¿Cómo protegemos a nuestros niños...?

Información General 20/03/2017
Leer mas ...
Hace pocos días escribí un artículo sobre los jubilados, porque nadie escucha sus voces y hoy reitero este pensamiento aplicado a los niños…Cuando observamos en la vida los comportamientos de las personas no podemos dejar de estar preocupados, ya que en general se dejan pasar señales de alerta importantes sin siquiera detenernos.
Las realidades sociales se suceden posteriormente a infinidad de señales, que nos indicaban que sucedería tal o cual cosa…por ejemplo cuando la maquinita en el Banco Central comenzó a hacer billetes sin control se sabía que generaría inflación, cuando se cajoneaban causas en la Justicia se vislumbraba una corrupción en ascenso, cuando se deja de escuchar a los ancianos y se descartan su experiencia y sus consejos, prosperan los asilos y cuando no se atiende ni se escucha a los niños tendremos jóvenes indómitos, que se autodestruirán con droga, alcohol, soberbia o conductas indoblegables…
La educación es la herramienta de cualquier pueblo que se proyecte en desarrollo, en consecuencia se debe considerar en primer lugar a la familia, que es la formadora fundamental de la conducta de cualquier niño. Cada niño observa a los adultos que tiene más cerca y seguramente son sus referentes, ahora bien, ¿tenemos en cuenta nuestras maneras, nuestros modos, nuestras conductas si son las indicadas para que un niño aprenda? Hoy los niños ven como se disuelve la familia propia o de un hermano o de un primo o de cualquier ser querido, sin advertir que seres inocentes están en el medio y sin preocuparse por lo que puedan sentir y como repercutirá ese dolor en sus vidas. El ser humano se ha vuelto totalmente egoísta y lo único que le importa es su propio bienestar, su propia felicidad y si para lograrla arrastra a alguien, siempre encuentra un justificativo.
Seguidamente la escuela, es otro referente…durante décadas y décadas los maestros están y estuvieron muy mal pagos y siempre se recurre al paro para dirimir los conflictos y ninguna de las partes se detiene a pensar en los niños, que de tanto deteriorarse la educación, disfrutan no teniendo clases.
Nunca podría estar en la vereda de enfrente de los maestros ya que soy docente, pero coherente con lo que he sido durante mi vida como activa, no comparto las medidas de fuerza porque pienso en los niños y jóvenes que no se pueden defender. Este es un problema de siempre, no cambió con ningún gobierno, pero creo y espero que hoy, tanto el gobierno nacional, como provincial hagan su mejor esfuerzo teniendo en cuenta la situación actual de nuestro país y nuestra provincia en emergencia agropecuaria. Que el maestro tiene que ganar más, seguro, ya que somos los responsables de la formación de todos los profesionales que harán grande una nación.
Es por eso que sostengo sin temor a equivocarme que de la única manera que esta bella patria pueda salir adelante es si nos unimos todos y nos sumamos resignando algo para lograr el cambio cultural que se necesita en la Argentina para salir del default humano y no económico.
Nuestros niños y jóvenes no necesitan ver como los adultos se destruyen con insultos, degradaciones por pensar distinto, necesitan ver adultos que dialoguen, que busquen acuerdos aunque tengan diferencias religiosas, políticas o de corriente de pensamiento. Necesitan de adultos coherentes, centrados, respetuosos y educados…¿Tan difícil es? Los niños están desprotegidos y ¿qué hacemos nosotros, padres, abuelos, profesionales…? Nos dedicamos a agrandar grietas y no a achicarlas aunque nos cueste…Los niños esperan y Dios nos mira y nos espera para pedirnos cuentas…

Te puede interesar

Te puede interesar