La emoción de Llop

Deportes 18 de junio Por
Leer mas ...
No fue un partido más. 20 horas después de consumado el descenso Atlético tuvo que salir a competir. Y tampoco pasó desapercibida la conferencia de prensa de Juan Manuel Llop tras el 1 a 1 con Quilmes.
Sobre el partido dijo “lo jugamos como siempre. Tratar de ganarlo a pesar de lo que pasó ayer (por el viernes) y lo pudimos haber ganado, tranquilamente. Si hubiéramos tenido un poquito de tranquilidad al final, con 10 y hasta con 9 hombres. Totalmente digno lo que han hecho los jugadores, porque no es fácil jugar después de la noticia”.
Pero los momentos más emotivos de la conferencia aparecieron cuando empezaron a preguntarle por el balance. “Muy positivo desde todo punto de vista. Hasta ahora no nos ganó nadie de los equipos que competían por quedarse en Primera. Somos el equipo que más puntos sacamos. Hubo una proyección importante de jugadores del club, se revalorizaron muchos chicos que vinieron, que algunos no habían participado ni en Primera División” dijo el “Chocho”. Y reconoció que “gracias al trabajo de ellos también se valorizó el trabajo del cuerpo técnico. Lo negro es que queríamos llegar hasta el último partido con la ilusión de quedarnos en Primera. Le brindamos una ilusión a la gente y respondió, la gente, directivos, durante todo el año. Ese es el sabor amargo y la bronca interna”.
Sobre las cosas que no salieron y las alternativas negativas que tuvo que enfrentar el equipo fue contundente: “quizás estábamos destinados. Lo que no nos podemos reprochar es la actitud y la predisposición durante todo el año”.
Se quebró. Fue cuando habló sobre lo que significó su paso por Atlético. Entre lágrimas, con la voz entrecortada llegó a decir “muy bueno… Un lugar importante en mi carrera… realmente.” Después reconoció lo de Newell´s y que solamente iba a dejar Rafaela por la vuelta a la “Lepra”, todo lo que sabemos.
Llop se va llorando de emoción, descendido y aplaudido. Desde aquí hemos criticado algunas de sus decisiones pero, más allá que hay tiempo para el balance final, su energía positiva sin dudas elevó el potencial de un plantel que al principio sólo generaba dudas.
Para graficar el éxito de su gestión, y de los que lo contrataron, sólo hay que repasar el cierre de campaña de los entrenadores anteriores. Burruchaga, la primera vez, se fue a los insultos limpios. Sensini se fue denunciando, a viva voz, "yo no renuncié", argumentando que le armaron el plantel y prometiendo no pasar nunca más ni por la Ruta 34. Astrada se marchó entre las sombras, haciendo los cambios mal para que lo echen y le paguen. Burruchaga de nuevo... rogando por dos mangos, después de haber completado su obra nefasta.
Todo dicho.

Te puede interesar