Mirando al norte

Editorial 15 de junio Por
La provincia de Santa Fe está ejecutando el Plan del Norte, con 130 obras en desarrollo.
Desde siempre el norte argentino ha sido postergado, en obras, en desarrollo, en infraestructura, en el potenciamiento de su producción, en atención social. En fin, en todo lo que hace a los fundamentos esenciales para alcanzar una mayor proyección y posibilidades para su población. Sin embargo esto parece que ha comenzado a cambiar, tal vez sin la rapidez necesaria de tanto tiempo de postergaciones, pero al menos existen indicios en tal sentido. El gobierno nacional los ha dado con el Plan Belgrano, de muy ambiciosas metas y que ojalá no vuelva a quedar como una de las tantas promesas incumplidas; el gobierno de la provincia de Santa Fe también apunta al norte de su territorio para avanzar en un desarrollo tantos años olvidado.
Precisamente, más que promesas se trata de concreciones lo que está haciendo el gobierno provincial, concretamente en los departamentos Vera, General Obligado y 9 de Julio. en los cuales lleva invertidos algo más de 1.000 millones de pesos en lo que va del presente año, destinados a obras y proyectos de infraestructura, vivienda, educación, energía y cultura. Esta iniciativa, en realidad se puso en marcha el año pasado, cuando en el denominado Plan del Norte se invirtieron más de mil millones de pesos, con la promesa de continuar avanzando en ese mismo sentido en el presente 2017, en el cual solo en los primeros 5 meses, se han invertido exactamente 1.024 millones.
No se trata por cierto de cifras deslumbrantes por su monto, pero sí concretas en obras que van sumándose unas a otras, y que tienen el trascendente valor de haber dejado atrás de una vez por todas la postergación del norte, en este caso el santafesino, para que de tal modo vaya llegando allí el progreso y la posibilidad del desarrollo humano en todo sentido.
Algunas de las obras que se están realizando son el acueducto Reconquista, la pavimentación de la ruta 3 entre Intiyaco y Golondrina, el acceso a La Sarita, la pavimentación de 35 cuadras de calles de Villa Ocampo, entre otras de menor volumen pero que sumadas significan un aporte realmente importante.
Se debe recordar que en ocasión de ser anunciado este Plan del Norte se proporcionó el detalle de 130 obras que conforman el mismo, encontrándose ya ejecutadas y en ejecución el 60% de las mismas, pudiendo puntualizarse que entre las mismas se detallan obras que venían de la anterior gestión, además de nuevas licitaciones y otros proyectos en estudio, todo lo cual constituye un desarrollo integral del norte, que no sólo se limita a lo señalado, sino también a programas sociales como Raíces para promover el arraigo regional de los jóvenes, y pronto saldrá Querer, Creer y Crear destinado a artistas para el fomento cultural, como así también la formación de gasistas matriculados, todo junto a la entrega de móviles nuevos a las fuerzas policiales y equipamientos diversos.
Todo se va complementando en la medida de las posibilidades, siendo el tema de las viviendas especialmente tenido en cuenta, con tres planes en marcha en Avellaneda y Vera, como así también en Las Toscas junto con loteos, junto a la regularización dominial de viviendas en una importante cantidad de poblaciones de los tres departamentos referidos.
En educación se cumple con el Plan de Infraestructura Escolar, con una inversión cercana a los 300 millones de pesos para construcción, ampliación y refacción de edificios de establecimientos educativos de toda esa región.
En cuanto a materia energética también se están llevando adelante diversas obras, algunas de ellas ya concretadas y otras en proceso, como el tendido de línea entre Villa Ana y Los Guasunchos, en General Obligado, junto a redes eléctricas de media y baja tensión en Intiyaco, Tartagal y los parajes Kilómetro 12 y El Cerrito, en el departamento Vera.
Todo este conjunto que hace al firme avance del Plan del Norte santafesino, lo reiteramos, es de singular trascendencia para ir cubriendo los requerimientos de una región muy postergada, y que ahora vislumbra la firme posibilidad de poder desarrollarse en todo sentido, tanto en la calidad de vida de sus habitantes como en el afianzamiento cultural y educativo, sustentos esenciales para mirar el futuro con esperanza.

Te puede interesar