Un país complicado

Notas de Opinión 18/06/2017 Por
Leer mas ...

Definitivamente, la Argentina es un país complicado. Tal vez los haya peores, pero hay que vivirlos para tener la dimensión exacta, y este es el que nos ha tocado. Quizás la incertidumbre nos invada cuando nos preguntamos qué hacemos en lo personal para mejorarlo, pues el contenido de la respuesta puede llegar a dejarnos respuestas bastante vacías. Ni siquiera hace falta retroceder demasiado, unos pocos días bastan y sobran para visualizar una realidad complicada, difícil, donde siempre son muchísimos más los obstáculos que las vías de escape.
La inseguridad es la madre de todas las preocupaciones. Es que aquí está la vida en juego y eso no tiene retorno. La economía puede recomponerse, aunque la paciencia se encuentre al límite, pero en cambio cuando esta vorágine de violencia se lleva una vida no hay más nada que decir, ni hacer, sólo el reclamo. Quedan también familias marcadas para siempre por las profundas heridas del dolor. Cuando no son delincuentes a los que se les da todo y responden con un disparo mortal, son asesinos del volante que desatan su furia a velocidades espantosas. O la droga, que ha penetrado tanto en nuestra sociedad que se está perdiendo la noción de cómo enfrentarla.
Inseguridad desde los cuatro costados, la gente tiene temor de salir a la calle, de dejar su casa sola. No es cuestión de agorerías, pero aquí mismo en Rafaela nos acercamos cada vez más al drama de la muerte. El episodio de días pasados en Villa Podio, con un balazo que rozó la cabeza del apuntado, así lo presume, más allá de los entretelones, que seguramente los habrá.
Que las soluciones tampoco se pueden hacer a los hachazos quedó visto con estas suspensiones de las pensiones por invalidez. Otra rápida marcha atrás del gobierno, demostrando impericia una vez más, anulando la medida y anticipando que será revisado caso por caso. Es cierto que esas pensiones florecieron como hongos después de la lluvia en la etapa final de la era Cristina, y que seguramente la mayoría no sean legítimas. Existen casos insólitos. Pasaron de ser 130.000 a más de un millón, siendo las provincias de Santiago del Estero, Chaco y Formosa las de mayor cantidad de adjudicados. Justo donde el clientelismo es más profundo. La ministra Stanley salió a decir que en el último año de Cristina se dieron de baja 168.000 de esas pensiones, buscando minimizar las 70.000 eliminadas ahora. Pero seguir mirando atrás no alcanza, hubo errores demasiado groseros.
Revisar, ordenar, ajustar las cuentas donde haya excesos es imprescindible, el gasto está desmadrado, pero haciéndolo con justicia. Y que alcance a todos. Si le quitan 20 pesos a cada jubilado y eliminan pensiones por invalidez sin discriminar las reales, es mucho más sonoro e incomprensible el aumento de dietas de los legisladores y de la justicia -sectores que resuelven el monto de sus haberes- aún siendo sus ingresos tan abultados.
La industria del juicio es otra cuestión que el presidente Macri puso sobre el tapete. Una realidad que espanta al momento de conchabar un nuevo empleado, y si sumamos la avalancha de permisos médicos, casi todos por estrés laboral, más que complicado nos ubica en un escenario de espanto. Tener que pagar salarios sin prestación laboral, a cambio de nada, sólo la sumatoria de nuevos problemas, es un callejón sin salida. Y en esto nada de buscar citas exógenas, lo sufre la empresa editora de este Diario. Pocos dejan su empleo sin iniciar un juicio, aunque lo haya motivado encontrar otro trabajo mejor, incomprensible pero real, prevalece el "siempre se puede sacar algo" que prometen algunos abogados. Los permisos médicos se apilan unos sobre otros en ciertos casos incomprobables como el estrés laboral, que extienden ausencias durante meses, con costos altísimos.
Coincidente con esta carrera electoral en marcha, iniciada con las presentaciones de candidatos, existe una agitación social y política enorme, que todo indica buscará extenderse en esta previa a los comicios. El presente es complicado, el consumo volvió a caer 5,4% y el desempleo subió a 9,2%, índices irrefutables. Pero de ahí a echar leña el fuego como se lo viene haciendo, es una acción peligrosa al extremo. En la Docta se intentó una reedición del "cordobazo", finalmente sofocado aunque luego de una semana muy tensa. Buenos Aires vive un caos permanente.
La justicia en tanto sigue renga, lentificando todo lo posible las causas contra Cristina Kirchner, más aún con su candidatura. Y si llega al Senado, entonces es muy posible que todo lo cubra un manto de olvido. Muchos preguntan ¿cómo puede ser candidata? Si vamos a lo legal, de la misma forma que lo fue Macri estando procesado por las escuchas. Lo que impide es la condena no el proceso, por eso las causas van lentas. Aunque en realidad, más preocupante es que quien encabezó una asociación ilícita que desfalcó al país tenga 30% de intención de voto como dicen las encuestas. Y que entre sus promesas de campaña incluya "luchar contra la corrupción". Créalo, es de esa manera.
Pero bueno, festejemos con esperanza el Día del Padre, es lo que cuenta este domingo.

Te puede interesar