Prisión sin plazo para quienes asesinaron a golpes a un joven

Policiales 18 de marzo Por
AUDIENCIA DE MEDIDA CAUTELAR PARA LOS IMPUTADOS POR EL CRIMEN DE RIVAINERA
FOTO LA OPINION AUDIENCIA. El juez Mognaschi decidió que los imputados permanezcan presos sin plazo.
FOTO LA OPINION AUDIENCIA. El juez Mognaschi decidió que los imputados permanezcan presos sin plazo.
A partir de las 10:30 de la víspera en la sala 1 de la Oficina de Gestión Judicial, se realizó una audiencia de medidas cautelares, oral y pública, donde el fiscal del MPA Guillermo Loyola pidió prisión preventiva sin plazos para los tres imputados como coautores del crimen de Gabriel Nahuel "El Loquillo" Rivainera, de 19 años, ocurrida trágicamente en el barrio 2 de Abril en la madrugada del domingo pasado.
Los imputados por este hecho son Matías Félix Funes alias “Chirola”, Gisela Daiana Acosta alias “Chanchi”, y Mauro Nicolás Yacob alias “Gringo”.
Al culminar la audiencia presidida por el juez de IPP Alejandro Mognaschi, este decidió otorgar prisión preventiva para los tres imputados, sin plazo alguno, desestimando lo solicitado por la defensa.
Es que una vez acreditada la existencia del hecho y la participación criminal como coautores de los mencionados, y mientras el fiscal Guillermo Loyola pedía la calificación penal por “Homicidio simple” (art. 79 CP), con penas que van de 8 a 25 años de prisión, con prisión preventiva sin plazos para los tres imputados por presumir peligro de fuga (Yacob y Funes ya estuvieron prófugos) y entorpecimiento probatorio (como intimidar a los testigos estando en libertad); mientras todo esto se esgrimía de parte de la Acusación, la Defensa representada por la Dra. Cecilia Alamo (defensora de Mauro Yacob), y Germán Verna (defiende a Matías Funes y a Gisela Acosta), planteó técnicamente y basada en distintos argumentos, que la calificación penal del hecho debería ser “Homicidio en riña” (art. 95 CP), con penas mucho menores que van de los 2 a los 6 años de prisión, y que permite una condena de ejecución condicional.

HECHO ATRIBUIDO

En fecha 12 de marzo de 2017, siendo aproximadamente la 1:45, en momentos en que Matías Félix Funes, Mauro Nicolás Yacob y Gisela Daiana Acosta se encontraban en el frente de la vivienda del primero de los nombrados, ubicada en calle Gandhi 2523 de esta ciudad, se hacen presentes en dicho lugar Gabriel Nahuel Rivainera y “M.A.G.”, y en esas circunstancias, tanto Funes como Yacob y Acosta en forma violenta y en reiteradas oportunidades golpearon en la cabeza a Rivainera mediante la utilización de una viga de 1,20 metros y dos palos de madera (tutores de plantas de 4 centímetros de ancho), provocándole a la víctima fracturas múltiples de huesos del cráneo de base y bóveda (estallido de cráneo), particularmente en regiones parieto-occipital derecho y occipital, lesiones estas que provocaron la muerte del mismo.
Cada uno de los imputados, Funes, Yacob y Acosta -según la imputación de Fiscalía- realizaron la acción con dominio compartido del hecho y teniendo los tres conocimiento y voluntad en relación al resultado mortal, siendo aplicada la mayoría de los golpes cuando Rivainera se encontraba tirado en el suelo y sin posibilidades de defenderse.
Entre lo secuestrado se encuentra un perfil de hierro de 10 cm de ancho por 1,20 m de largo; y un palo del tipo “tutores” que pone la Municipalidad para los árboles recién plantados.
Tanto el hierro como el palo tienen sangre por lo que se realizarán estudios biológicos y de ADN.
Cabe acotar que Funes ya cuenta con antecedentes: una sentencia condenatoria por tentativa de robo en 2012, y otra por robo. Unificada con la anterior recibió una pena de 1 año de prisión en suspenso.

TESTIGOS
Al relatar las declaraciones de los testigos, el fiscal admitió que “difiere la mecánica del hecho” entre ellos.
La testigo “S.A.” refirió que “hubo dos fogonazos que salieron de la casa de 'Chirola'", siendo la única testigo que hizo referencia a disparos de arma de fuego. En lo que todos los testigos coinciden es que “todos tenían palos”.
Según la misma testigo, “Chanchi” Acosta arengaba a sus compañeros al grito de “rematalo a ese hdp...”. La misma testigo asegura que quienes comenzaron el disturbio fueron Acosta, Funes y Yacob.
La testigo “D.M.M.”, por su parte, coincidió en que “Chanchi gritaba insultos e incitaba a sus compañeros para que le peguen a la víctima, ya tirada en el suelo”.
Otro testigo, “S.R.”, dijo que “'Chirola' le pegó más de 5 veces y que por el ruido que hacía, le pegaban con un hierro”, mientras que gritaban entre ellos “la mataste, ya está”.
Cabe destacar que todos los testigos coinciden en esto: a Rivainera le pegaron estando en el piso y en la cabeza.
No fue la primera vez que peleaban Funes y Rivainera. Ya se habían peleado en la Plaza y en la esquina de una financiera, publicado por este Diario el 30 de diciembre de 2016 bajo el título “Zona centro: gresca entre dos jóvenes”.

"VOLUNTAD
DE MATAR"

De acuerdo a lo narrado, el Fiscal llegó a la conclusión de que los tres imputados tuvieron pleno dominio del hecho y por eso son coautores; los cuatro golpes en la cabeza tenían la facultad de producir la muerte; todos los agresores tenían conciencia y voluntad de producir esa muerte; y finalmente: hubo una “convergencia de voluntades, que era la de darle muerte a Rivainera. La cantidad de golpes estaban dirigidos a matarlo”, afirmó.

DEFENSA
Como dijimos al principio de esta nota, la Defensa, en la persona del Dr. Germán Verna consideró que, “entre los testigos hay contradicciones muy importantes en cuanto a la dinámica del hecho […] Todos coinciden en que hubo una pelea y entonces debe considerarse la calificación penal como 'Homicidio en riña' . No negamos el hecho pero no se sabe cuál de todos los participantes ejerció la lesión mortal”, dijo.
Verna sostuvo también que, “por las provocaciones de la víctima hubo un acontecimiento recíproco, pero no hubo una convergencia para matar a una persona, por eso hubo una riña […] no con dolo de homicidio”.
Por su parte, la Dra. Alamo saca a su pupilo -Mauro Yacob- de la materialidad del crimen. Coincidiendo en la calificación de una riña, dijo que según los testigos no está acreditado que Yacob haya participado en la agresión a Rivainera; pidiendo otras medidas alternativas, pero no prisión preventiva, lo cual finalmente fue denegado por el juez Mognaschi.

Te puede interesar