes disparates, seguro que no para de festejar, pues su campaña tiene en esta gente sus mejores promotores. Quizás pensando para qué necesitan los consejos de Durán Barba, la cuestión es que no paren de hablar algunos de estos personajes.
Queda visto, con esta primera escaramuza, que CFK puede ser una excelentísima oradora, tal vez una flor de abuela, una mujer de gustos refinados como pocas -aunque un poco bocasucia-, pero como seleccionadora de candidatos tiene un dedo que falla bastante grande, y sino recordar la mochila que fue Zaninni para Scioli -de paso, ¿se lo imaginan de presidente?-, o la fórmula Aníbal Fernández-Sabatella en Buenos Aires. O antes Boudou como vicepresidente. Y así y todo estuvieron cerca de ganar.
Esta vez dejó de lado a piantavotos como Diana Conti, D'Elía, Kunkel, Recalde, Depetri, Larroque, Mariotto, Aníbal F. y varios más, pero los sucesores no tienen mucha cancha que digamos, al menos a Vallejos le costará decir que no dijo lo que dijo. O de última, que la sacaron de contexto. No hay muchas vueltas que darle, el pez siempre muere por la boca.
Para no ser menos, el gobierno sigue tropezando. Las pensiones por invalidez antes, el préstamo a 100 años después, y ahora los despidos de 170 empleados jerárquicos del PAMI, cuyo promedio de sueldo era de 70.000 pesos. Presentada así la noticia es excelente, pues al fin se decidieron a achicar la burocracia del Estado, que nos asfixia a todos, pero escarbando un poco el olor es algo nauseabundo, ya que estos 170 gerentes y jerárquicos fueron incorporados en 2016 por el mismo macrismo, cuando estaba a cargo Regazzoni, quien fue "renunciado", habiéndose deslizado que todo este personal fue nombrado por pedido de la Jefatura de Gabinete, siendo como pago de favores políticos a radicales y gobernadores, que reclamaron lugares para punteros, familiares, amigos y vaya a saber quiénes más. Como hubiese dicho el custodio de Hamlet, "algo huele mal en Dinamarca"...
Pero lo grave, realmente grave, fue la muestra que tuvimos el miércoles en la porteña ancha avenida 9 de Julio, que si fue un anticipo de lo que se viene estos meses previos a las elecciones, nos esperan tiempos difíciles. Que hay pobreza y reclamos más que justificados es cierto, pero que esos delincuentes con rostros cubiertos y armados con palos y piedras no tienen que ver con eso, es igualmente cierto. Por otra parte, se difundieron nombres de cuatro ex funcionarios kirchneristas como organizadores de la agitación social, que es lo que se busca realmente para deteriorar al gobierno ante la proximidad de las urnas. Una vergüenza.

Te puede interesar