Ordenaron prisión al femicida de su expareja

Policiales 21/04/2017
El caso que conmueve a Frontera: la medida de coerción fue resuelta en la audiencia de medidas cautelares realizada ayer en la sala 1 de la Oficina de Gestión Judicial.
Ampliar
AUDIENCIA. El juez Mognaschi ordenó que Julio Allendes espere su proceso detenido.- Foto: La Opinión

Julio Allendes, de 62 años, quedó detenido con prisión preventiva, luego de que el juez de investigación penal preparatoria (IPP) Alejandro Mognaschi resolviera en consecuencia. La medida de coerción fue resuelta en la audiencia de medidas cautelares realizada ayer en la sala 1 de la Oficina de Gestión Judicial.

El hombre, imputado por el femicidio de su expareja Noemí Alejandra Salvaneschi de 49 años, ocurrido el pasado lunes en la ciudad de Frontera, quedó detenido con prisión preventiva sin plazo. Así lo resolvió el Juez, a solicitud del fiscal que investiga el caso, Martín Castellano.

Julio Allendes se había casado con la víctima en noviembre de 1989, y desde hacía unos cuatro meses estaban separados de hecho. El hombre vivía en Frontera en tanto que Salvaneschi residía en Morteros.

IMPUTACIÓN
Noemí Alejandra Salvaneschi murió el lunes minutos después de las 16:00, en el interior de la casa del imputado en la ciudad de Frontera.
La mujer, que tenía residencia temporaria en la ciudad de Morteros (Córdoba) había ido de visita a la vivienda, en la que también estaban una hija –de 25 años– y una nieta de ambos de sólo 5 años.

El fallecimiento se produjo a raíz de una puñalada que la víctima recibió en su pecho.

A raíz de este hecho, el fiscal Castellano -tal como informó LA OPINION- imputó ayer a Allendes, a quien le atribuyó la autoría del delito de "homicidio doblemente agravado: por el vínculo existente entre autor y víctima, y por mediar violencia de género".

FEMICIDIO
Según se desprende de la investigación penal en curso, el ataque sufrido por la víctima no fue un acto aislado.

Se trató del corolario de distintos episodios de violencia de género previos que implicaron un sometimiento y maltrato constante del imputado hacia su cónyuge, y un permanente menoscabo y desprecio a la dignidad de la víctima como mujer.

Por su parte, las evidencias recolectadas por el fiscal permiten acreditar la clara intención y voluntad del imputado de matar a la víctima.

La violencia quedó evidenciada por la puñalada que le asestó Allendes a la víctima –sin mediar palabras y delante de la hija de ambos–, la que le produjo el fallecimiento inmediato.

Te puede interesar