Los afectos ayer, los afectos hoy

Información General 18 de junio Por
Leer mas ...

Hago memoria y pienso en mi infancia… no existía mayor alegría, que cuando llegaba la hora de ir a ver a los abuelos, de jugar en su patio, de comer sus tostadas con manteca y azúcar y de compartir las largas mesas de los domingos, cuando toda la familia se reunía, tíos, abuelos, primos…eso era la familia!!!
No existía tanta tecnología, pero existían muchas muestras de afectos, que se sentían y se aprendían de tanto vivirlas. Nunca fuimos a visitar a un abuelo o a una abuela a un geriátrico, sino que los cuidaba nuestra madre, como así la cuidamos a ella hasta hace poco tiempo, en que su vida se apagó. El amor es el más grande sentimiento de la humanidad y el más sanador y solo se aprende viviéndolo y demostrándolo. Hay que decir te quiero, abrazar, besar, respetar y así nunca careceremos del bendito amor cuando más lo necesitemos.
¿Hoy qué se ve?...un grupo de personas en torno a una mesa, con un celular, o mirando tele y exigiendo silencio o con la cabeza en cualquier cosa menos en el sublime segundo de compartir un momento en familia. La asidua visita a la casa de los abuelos, esas charlas entretenidas, a dónde están? Todo es meteórico, todo es apuro y es mejor mandarle un Whatsapp al amigo que vive en la esquina que ir una corrida y decírselo personalmente.
Aclaro que no estoy en desacuerdo con la tecnología, ya que la valoro como una gran herramienta de trabajo, investigación y avance pero no como un instrumento de esclavitud. Es increíble ver que hasta se forman parejas por internet y dejémonos de absurdos, que para construir una pareja hace falta diálogo, conocimiento y no esporádicas o permanentes charlas por internet o fotos retocadas que no muestran la realidad que vivimos diariamente.
Los seres humanos perdimos el rumbo correcto, estamos tan acelerados que solo buscamos satisfacciones materiales, aquí y ahora, lo que verdaderamente da esencia al ser humano, que es el espíritu, se dejó de lado y nos transformamos en algo que a mí, no me gusta.
Prestemos atención…la vida es bella, pero para vivirla con los afectos, reconstruyamos esas familias que eran el soporte de un mundo más habitable…hoy en la Argentina la sociedad convive en una selva y el sálvese quien pueda es real…los niños y jóvenes piden a gritos atención, es que no nos damos cuenta que cada vez se pierden más, unos porque se embriagan o drogan para evadirse y otros son víctimas en muchas ocasiones de aquellos que perdieron la motivación para sus vidas… es una cadena… y de qué depende que se rompa y se reinicie una historia diferente… de los adultos que vivimos preocupados, más por tener y tener que por ser, recuperemos la esencia que nos hace “humanos” y tal vez, solo tal vez y por misericordia de Dios volvamos a empezar lentamente pero ya sin detenernos.
No me importa, a lo mejor, para muchos lectores, soy una persona adulta que no entiende nada…prefiero no entender nada, pero haber descubierto, que el amor y el servicio a los hermanos nos facilitan un camino, que nos permitirá llegar enteros como seres humanos al final de esta breve etapa, que es la vida terrenal, la verdadera, esa que nos espera por gracia de Dios, solo se gana con amor, mucho amor… los afectos de ayer despiertan nostalgia, los de hoy dejan muchos interrogantes… Ojalá despertemos a tiempo…

Te puede interesar