El campeón de la dignidad

Deportes 18/06/2017 Por
La “Crema” debió ganarle al “cervecero”, que ayer también bajó a la “B” Nacional, pero volvió a padecer la famosa falta de contundencia. Luna puso la diferencia, Andrada, beneficiado por un rebote, lo igualó sobre el reinicio. Gudiño y Montiel se fueron expulsados por un Beligoy, el árbitro, que también debería irse al descenso.
FOTO J. BARRERA NO, NO FUE GOL. Situaciones como esta de Pittinari, luego tapado por Rigamonti, erró ayer Atlético. Incluso más claras, sin arquero.
FOTO J. BARRERA NO, NO FUE GOL. Situaciones como esta de Pittinari, luego tapado por Rigamonti, erró ayer Atlético. Incluso más claras, sin arquero.
Por Gonzalo Rodríguez (Redacción LA OPINION). - Atlético de Rafaela no arregló nada, no aflojó nunca, jugó a ganar como en todo el campeonato. Por más que sea irrisorio remarcarlo hay que hacerlo, en tiempos donde todo se negocia y las miserias futboleras están a la hora del día, estos jugadores salieron a jugar ante Quilmes con la misma hombría de todos los fines de semana. Salió empate, 1 a 1, porque este equipo no tiene gol y por más que suene a joda, se le complica meterla hasta sin arquero, como pasó ayer cuando Rigamonti subía al área de Hoyos como si fuera puntero izquierdo.
Por momentos se hizo difícil contener la emoción porque la GENTE de Atlético, que acompañó en todo momento ante viento y marea, provocó que más de un lagrimón recorra las mejillas “celestes”. “Jugadores, nosotros agradecemos, ustedes todo el año pusieron mucho huevo” bajaba desde el cemento del “Monumental”, entonces el equipo estuvo en 3 cilindros en algunos pasajes.
Así y todo fue más que Quilmes, sacudió el pecho de Rigamonti 2 veces, Luna de zurda y Pittinari de derecha, y antes del cierre apareció la ventaja. Pelota rebotada, Díaz la dejó pasar y Gudiño pasó como un rayo, llegó al área y lo voltearon. Luna la colgó del ángulo (sí, también nos seguimos preguntando por qué no pateó los anteriores…) y la cosa se encaminaba a una victoria tranquila, sobre todo teniendo en cuenta que del otro lado Hoyos tapaba hasta las que se iban afuera.
Pero en la primera jugada del segundo tiempo el destino le dio una chance a Quilmes, que también se iba a la “B” si no ganaba. Andrada pateó flojo un tiro libre, pero dio en la barrera y esta vez Hoyos no pudo, por única vez en la tarde.
Después Beligoy copó la escena: demostró más ganas que gane Quilmes que nosotros de volver el tiempo atrás (a instantes antes del derechazo de Romat, de Huracán, por ejemplo…). Cobró todo para el lado de Víctor Manuel, echó (bien) a Gudiño y después le sacó la roja a Montiel por un choque común en el centro del campo. Fue parcial, vergonzosamente llevó el juego para el arco “celeste”, una obscenidad y una vergüenza. Una muestra más del lamentable fútbol argentino.
Pero ni siquiera Beligoy pudo con el esfuerzo de Atlético, que debió haberlo ganado. Fueron no menos de 8 jugadas de gol claras, incluso sin arquero, que desperdiciaron entre Albertengo, Luna, Itabel y alguno más. Falta de contundencia, una marca distintiva (negativa) de un equipo que generó admiración.
Fue empate nomás. Aún con 9 hombres Atlético nunca dejó de correr y Quilmes demostró por qué se fue a la “B”. Otra tarde apasionante en el “Monumental” y la sensación de que volvió definitivamente “aquel” Atlético, el que era protagonista, el que generaba adhesiones más allá de Alberdi. Y más allá de la categoría.
La gente, estoica, se fue caliente, pero plena. Y gritando: “yo no soy como esos que se quedan en casa escuchando la radio para ver lo que pasa. No me importa el descenso ni la categoría yo te sigo alentando como toda la vida”.

Te puede interesar