Simulacro ofensivo en Singapur

Deportes 13/06/2017 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NAHUEL GUZMAN. El arquero que presentará la selección de Argentina.
FOTO ARCHIVO NAHUEL GUZMAN. El arquero que presentará la selección de Argentina.
La era de Jorge Sampaoli lleva apenas unas pocas horas de vuelo pero ya generó instalarse en la agenda de los futboleros argentinos, no solo por su conducta ultra nacionalista, sino, por la audacia de sus ideas y el desparpajo al momento de ponerlas a rodar.
Este permiso para soñar que procura liberar en sus entrenamientos, le confiere el guiño cómplice de una gran mayoría, mucho más, si se mensura el estilo conservador y poco creativo de los últimos ciclos que desembocaron en esta inoportuna decadencia.
Hace un año nada más, el técnico de la selección mayor era Gerardo Martino y si unimos las dos puntas de este ovillo, en el medio quedó atrapado sin suceso alguno, el proceso que lideró Edgardo Bauza, un dato cronológico que releva de mayores objeciones, ya que con lo que está a la vista, es imposible que esta camada de jugadores se haya transformado en un equipo.
Ahora llegó el tiempo de probar con otra fórmula y tomar mayores riesgos rompiendo esa atomización y estimular sensores con ciertos revulsivos en términos de personalidad y diagramas tácticos.
El último viernes, el trámite de juego ante Brasil no ayudó para el relevamiento de datos que el técnico busca con estos trabajos de campo; como ya contamos desde este espacio, el nivel burocrático de esa disputa a pesar de la victoria albiceleste, le quito objetividad.
No obstante se validó la intención del entrenador de recorrer caminos alternativos a partir de las apremiantes necesidades de hacer más ancho el plantel y rectificar señales que saquen a muchos de la zona de confort.
José Luis Gómez, lamentablemente afectado por una rotura de menisco de su rodilla izquierda en uno de los entrenamientos y Gabriel Mercado como zaguero por el sector izquierdo, son parte de una nueva construcción que incluye a Paulo Dybala y a Javier Correa como extensión de un modelo que Sampaoli quiere imponer para convertirse en bisagra.
No todo podrá ser ejecutado en pocas semanas por el condicionamiento que impone el calendario; una derrota en Montevideo dejaría la clasificación a Rusia en el terreno de lo providencial y todos lo saben, por lo tanto, mezclar la baraja y dar de nuevo la partida, está contraindicado en cualquier prospecto, incluido el del nuevo técnico que se sale de la vaina por mostrar sus afanes de cambio.
Es una necesidad ambigua la del equipo argentino y un dilema complejo de resolver por el excampeón de América; llevar todo a punto muerto requeriría de mucha espalda y mucha suerte, una aventura con todo para perder y poco para ganar, entonces, lo que veamos de cara al choque frente a Uruguay, seguramente sea una bisectriz entre lo que debería hacerse y las limitaciones de tiempo para ejecutarlo.
Esto es lo que sugiere el legado al que después, Sampaoli, deberá convertir en su propio libreto.

PROSPERIDAD Y
ESCASO FUTBOL
Singapur, cuando nació, era una pequeña isla con pocos recursos naturales y recién independizada del dominio británico. Pero, con el paso de las décadas, acabó transformándose y reinventándose hasta convertirse en un milagro económico y en un modelo global de éxito y de innovación.
Hoy Singapur es la ciudad-estado más próspera de Asia y del mundo, reina de la eficiencia energética y símbolo de modernidad. Es una mezcla de capitalismo privado e intervencionismo estatal. Una nación líder en educación, sanidad y competitividad económica.
Tal poderío le permite, por ejemplo, comprar los derechos para que la Selección Argentina, se mida en un partido de corte amistoso en su propio territorio con un representante de ignotos antecedentes.
Frente a esta imposición, Sampaoli patea el tablero y pretenderá desarrollar un simulacro mega ofensivo sin antecedentes; ya trascendió, que el dibujo solo tendrá dos defensores por oficio como Federico Fazio y Emanuel Mammana; más adelante desplegará tres volantes, donde excepto Lucas Biglia, tanto el "Toto" Salvio como el "Huevo" Acuña, jugarán por los laterales con un criterio agresivo para el ataque. El esquema, después, incluirá otros cuatro de perfiles más definidos, los casos de Angel Di María (jugaría por la banda derecha), Manuel Lanzini y Paulo Dybala en la calle interna y "Papu" Gómez como ariete por la otra punta, dejando como referencia activa a Javier Correa, otro de los ungidos que proviene del Sevilla.
El entrenador de Casilda, también cambiará de arquero, algo sagrado que nadie ha modificado en los últimos años; según la última práctica y sin el equipo confirmado, el "Patón" Guzmán tendrá su oportunidad como tantos otros en esta especie de kermés táctica, sujeta al libre albedrío.
Gonzalo Higuaín y Mauro Icardi quedaron al margen de la elección; el delantero de Juventus, por haber jugado ante Brasil y mostrarse en un punto de saturación física innegable y el capo cannonieri del Inter, por arrastrar una lesión que le impide participar activamente pero que el propio Sampaoli destacó como importante a manera de compromiso e integración para futuros llamados, su presencia.
Dicen que Singapur es uno de los países más inaccesibles del mundo y acaso más indiferente para con este juego, pero mientras la AFA recauda, Sampaoli elucubra soluciones para que no nos salga tan caro deportivamente, el futuro inmediato.

Te puede interesar