AIRE LIBRE

Suplemento Aire Libre 26 de junio de 2017 Por
Leer mas ...
Relatos: perdices a rolete

EN NUESTRA PROVINCIA. Está habilitada la temporada de caza menor.

Por Héctor Espilondo

En marcha ya la actual temporada de caza de la perdiz recordamos que la cuota por cazador es de cinco perdices; seguramente debido al mal estado de los campos de la zona por las cuantiosas precipitaciones de meses pasados. Recuerdo -muchos años atrás– una cacería que hicimos con un amigo en una estancia de Arrufó. En aquellos tiempos la temporada de caza comenzaba religiosamente el primero de Mayo, que generalmente era un día de perros, con mucho frío, viento y llovizna. En aquellos tiempos la cuota era de veinticinco perdices por cazador que, sin mucho esfuerzo, se alcanzaban y que además completábamos con algunas liebres. Cuando muy temprano por la mañana lo pasé a buscar a mi amigo me encontré con la novedad de que no podía llevar su perro porque el hijo lo iba a utilizar. Bueno –le dije– vamos con el mío nomás, tiramos un tiro cada uno y listo.
Tenía en aquellos tiempos una perrita pointer blanca con manchas negras que me había regalado el doctor Pepe Gutiérrez y que era un verdadero “rastrillo” en el campo. Cuando llegamos a la estancia el encargado nos dijo: “Acá ha llovido mucho todos estos días por eso hay algo de agua en los potreros. Ayer anduve recorriendo a caballo y he visto bastantes bichos en aquel grande que está detrás del ombú que se ve allá... en la loma. Yo les recomiendo que vayan por allá que van a cazar bien”. Siempre hay que hacerle caso al paisano lugareño por dos motivos: primero porque es el que más sabe y segundo por cortesía. Estacionamos a la sombra del ombú y salimos con una suave brisa de frente para que la perra pudiera ventear mejor. Lo sorprendente fue que el potrero estaba cubierto de agua con un espesor de unos dos centímetros y, sin embargo, allí estaban las perdices en cantidad.
Cumpliendo con lo pactado seguíamos a la perra y ante cada muestra disparábamos por turno uno por vez. Recuerdo que cuando llegamos al alambrado -que estaría a unos ciento cincuenta metros- hicimos un recuento y ya teníamos 24 perdices y dos liebres. Impresionante la cantidad de perdices que había. Seguramente las lluvias habían desprendido buena cantidad de semillitas de las plantas o habrían quedado al descubierto bichitos o gusanos de los que las aves se alimentaban y por eso se habían concentrado en aquel lugar a pesar del agua acumulada. Por supuesto, eran otros tiempos cuando todavía no se conocía la soja y los agroquímicos causantes de la disminución de las especies de caza (aunque para que nadie se enoje debo mencionar también la caza indiscriminada). No es tarde para recuperar lo perdido. Si todos cumplimos unas pocas reglas es posible. Saque su permiso de caza. No vale la pena por unos pocos pesos estar en el campo “alambrando” toda la tarde. Pida permiso al dueño del campo. Respete las zonas de caza, la temporada y los cupos y con eso es suficiente.

Altura del río y el pique

Al día de ayer el río Paraná en el puerto de la ciudad entrerriana de La Paz registró una altura de 5.95 metros, 15 centímetros por arriba del nivel de alerta (Nivel de evacuación 6,15 metros); en Hernandarias 5,53 metros (Alerta 5.50 – Evacuación 6.00 metros), en Paraná 5.01 metros (Alerta 4.70 – Evacuación 5.00 metros) y en el puerto de Santa Fe 5.33 metros (Alerta 5.30 – Evacuación 5.70 metros). En la Paz el río se encontraba “estacionario” y de ahí para abajo viene creciendo. El Paraná medio tiene tendencia bajante pero el Iguazú había empezado a crecer. Esto nos permite predecir que las condiciones del río se mantendrán más o menos iguales.
El río está muy alto y si bien hay partes secas, la mayoría de las islas ya se inundaron. Respecto del pique podemos decir que en el norte santafesino -en la zona de Puerto Piracuá, Villa Ocampo - se están sacando muchos Surubíes de todos los tamaños.
 La mayoría cachorros para devolver pero también salen ejemplares de más de 20 kilos. También se pueden sacar lindos ejemplares de Dorado pero por supuesto hay que devolverlos con vida al agua. En nuestra zona –de San Javier a Santa Fe– el pique es bastante bueno. Sale abundante variada (todos los bagres y bogas de hasta 2 kilos) pero hay que buscarla bastante por la gran cantidad de agua que hay. Algunos pescadores han tenido muy buen pique en las zonas más playas. Por supuesto, para la variada el tripero y las lombrices grandes son lo mejor, pero como el agua está bastante turbia rinde bastante la carnada viva, especialmente las coluditas. Por suerte casi no hay Palometas por lo que cuando clavamos un pique seguro que es una buena presa. En las correderas salen algunos Doradillos o Monitas pero chicos que deben ser devueltos obligatoriamente y también algunos cachorros de 4 o 5 kilos. Recorriendo, probando carnadas la fritanga está asegurada. Pese al río alto es buena época para ir de pesca.

Recetas: perdices en escabeche

En plena temporada de caza menor no podemos obviar una receta para escabechar perdices, un plato típico argentino.
Ingredientes (para cuatro personas): 8 perdices, 2 cebollas grandes; 4 zanahorias; 8 dientes de ajo; 20 granos de pimienta negra o blanca; 4 hojas de laurel; una ramita pequeña de romero; 1 taza de aceite; ½ taza de vinagre de manzana, 1 taza de vino blanco; 1 taza de agua.
Preparación: Lavar bien las perdices y secarlas con papel de cocina. Si se prefiere, trozarlas de forma de guardar solo las pechugas y las patitas. También se pueden cocinar enteras que quedan mucho mejor presentadas. Se fríen en el aceite hasta que estén bien doradas y se las sala a gusto. Se las reserva en un plato y en el mismo aceite se colocan las cebollas cortadas en rodajas gruesas, la zanahoria cortada en trozos y los dientes de ajo. Se las fríe ligeramente y luego se les agrega las perdices, las hojas de laurel, el romero, la pimienta, el agua y el vinagre. A continuación se termina de cocinar por espacios de 7 u 8 minutos hasta que las zanahorias estén tiernas. Se puede llevar a la mesa el escabeche tibio y acompañar con papas fritas o puré de manzanas. Si decide consumirlo frío es mejor reservarlo en la heladera por lo menos 2 o 3 días antes para afianzar los sabores.

Te puede interesar