Destraban la actividad en puertos del Gran Rosario

Nacionales 20/06/2017
Gendarmería y Prefectura impiden que una protesta sindical trabe operaciones.
BUENOS AIRES, 20 (NA). - El Gobierno envió ayer varios centenares de efectivos de la Gendarmería y la Prefectura a los puertos del Gran Rosario para impedir que una protesta sindical trabe operaciones de las exportaciones de granos. La carga de granos y oleaginosas a los buques estaba paralizada desde el jueves en los puertos de General San Martín, San Lorenzo y Timbúes debido a una huelga obrera respaldada por la seccional local de la Confederación General del Trabajo (CGT). 
Los trabajadores piden que se amplíe a otros sectores una compensación económica que las empresas dan a los aceiteros, pero la compañías exportadoras rechazan la solicitud por entender que algunos de los sindicatos no tienen que ver con la actividad.
A los piquetes y la paralización de las actividades de otros sectores laborales se sumó el personal dedicado a amarrar y desamarrar los barcos, por lo que unos 80 buques quedaron varados aguas arriba durante todo el fin de semana.
Los efectivos de la Gendarmería y la Prefectura arribaron a los puertos del norte de Rosario en la madrugada de este lunes, en un operativo coordinado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y su par de Transporte, Guillermo Dietrich. Con la disposición de Bullrich de un operativo de seguridad para impedir piquetes, comenzó a normalizarse lentamente así la actividad este lunes en el norte de Rosario, el mayor polo agroportuario del país.
Fuentes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) dijeron a NA que "la llegada de las fuerzas de seguridad enviadas por la ministra Bullrich permitió retomar las operaciones". Según las fuentes empresarias, desde hace unos años las empresas otorgan al personal contratado una compensación especial y la CGT regional ahora pide que este beneficio sea ampliado a otros sindicatos como remiseros y municipales.
Tanto la CGT como la CIARA carecen de facultades para negociar acuerdos salariales dado que esa es una facultad del sindicato de cada sector, por lo que el Ministerio de Trabajo ya abrió un expediente. Este conflicto estalló justo cuando los agricultores argentinos están cosechando la soja y el maíz 2016/17 y miles de camiones cargados con granos llegan diariamente a los puertos de esta región.
El conflicto afectó también a unos 30 buques que están cargados con petróleo para ser procesado en las plantas de YPF, Axion Energy y Oil, entre otras, lo que ponía en peligro el normal abastecimiento de combustibles en la región central del país. 

Te puede interesar