La altura de las napas es un muy serio problema

Suplemento Rural 18 de mayo Por
De tal manera lo planteó un informe del INTA Rafaela, elaborado por Rubén Tosolini. Tal situación se registra a pesar de las escasas lluvias que hubo en marzo.
MASAS HIDRICAS. Fueron convirtiendo el suelo en prácticamente impermeable. FOTO ARCHIVO
MASAS HIDRICAS. Fueron convirtiendo el suelo en prácticamente impermeable. FOTO ARCHIVO

Según un informe de INTA Rafaela, los excesos hídricos subterráneos son un grave problema en gran parte de la geografía provincial. Pese a que el mes de marzo llovió menos, el tema requiere un serio replanteo del manejo hídrico y productivo.“Marzo nos perdonó, abril llovió más que la media, pero la gran incógnita es saber qué pasará en el próximo trimestre, y sobre todo en agosto-septiembre”, sostiene el geólogo Rubén Tosolini (INTA Rafaela).

El especialista destacó que las precipitaciones se concentraron al principio de abril, lo que permitió que el daño a nivel agropecuario sea muy leve. Pero el dato es que en marzo llovió muy poco (de hecho precipitó un 19% menos que la media histórica), y eso permitió que las napas bajen, aunque sea un poco.

Se espera que el próximo trimestre mayo-junio-julio llueva un poco por arriba de lo normal, hay que prestar atención y ver qué pasa más adelante, sobre todo en septiembre y octubre.

Para Tosolini, el productor tiene herramientas para disminuir el impacto del agua. “Como primera medida, monitorear el nivel freático, que si bien es una práctica poco usual, permite hacer un seguimiento del tema”. El segundo aspecto es implementar estrategias agronómicas para consumir agua a través de cultivos específicos. El problema es que los pequeños productores no tienen respaldo económico para hacerlo. Esto tiene un componente económico y social”, sostiene.

FUERTE IMPACTO
El informe especifica el grado de incidencia que este problema reviste para la producción primaria. En cuanto a las pasturas de base alfalfa, remarca que los lotes que fueron afectados por las abundantes lluvias de comienzo de año se observaron en condiciones regulares y malas, con bajo stand de plantas y un importante avance de las malezas. “En cambio, las pasturas ubicadas en sectores altos están en buen estado y siendo aprovechadas para realizar rollos o pastoreo directo”.

En cuanto a los pastizales naturales, el documento aclara que continúan en buen estado y con alta productividad, debido a las precipitaciones recibidas y a las temperaturas óptimas. Además, la siembra de avena y raigrás está generalizada. “Los lotes sembrados tempranamente ya se han empezado a aprovechar y los niveles de producción son muy buenos”.

Los verdeos de verano se encuentran en buen estado y finalizando su producción.Si bien la producción de leche se incrementó levemente con respecto al mes anterior, todavía se encuentra por debajo de lo normal para la época del año. INTA observa una lenta recuperación de la hacienda debido a una alimentación de baja calidad por la falta de forraje.

Además, en algunos tambos continúan las malas condiciones en los pisos. Para la ganadería de cría el estado corporal de los animales es bueno (se corresponde a una situación normal para la época del año). En la invernada, el estado de la hacienda también sigue siendo bueno.


LLUVIAS NORMALES
En su boletín agrometeorológico para la zona de Rafaela, la Experimental local de INTA destaca cómo las lluvias del mes de abril fueron normales o hasta superiores a la media histórica en todos los pluviómetros informados. Según el organismo, la media para la zona de Rafaela en la serie histórica 1908-2016 es de 94 milímetros. “Pero hubo sectores, como en el departamento San Jerónimo, donde las precipitaciones duplicaron los valores normales para la época del año. Los mayores registros ocurrieron en las localidades de Gálvez y Coronda, con valores superiores a 190 milímetros”, aclara.

En las observaciones del nivel freático realizadas en la última semana del mes de abril en los departamentos del centro santafesino, se observó un fuerte predominio de situaciones con profundidades muy cercana a la superficie, sobre todo en los departamentos Castellanos y San Martín.

En San Jerónimo se identificaron dos sectores comprometidos con la cercanía del nivel freático, uno al sur de Gálvez (Irigoyen-Pueblo Irigoyen) y el restante en el borde del departamento, cercano a las localidades de Centeno y San Genaro.

Por último, el departamento Las Colonias está en una situación intermedia, con un sector muy afectado por la cercanía del nivel freático y otro ubicado al este, en donde mejoran las condiciones.

Te puede interesar