Todos a la cancha

Notas de Opinión 25 de junio Por
Leer mas ...

El menú de candidatos quedó desplegado este sábado con todas las figuras de primer nivel, a la altura de una elección en la que estarán en juego la segunda etapa del mandato de Mauricio Macri y el liderazgo opositor. En medio de una gran tensión política y con las miradas centradas en la provincia de Buenos Aires, Cristina Kirchner y Sergio Massa jugaron hasta el final con la indefinición, pero ratificaron que le pondrán el cuerpo a la campaña como candidatos a senadores nacionales por ese distrito clave. Cambiemos ya había oficializado para esa elección los nombres de Esteban Bullrich y Graciela Ocaña como cabezas de las listas de candidatos a senadores y diputados nacionales.
La tensión bordeó toda la tarde el comando de Florencio Randazzo, quien ratificó primero ante Cristina y luego frente a su tropa la intención de ser candidato hasta que firmó esa postulación por una lista propia y lacró su suerte. Antes de difundir la foto con su firma, intendentes aliados encabezados por el de Hurlingham, Juan Zabaleta, le pidieron que vuelva a negociar una lista conjunta con Cristina Kirchner, dentro del Frente de Unidad Ciudadana.
Los alcaldes temen que una muy mala elección mine su poder en los distritos. Pero el exministro mantuvo su postura y ahora se expone a un desafío mayúsculo: arrancar cuarto una campaña en la que los analistas creen que habrá una polarización entre el oficialismo y el cristinismo o que -a lo sumo- incorporará como tercer opción competitiva al frente 1 País de Massa y Margarita Stolbizer.
Randazzo debería mostrarse como una revelación en su primera incursión como candidato en las grandes ligas, si quiere revertir esta largada con poca estructura y malos pronósticos. El preámbulo de los comicios también vuelve a mostrar a Cristina Kirchner como centro.
El peronismo prácticamente en pleno aceptó despojarse de las etiquetas partidarias para seguirla; Massa la esperaba para definir su candidatura y Cambiemos también moldeó a sus postulantes para enfrentarla. Como ya se dijo varias veces, la batuta de la campaña del oficialismo bonaerense la llevará María Eugenia Vidal, a quien los directores de imagen del PRO buscan pintar como una leona contra las mafias, pero candidatos "naif" no eran recomendables para el nivel de la paleta que presentará la oposición.
Esteban Bullrich, acostumbrado al espadeo, y Ocaña con su prédica contra la corrupción, son figuras a la carta para enfrentar a rivales que nadie subestima.
La exjefa de Estado demostró en la cancha de Arsenal que está dispuesta a la cruzada de reinvertarse sin dejar de ser la misma, sabiendo que esta elección seguramente romperá el aura de invencibilidad que le dio el 54% presidencial de 2011. Su piso electoral es muy alto, pero con esta nueva estética intentará quebrar el techo -relativamente bajo para lograr un triunfo- que le fijan todos los encuestadores. Para eso armó una lista con varias caras nuevas y otras conocidas. Su compañero para el Senado será Jorge Taiana, a quien había echado de la Cancillería y ahora recupera como una tajada del Movimiento Evita que respalda a Randazzo.
La lista de Diputados la encabezará Fernanda Vallejos, una economista K de solvencia en los medios para hablar pestes del plan M y Roberto Salvarezza quien fue presidente del Conicet. También aparecen Fernando Espinoza, procedente de la "quinta provincia" de La Matanza y Daniel Scioli, relegado al quinto lugar luego de haber sido casi presidente hace menos de dos años.
Massa, por su lado, tratará de blindarse con Stolbizer para dar el debate de la transparencia y sondeará el humor de la calle para mantenerse como tercero en discordia. Felipe Solá aparece como un lugarteniente fiel para la lista de Diputados. El tigrense ya anticipó que hará campaña para que bajen los precios y lanzó hace pocos días un sistema de Alerta Buenos Aires, con el que se mostrará como un hacedor contra la inseguridad.

OPTIMISMO OFICIALISTA
Pero las lecturas pueden ser miopes si se reducen a Buenos Aires. La expresidenta forzó un desprendimiento peronista al rechazar ir a una primaria con Randazzo y ahora quiere reposicionarse para 2019, pero así como el Conurbano la sostiene en el interior perdió predicamento. Por eso en el oficialismo sobraba el optimismo en este cierre.
El escenario era el preferido para el principal distrito electoral del país, es decir que el peronismo vaya dividido y con Cristina como candidata y son prácticamente la única fuerza que cuenta votos en todas las provincias para una lectura nacional. Es al revés de lo que pasaba cuando reinaba el Frente para la Victoria y no es un dato menor teniendo en cuenta que las elecciones de medio término suelen trazar un recorrido para las presidenciales que se desarrollen dos años después.
Desde el retorno de la democracia varias elecciones intermedias configuraron anuncios de lo que vendría después. Las sufrieron el radicalismo en 1987 y 2001 y el PJ en 1997, en tanto que a los que les fue bien, lograron sostenerse un período más. Más allá de la resonancia de los resultados distritales esa lectura debe realizarse en función del fortalecimiento o debilitamiento de los distintos sectores en el Congreso nacional.
Para el oficialismo sería importante tonificarse para enfrentar una etapa en la que intentará instrumentar cambios macroeconómicos estructurales frente a una oposición, cuyo perfil también saldrá de las elecciones: más dura si avanza el cristinismo o más dialoguista si prevalece el PJ tradicional.


Te puede interesar