Inteligencia artificial

Editorial 18/05/2017 Por
China es líder mundial de inteligencia artificial, tanto en investigación como usuarios.

Poco más, poco menos, es un hecho que pronto todos los trámites, se realizarán en forma digital, metodología que viene avanzando  de manera muy importante en el mundo, aunque no de forma pareja. China es quien marcha adelante en lo que puede denominarse inteligencia artificial, ya que en el país más poblado del mundo son 496 millones de personas las que realizan la casi totalidad de sus gestiones a través de elementos digitales, y unos 168 millones los que contratan los servicios de taxi de esa misma manera. Sólo en los últimos 5 años, ambas actividades lograron una expansión del 30%, por lo cual las previsiones anticipan que en pocos años la ampliación será muy significativa.
La nación asiática es un modelo a seguir ya que cuenta con 731 millones de usuarios de internet, mientras que el 95% de ellos utiliza internet móvil a través de los smartphones y prácticamente la totalidad lo hace utilizando equipos de última generación.
Un dato es realmente clarificador sobre esto que sucede en China, pues allí la masa de información digital es 50 veces mayor que la de los Estados Unidos, siendo a partir del cruce con esta gigantesca base que despliega su condición de país líder en cuanto a la inteligencia artificial, es decir, la tecnología determinante de la nueva revolución industrial.
La inteligencia artificial en 2018 implicará un mercado -entre oferta y demanda- de más de 15.000 millones de dólares, que de acuerdo a lo que viene ocurriendo y lo que se prevé según dicha evolución, se irá duplicando cada 4 años, por lo cual en los próximos diez años será al menos 10 veces superior al mercado de internet móvil.
También la investigación científica sobre inteligencia artificial tiene a China en la vanguardia, ya que cerca de la mitad de trabajos académicos de todo el mundo corresponden a investigadores de ese país. Pero eso no es todo, Shanghai disputa palmo a palmo con Silicon Valley de San Francisco (EE.UU.) la condición de núcleo decisivo de la industria mundial de alta tecnología, y además lidera la experiencia de desregulación e integración al sistema mundial más avanzado.
En cuanto al comercio por internet, los chinos cuentan con las grandes transnacionales Alibaba, Baidú y Tencent, siendo el sector que más crece en el intercambio internacional, apuntando a cubrir el 20% del total del mundo en 2020.
Estos entonces algunos de los datos básicos de la ola de innovación tecnológica que viene teniendo China, centralizada en la inteligencia artificial donde cuyo sustento son las empresas emergentes de alta tecnología, las que vienen creciendo a razón de casi 60% por año. Justamente en este sector afinca la República Popular China aumentar la productividad 7% anual, lo cual equivaldría un alza acumulada de 38% en cuatro años. Para alcanzar tal objetivo China destinó un fondo de 320.000 millones de dólares para incentivar las tecnologías de punta.
Según lo sostiene el analista internacional Jorge Castro, "en términos históricos, lo que está ocurriendo en China es que tras haber dejado atrás definitivamente la etapa de convergencia estructural con Estados Unidos, le disputa ahora el liderazgo de la alta tecnología de punta de la nueva revolución industrial. Eso significa que la relación entre EE. UU. y China ha adquirido a partir de 2008/2009 un carácter irreversiblemente horizontal".
Todo esto es la consecuencia de 30 años de constantes reformas y el vuelco hacia el capitalismo, con el logro fundamental de haber extraído a más de 700 millones de chinos de una situación de extrema pobreza -834 millones vivían con menos de un dólar por día en 1981- mientras que en la actualidad esa cifra descendió a sólo 54 millones de acuerdo con datos del Banco Mundial.
En la actualidad, lo más relevante que ha sucedido en China es la aparición de una clase media de 300 millones de personas, que ya se anticipa será de 400 millones en 2020, con ingresos per cápita similares a los de los estadounidenses, entre 325/50.000 dólares anuales, y también, 12 millones de graduados universitarios por año, que constituye la población más interconectada y de mayor nivel tecnológico/digital del mundo. La cultura de esta comunidad, cuya edad oscila entre los 18 y 35 años, es la del riesgo, la innovación y la apuesta al futuro.

Te puede interesar