¡El día de mañana…!

Deportes 15/06/2017
Leer mas ...
Hace por lo menos diez años siento como si algunos conceptos deportivos se equivocan. No es el objetivo, tampoco debido a la evolución de los mismos, sino en el complemento hacia la creación del atleta. Considero un crecimiento enorme en las instituciones, se percibe ese logro pero existe una grieta en el entendimiento práctico para proporcionar al deportista canales viables donde alcance su mejor performance. Por ejemplo, en el rugby es tal el desarrollo internacional como nacional, hoy, en nuestro país, se cuenta con una plantilla de jugadores profesionales contratados por la UAR, con un equipo nacional (“Los Jaguares”) siendo franquicia del mejor rugby mundial, eso genera mayores y mejores jugadores, profesionales y… espectadores también. Entonces, esas mejoras institucionales se perciben, existentes, son más competitivos, con mejores proyectos, con trabajos a largo plazo, con mayores desarrollos, hacen a la institución cada día más fuertes pero algunas preguntas se deben hacer. Es tanto el crecimiento institucional que, a lo mejor, no ven esos pequeños errores, y…, para mí son conceptuales.
Hoy porque el deporte en sí, es cada día más dinámico, todos trabajamos para eso y nada más que eso, y es ese el sencillo error. Creer que de una manera se consigue dinamismo, reacción y perdemos al jugador fuerte. Antes todos buscaban masa muscular, fuerza y estímulo para sentirse fuerte. Hoy si tal equipo hace un determinado trabajo “todos” copian y no ven lo simple: quién es más fuerte. Antes se buscaba “buena percha”, hoy pretendemos hacer de todo y perdemos (derrochamos) tiempo en pequeñas labores físicas. Para mí, lo anaeróbico 'Siempre' va a tener su respectivo lugar y no me agrada fusionar (en ese y solo ese sentido) los trabajos anaeróbicos con los aeróbicos. Quiero que se interprete bien: siempre quiero al atleta fuerte y hacerlo fuerte con trabajos en periodizaciones, planificaciones, rutinas. Todo resultado lo vuelco a un trabajo de intermitencias, resistencia y dinamismo con estímulos mentales, ese es el verdadero complemento. Y cada deporte tiene su entrenamiento (su práctica diaria), para pulir hasta el más mínimo detalle y llegar a las estrategias de juego. Antes eran grandes y fuertes, hoy son dinámicos y audaces, mañana ¿podemos ser grandes, fuertes, dinámicos, audaces y astutos?

Te puede interesar