Imputaron a Vega, quien disparó contra un menor

Policiales 19/06/2017 Por
EL ATAQUE FUE EN BARRIO BARRANQUITAS
FOTO GOOGLE BARRANQUITAS. La esquina de calles Carlos Gardel y Progreso en este barrio es el epicentro del enfrentamiento de dos bandas armadas.

Tanto en la edición de la víspera como en la del sábado, desde estas páginas dábamos cuenta de dos ataques a balazos ocurridos en las calles de nuestra ciudad que dejaron como saldo dos jóvenes heridos de extrema gravedad.
El primero de ellos ocurrido el día viernes a las 14:00, en intersección de calles Progreso y Carlos Gardel de Barranquitas, tuvo como víctima a Nicolás L., de 16 años, quien recibió un escopetazo en el tórax, debiendo ser intervenido quirúrgicamente poco después debido a que varios perdigones alcanzaron su corazón.
El segundo hecho tuvo lugar un día después, a las 18:45 del sábado en intersección de Av. Brasil y calle Güemes. La víctima en este caso fue identificada como Iván Angel A., de 18 años, quien circulaba en moto junto a un compañero, y recibió un disparo de arma de fuego por la espalda, que le alcanzó el tórax y la columna. La víctima en principio se encontraba estable pero las lesiones eran graves.
Si bien inicialmente los investigadores sospechaban la posibilidad de que ambos hechos tuvieran relación por una supuesta “venganza”, finalmente esta hipótesis quedó en la víspera prácticamente descartada.

IMPUTATIVA
Y CAUTELAR

Refiriéndonos al primer hecho de barrio Barranquitas, la misma noche de ocurrido, la Policía detuvo a un joven de 19 años, identificado como Luciano Vega.
Antes de que transcurriera el plazo legal de 48 horas, Luciano Vega participó de una audiencia imputativa en los Tribunales locales a las 19:00 de ayer, donde quedó imputado de “tentativa de homicidio calificado por arma de fuego” y de un hecho anterior de “robo calificado” ocurrido en 2016.
Los cargos fueron presentados por el fiscal del MPA, Guillermo Loyola, en tanto que su abogado defensor fue el Dr. Carlos María Flores de la Defensoría Regional. La jueza de IPP es la Dra. Cristina Fortunato.
Hoy a las 10:30 en la Oficina de Gestión Judicial tendrá lugar la audiencia de medida cautelar (o de prisión preventiva).
Uno de los detalles que sorprenden, es que se conoció que el disparo presuntamente efectuado por Luciano Vega hacia Nicolás L. fue realizado casi desde 200 metros de distancia, motivo por el cual el fiscal se refirió durante la imputativa al uso de “un arma de fuego larga”, que presuntamente sería una carabina con mira o algún tipo de dispositivo que haga posible impactar en un blanco desde tanta distancia.
En cuanto al estado de salud de Nicolás L., se pudo conocer en la víspera que está “con riesgo de vida. Inestable hemodinámicamente y con asistencia respiratoria mecánica”.

HISTORICO
CONFLICTO

En la ocasión se pudo conocer que este nuevo ataque en Progreso y Gardel, se enmarca en el histórico conflicto que mantienen las dos bandas que asolan el barrio y que llevan el nombre de sus calles: La Progreso y La Gardel.
Se pudo chequear además, de fuentes relacionadas con la investigación, que Luciano Vega es hijo de Jorge Rubén Vega, el hombre que fuera asesinado por Jonatan “Yoni” Bagnoud -de La Progreso- dentro de su auto en la plaza del Villa Rosas el 2 de diciembre de 2015, hecho por el cual Bagnoud está purgando una condena de 16 años de prisión efectiva en una cárcel provincial.
Ese día Luciano Vega era el real destinatario de las balas asesinas de Bagnoud, pero debido a un imprevisto, los proyectiles terminaron impactando y matando a su padre.
No obstante, cuatro proyectiles finalmente alcanzaron la humanidad de Luciano Vega, quien salvó su vida, y por ese hecho “Yoni” Bagnoud fue imputado por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa” en concurso real.

Te puede interesar