El obispo Fernández preside la misa y procesión

A San Antonio de Padua se lo define como el "santo de todo el mundo". Hoy en la parroquia consagrada en su honor, en barrio Alberdi, habrá una misa y procesión que encabezará monseñor Luis Fernández desde las 14. Es el patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros.
Ampliar
FOTO J. BARRERA SAN ANTONIO. La parroquia está ubicada en la esquina de Víctor Manuel y Caseros.
El 13 de junio la Iglesia celebra la fiesta de uno de los santos más conocidos y venerados en el mundo, San Antonio de Padua, a quien según la tradición, se le invoca para hallar objetos perdidos. En Rafaela, la parroquia en honor a este santo está ubicada en el corazón de barrio Alberdi, a metros de la sede de las escuelas "Domingo de Oro" (secundaria) y "Centenario" (primaria), donde hoy habrá una actividad especial. 
A partir de las 14 hs. el obispo de la Diócesis de Rafaela, monseñor Luis Fernández, presidirá la misa y procesión en las que se espera una alta participación de fieles. "También se entregarán panes", indicó el padre Lucas Pessot, vicario de la parroquia San Antonio de Padua. "Las actividades serán este martes en un horario con una temperatura más agradable para facilitar la asistencia de los vecinos, mientras que el sábado se realizará la cena patronal a partir de las 21 en el Salón Parroquial", indicó. 
El funcionamiento de un numeroso Grupo de Boy Scout es uno de los orgullos de esta comunidad de la Parroquia San Antonio. "Alrededor de un centenar de jóvenes se reúnen todos los sábados a la tarde a partir de las 15. Realmente es algo muy bueno", señaló el padre Pessot. 
El templo está ubicado en la esquina de calles Víctor Manuel y Caseros de un barrio que tiene 25 manzanas y algunos pequeños triángulos dada su configuración irregular respecto del resto de la ciudad. Es que Alberdi, junto a Sarmiento y Villa Rosas fue trazado para que sus calles corran paralelas a las vías del ferrocarril, por lo que rompió el diseño de cuadrículas que exhibe en gran medida el resto de la ciudad, con excepciones claro, como el Brigadier López. 
La traza central de avenida Mitre que conectaba directamente el casco céntrico de la antigua Rafaela con la estación de trenes rompe con ese orden de manzanas cuadradas. Así, aquella planificación de los sectores aledaños a los terrenos ferroviarios plantean, en la actualidad, un enorme desafío para la ingeniería de tránsito: es que las calles oblicuas de barrio Alberdi que se inician en avenida Santa Fe presentan una problemática de gran escala que aún no ha podido ser resuelta. 
Por lo demás, la fiesta de San Antonio se traslada en todo barrio Alberdi y sus instituciones, como las escuelas mencionadas y la "Sarmiento", el club Atlético e incluso la Jefatura de Policía que constituyen emblemas del sector. 

SAN ANTONIO
La Iglesia celebra hoy la fiesta de uno de los santos más populares, San Antonio de Padua, a quien según la tradición, se le invoca para hallar objetos perdidos. La tradición se habría originado en un problema que tuvo con un novicio.
Según un artículo de la agencia ACI, San Antonio nació en Portugal en 1195 en una familia de la nobleza. Desde niño se consagró a la Santísima Virgen. En su juventud fue atacado por las pasiones sensuales pero con ayuda de Dios las dominó, encontrando su fortaleza en las visitas al Santísimo.
Fue admitido en los franciscanos a inicios de 1221, participó en Asís del capítulo general de la orden de ese año y más adelante fue enviado a predicar en diversas ciudades, obteniendo un gran éxito en la conversión de los herejes.
Como la gente buscaba estar cerca de él y algunos le arrancaban pedazos de su hábito, se le asignó un grupo de hombres para protegerlo después de los sermones. En ocasiones predicaba en plazas y mercados. Bastaba su presencia para que los pecadores cayesen de rodillas a sus pies.
Se trasladó a Padua, donde ya había trabajado anteriormente. Denunció y combatió el vicio de la usura pero poco a poco la salud de San Antonio se fue deteriorando y se retiró a descansar a los bosques. Al sentir que su vida llegaba a su término, pidió regresar a Padua, pero solo llegó hasta los límites de la ciudad.
El 13 de junio de 1231 recibió los últimos sacramentos, entonó un canto a la Virgen y antes de partir a la Casa del Padre, dijo sonriente: "Veo venir a Nuestro Señor". Fue canonizado sin que haya transcurrido un año de su muerte por el Papa Gregorio IX y declarado Doctor de la Iglesia por el Papa Pío XII.

OBJETOS PERDIDOS
A San Antonio se le invoca para encontrar objetos perdidos tal vez porque cierto día un novicio huyó del convento con un salterio que usaba el Santo. San Antonio oró para recuperar su libro y el novicio se vio ante una aparición terrible y amenazante que lo obligó a regresar y devolver lo robado.
Se dice que en una ocasión, mientras oraba, se le apareció el niño Jesús y lo sostuvo en sus brazos. Muchos fieles acuden a San Antonio para que interceda para hallar un buen esposo o esposa. Es patrono de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros.








Te puede interesar